El porqué Pastrana exige un nuevo plebiscito

El porqué Pastrana exige un nuevo plebiscito

18 de enero del 2017

El expresidente Andres Pastrana Arango es categórico: La sentencia C-699 de 2016 es nula porque desconoce la jurisprudencia proferida por la Corte Constitucional durante más de 20 años acerca de la manera como operan las instituciones propia de la democracia.

 Lea también: Uribe lanza varias “almendras” sobre Odebrecht y el gobierno Santos.

En su sólida argumentación (25 páginas), Pastrana le pide a la Corte Constitucional que declare la nulidad de la sentencia, pues la misma incurre en cuatro vicios que describe en profundidad.

 Lea aquí: Partidos le dicen sí a la financiación estatal de campañas políticas.

La sentencia de la corte 6999 de 2016 incurre –dice Pastrana- en un vicio de nulidad porque en ella la Corte se pronunció sobre una materia totalmente independiente de los temas expuestos en la respectiva demanda. En estas condiciones, la Corte desconoció la naturaleza rogada de la acción pública de inexequibilidd lo cual configura un quebrantamiento notorio y flagrante de las reglas aplicables a los procesos de constitucionalidad.

La sentencia incurre en un vicio de nulidad porque contiene una decisión de fondo respecto del articulo 5 del acto legislativo 01 de 2016. Dicha decisión de fondo corresponde a la declaratoria de exequibilidad condicionada del mencionado articulo. Dicha declaratoria de exequibilidad condicionada no figura en la parte resolutiva de la sentencia.

La Corte se pronunció de fondo sobre un tema de la mayor relevancia como lo es el significado y el alcance de la “refrendación popular”, del acto legislativo 01 de 2016, sin que se garantice la efectividad de los espacios de participación ciudadana previstos en el ordenamiento jurídico para la adopción de este tipo de decisiones. Este defecto lleva a que se configure una violación al debido proceso que, a su vez, conduce a la nulidad de la sentencia.

Según Pastrana, la Corte dio una interpretación sobre un asunto que no admite interpretación: “Fue la misma Corte la que aprobó el plebiscito para que la gente votara el acuerdo de paz. De haber ganado el Sí, hay acuerdo de paz y hay implementación fast track. De ganar el No, como pasó, no hay acuerdo de paz”.

Según Pastrana, si se sometió a un plebiscito un acuerdo entre el Gobierno y las FARC, el mismo mecanismo se tiene que aplicar para un nuevo acuerdo. De lo contrario, todo lo que se haga estos días en el Congreso se podría caer en el futuro, con un nuevo gobierno, con un nuevo Congreso o con otra Corte Constitucional.