El tal paro agrario contrataca

El tal paro agrario contrataca

13 de Septiembre del 2015

Cerca de cinco mil campesinos hicieron una gran movilización en Bogotá la semana pasada, noticia que se vio eclipsada por la deportación que hizo el gobierno venezolano de decenas de colombianos. Sin embargo, los medios televisivos alcanzaron a registrar una toma pacífica por parte de varios manifestantes del Ministerio de Agricultura.

Lea también, Ese tal segundo paro agrario sí existe.

A raíz de esa manifestación los líderes campesinos se reunieron con algunos ministros, entre ellos el de Agricultura, y el miércoles pasado todos se regresaron a sus respectivas regiones.

También lea, La cacica indígena que lucha contra el machismo.

Kienyke.com habló con una de las pocas mujeres que lidera una de las mesas que integran la cumbre agraria, responsable de velar por los intereses de los campesinos en el país.

Luz Perly Córdoba de 44 años, reveló que las comunidades que se movilizaron en Bogotá, acordaron seguir discutiendo con el Gobierno varios puntos que afectan a los campesinos, y a la vez preparar un gran paro que convocarán a principio del próximo año.

Según señaló Luz Perly, las comunidades campesina, indígena y afro están cansadas de las promesas incumplidas del Gobierno, por lo que le darán plazo hasta finalizar este año para que haga realidad los pactos adquiridos desde hace dos años.

“Le dimos nuevamente un voto de confianza al Gobierno, nos sentamos de nuevo con los ministros. El ministro de Agricultura volvió a mostrar interés, acordamos abordar tres puntos del pliego de peticiones en lo que resta del año, pero la desconfianza se ha aumentado, por eso esta vez vamos a estar preparados por si el Gobierno no cumple”.

Pero, ¿por qué se ha dado ese tire y afloje entre el Gobierno y los campesinos, que pude terminar en un nuevo paro agrario nacional?

Luz-Perly-Cordoba-2

Luz Perly hizo un recuento de los hechos que iniciaron hace más de dos años y que hasta ahora culminan, según dijo, en total incumplimiento de promesas hechas después de los paros llevados a cabo en el 2013 y 2014.

“En el 2013 se llevó a cabo el gran paro agrario, al que se unieron diferentes sectores en razón a la grave crisis que vive el campo colombiano, debido a los efectos de las puestas en marcha de los TLC. Sin embargo, al inicio el Gobierno desconoció el paro, intentarlo negarlo hasta que se volvió innegable, por lo que les tocó instalar mesas, y fuimos los últimos en irnos de las carreteras ese año, después de un acuerdo que firmamos en Popayán con los ministros y los gobernadores del suroccidente del país.

(…) A finales del 2013 hicimos una evaluación y nos dimos cuenta que a ninguna de las mesas nos habían cumplido, a todos nos hicieron conejo. La conclusión entonces fue que había que hacer otro proceso, pues el Gobierno lo que hizo fue dividirnos en mesas, y ahí aplicó el adagio popular divide y reinarás”.

“Entonces nos pusimos de acuerdo para hacer un gran encuentro nacional y convocar la cumbre agraria campesina. Es así como en marzo del 2014, después de haber hecho varios encuentros regionales, llegamos cuatro mil líderes de todo el país, y en una asamblea unificamos un pliego de peticiones que se radicó en abril. Ahí le dijimos al Gobierno que si a inicios de mayo de ese año no contestaba las peticiones volvíamos a bloquear las carreteras, lo que finalmente ocurrió”.

Córdoba relató que en ese momento se sentaron con varios ministros, y el Gobierno decidió instalar la Mesa Única de Negociación. “Allí logramos unos acuerdos que están contemplados en un acta que se firma el 13 de mayo de 2014, que contempló unos mínimos de confianza, basados en el respeto de los derechos humanos y garantías, y unas promesas económicas para el sector, consistente en el fortalecimiento de la economía propia para el buen vivir, que es la agricultura que hacemos en nuestras comunidades no sólo para el comercio sino para el autoconsumo”.

Según Luz Perly, en ese momento el Gobierno se comprometió a seguir negociando de forma permanente con las distintas mesas lideradas por los campesinos, indígenas y comunidad afro, el pliego unitario de ocho puntos consistentes en el tema de territorios, la sustitución de cultivos de coca, marihuana y amapola, la paz, la minería, medio ambiente.

Pero de nuevo la realidad fue otra. “Después nos dijeron que había que esperar porque era la primera vuelta presidencial, luego fue la segunda, después había que esperar mientras que conformara su gabinete. Finalmente la mesa se volvió a instalar el tres de octubre del 2014. De ahí en adelante arrancamos unas reuniones con los ministros de Agricultura, del Interior, Medio Ambiente y Minas para estudiar los temas del pliego”.

“No obstante, un año después de haberse firmado los acuerdos, encontramos que de nuevo no hubo cumplimiento, por lo que se generó desconfianza hacia el gobierno. Hasta el día de hoy apenas se habían abordado dos puntos, la economía propia para el buen vivir y la minería, en los que ni siquiera se ha llegado a algún acuerdo. En mayo pasado al analizar en qué habían evolucionado los acuerdos que se firmaron, la asamblea tomó la decisión de hacer movilizaciones, pero sin bloqueos, sino jornadas de indignación, que fue lo que hicimos en Bogotá”, dijo.

Luz-Perly-Cordoba-1

Luz Perly dice que los campesinos no solo están indignados por el no cumplimiento de sus peticiones sino porque siguen siendo objeto de persecuciones.

“A la gente en nuestras comunidades la siguen desplazando, siguen encarcelando a nuestros líderes, aumentan las amenazas. Hubo algunos compañeros que los metieron hace pocas semanas a la cárcel por el paro del 2013, sin tener en cuenta los acuerdos que llegamos con el Gobierno para levantar ese paro en los que se dijo que se iban a revisar la judicialización de los manifestantes y dejarlos en libertad”.

Los compañeros que habla la lideresa fueron acusados de secuestro simple, “por sólo mediar para que los campesinos soltaran a trece policías que habían sido retenidos tras unos presuntos abusos contra los manifestantes. Pero después de dos años de los hechos, siguen persiguiendo a estos defensores de derechos humanos por ser los únicos que firmaron el acta donde se dejaron libres a los policías”.

Córdoba se refirió también a los anuncios que ha hecho el gobierno frente a la estrategia de liderar proyectos en el campo, debido a la difícil tarea hoy día de importar productos y alimentos por culpa del elevado precio del dólar.

“El Gobierno está diciendo que va devolver la mirada al campo, pero queremos que los campesinos sean incluidos en eventuales apoyos, que no se vayan sólo para las grandes empresas, ni que se realicen alianzas entre los ricos terratenientes y los campesinos porque eso es una pelea de tigre con burro amarrado, ni tampoco que les vayan a obligar a los campesinos arrendar su parcela porque es pésimo negocio”.

Luz Perly es oriunda de una vereda del municipio de Arauquita, del departamento de Arauca, y a sus once años se vinculó en el movimiento social campesino. Sin embargo, posteriormente al pertenecer al movimiento estudiantil, dice que fue detenida y torturada por el Ejército. Por esos hechos tuvo que exiliarse por siete años en Suiza, y al regresar a Colombia fundó con otros líderes la Asociación Campesina de Arauca en el año 2.000. Posteriormente en el 2004 se convirtió en chivo expiatorio y estuvo encarcelada por año y medio, pero después fue absuelta.