El reencuentro de Santos con la mujer que le tiró un huevo

29 de septiembre del 2018

Desde que dejó su cargo como presidente de la República, Juan Manuel Santos ha mermado considerablemente su participación en redes sociales. Pero entre los pocos trinos que ha realizado, se le ha visto compartir con su familia, trinar sobre la paz y hasta aprovechó para despedir al exentrenador de la Selección Colombia, José Nestor Pékerman. […]

El reencuentro de Santos con la mujer que le tiró un huevo

Desde que dejó su cargo como presidente de la República, Juan Manuel Santos ha mermado considerablemente su participación en redes sociales. Pero entre los pocos trinos que ha realizado, se le ha visto compartir con su familia, trinar sobre la paz y hasta aprovechó para despedir al exentrenador de la Selección Colombia, José Nestor Pékerman.

El pasado viernes, en uno de esos trinos alejados de la política publicó un curioso video. Él lo tituló: “De esos reencuentros que valen la pena…”. Ana María González, colombiana becada por la Obama Fundation, le escribió al exmandatario a través de Instagram: “Presidente, quisiera encontrarme con usted. Vivo en Nueva York, estudio en Columbia con una beca de la Fundación Obama”.

La colombiana le recordó que un día le puso un huevo en su discurso. “En el Capitolio… ¿se acuerda?”, mencionó la ahora estudiante de la universidad de Columbia. “¡Me le tiré una corbata!”, añadió. Enseguida le dijo que ahora, en vez de un huevo de gallina, le quería regalar uno de chocolate, “un kinder sorpresa. Démonos el gusto de tomarnos esa foto”.

Y el reencuentro, ahora amigable, se dio. “Estoy muy feliz, por fin realicé mi sueño de conocer a Juan Manuel Santos. En 2006 yo le clavé un huevo en un discurso que daba en Capitolio por los ‘falsos positivos'”. En el video se puede escuchar cuando ella le gritó: “Tiene huevo, ministro descarado”. Ana María dijo que en ese momento era otra la coyuntura, pero que su sueño es tomarse una foto con Santos regalándole un huevo Kinder Sorpresa para reivindicarse.

“Realmente yo me siento muy orgullosa de decir que esta es una de las personas más importantes de mi vida, hice campaña por él, porque me siento orgullosa de que haya firmado la paz en Colombia”, dijo Gonzáles.

Pero, ¿cómo se dio ese encuentro en Nueva York? KienyKe.com habló con Ana María, quien le contó a este medio cómo vivió el momento. Divertida, así calificó la publicación que hizo el expresidente. Pero mencionó que aún no le ha entregado ni la corbata, ni el huevo Kinder que le prometió. Esto porque “en Estados Unidos están prohibidos los Kinder Sorpresa”.

Esto porque distribuir el chocolate, que en su interior contiene una sorpresa, es ilegal. Lo consagra una ley de 1938, que prohíbe cualquier alimento que contenga juguetes en su interior. La colombiana critica este hecho: “Esta es una sociedad bien particular que prohíbe el Kinder Sorpresa pero no las armas“.

¿Un gesto de valor?

Ana María se traslada a ese día con un suspiro. “Eso fue hace muchos años cuando estaba empezando el escándalo de los llamados ‘falsos positivos’, yo hacía parte de un movimiento que se llamaba ‘Movimiento Tienen Huevo’ y estaban a punto de hacerle una moción de censura por ese escándalo, que en ese momento tenía un poco más de 800 personas asesinadas, hoy son más de 10.000, así que algo de razón sí tenía yo en ponerle el huevo (risas)”.

Recuerda que era un huevo de gallina y que ese día lo escondió entre su brasier. El día después del hecho Noticias Caracol realizó una nota periodística sobre ella. “El periodista de Caracol no podía creer que yo era una ama de casa simple y sencilla y que además era por iniciativa propia. Realmente era un acto de rabia, es decir, la indignación puesta en funcionamiento con violencia simbólica”, indicó.

En ese momento la colombiana ya era madre de dos hijos y había culminado sus estudios superiores. “En el 2006 mi hijo tenía un año y yo estaba dedicada a él, era una ama de casa”.

La reacción de Santos

“Él recibió el huevo, se retiró. Yo no lo toqué a él con el huevo, solo le cayó en la corbata que tenía. Él siempre ha tenido talante demócrata y dio la orden de que no me hicieran nada”, recordó. Sin embargo, sí la llevaron a una estación de Policía pero las cosas no pasaron a mayores. Ella dice que sobrellevó todo con humor, “las cosas difíciles de la vida las enfrento con humor y así fue con los uniformados”, enfatizó. De igual manera, miembros del movimiento no la abandonaron.

El reecuentro

González vio que Martín Santos, hijo del expresidente, publicó en su Instagram una foto en el monumento The Oculus ubicado en el World Trade Center de Nueva York. “Pensé, ¡Ay! Santos está en Nueva York, y le escribí a Martín Santos porque como ahora estudio en Columbia, y a través de este sistema uno se puede comunicar con las personas, le escribí a Martín y me contestó de inmediato. Le dije que estaba a completa disposición para vernos, ahí fue cuando me di cuenta que aquí no venden el huevo de chocolate, me va a tocar traerlo de Colombia”.

Ver esta publicación en Instagram

Turistas ???? @juanmanuelsantos #Oculus

Una publicación compartida de Martin Santos (@martinsantosr) el

Para ella, la foto sigue en su lista de pendientes, “¡esa foto me la voy a tomar!”, comenta entre risas. “Santos estaba participando en un evento y yo fui con mis hijos. Nos recibió con calidez y bromeó diciéndome que yo no debería darle un huevo sino una corbata nueva”. Pero Ana María llegó sin el huevo y sin la corbata porque el plan surgió en horas de la madrugada y el encuentro era a las 8:00 a. m. del día siguiente.

Pero el la cita quedó pendiente, Santos le aseguró que él visita en varias ocasiones la ciudad y que contara con la foto. La tarea que sigue para Ana María es conseguir el Kinder Sorpresa y la corbata roja, el mismo que él usaba aquel día.

¿Por qué el cambio de opinión?

Ana María dice que todos en algún momento de la vida cambian de opinión y cree que es necesario este cambio. “Creo que una persona crítica no puede sentarse en un dogma y pensar siempre de la misma manera. Parte de la realidad de la vida, del aprendizaje, es ir adaptándose entendiendo lo que requieren los tiempos y las circunstancias”.

Añadió que en ese momento estaba muy convencida de lo que estaba haciendo y si pudiera regresar el tiempo haría lo mismo, “porque la causa era justa”. Pero considera que hoy las circunstancias son otras, se necesita hacer otras cosas y el mensaje debe ser otro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO