Clara López se pone rotunda: golpea a Pardo, Peñalosa y a Uribe

Clara López se pone rotunda: golpea a Pardo, Peñalosa y a Uribe

23 de octubre del 2015

La candidata de la izquierda en Bogotá, Clara López Obregón, comenzó a hablar más duro y considera que Rafael Pardo no es chicha ni limonada. Peñalosa es el regreso del bolardo al gobierno. Y si Uribe quiere discutimos sobre los falsos positivos…

-Yo pienso que él (Pardo) se pone el abrigo social pero, por dentro, tiene un corazoncito bastante más cercano a lo que es el modelo económico de su mentor, el doctor César Gaviria, que ha traído todas las privatizaciones al país, comenta la candidata.

-En Bogotá logramos montarle una especie de muro de contención y, por eso, todavía tenemos empresas de servicios públicos, hospitales públicos y colegios públicos. Me temo que con Pardo serían sometidos a una política de privatización como la que está imperando a nivel nacional.

Clara López dice que la elección se disputará especialmente entre los tres (con Peñalosa y Pardo), pero recomienda no descartar a Pacho Santos “que no está lejos y ha venido subiendo”.

Del fuete que reparte Clara López, también hay para Peñalosa:

-Hay dos proyectos de ciudad, no tres. El proyecto de una ciudad social, que le apuesta a combatir la segregación, a continuar profundizando y ampliando las oportunidades de las personas en educación, en salud, en transporte y en seguridad; y la que está apostándole a regresar atrás, a la época en que el bolardo gobernaba supremo en la Capital de la República. Yo soy del modelo social de ciudad y, estoy segura, ese es el que va a primar el día de las elecciones.

¿Qué tanto pesa que sea Clara López la candidata de la izquierda que ha gobernado (para bien o para mal) está Bogotá con tantos problemas?

-Sin lugar a dudas los gobiernos pesan, pero las personas también. Yo estoy convencida de que la gente sabe distinguir entre los errores, los defectos y los pecados de unas personas y el proyecto político de inclusión social que yo represento.

En los últimos tiempos ha habido algo de improvisación muy mal calificada por la ciudadanía, que comparto en algunas esferas. Los pecados son terribles. El carrusel de la contratación es algo totalmente inaceptable, pero todo el mundo puede, perfectamente, distinguir que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa y que, en la política, le tratan de endosar a la gente pulcra los pecados de los demás para tratar de atajarla hacia el camino a la Alcaldía.

Rafael pardo y Clara Lopez

Rafael Pardo y Clara López.

Clara López opina que el Centro Democrático, el candidato Francisco Santos y su padrino, el Doctor Álvaro Uribe Vélez, están tratando de ideologizar y polarizar nuevamente una campaña de Bogotá, que debería tratarse de propuestas sobre Bogotá y no sobre la política exterior. “A mí me parece que están perdiendo una enorme oportunidad para decirle al pueblo bogotano lo que ellos pretenden”, dice.

¿Usted pide no ‘madurizar’ la campaña?

Es poco relevante. Si quiere nos metemos en esa discusión y traemos los falsos positivos, los fallos de Mancuso en el Catatumbo, 900 muertos le acusan a ese señor con colaboración de la fuerza pública, precisamente en etapas en que estaba gobernando el presidente Álvaro Uribe, y yo creo que eso no viene al caso.

Hablar del tema Venezuela en la campaña de Bogotá es terrible. Imagínese usted a la gente que salió victimizada, corriendo de Colombia a refugiarse en Venezuela por la persecución de los paramilitares, ahora revictimizada.

Clara López habla de otro asunto de controversia: el servicio de Uber: “Uber lo que hace es vincular vehículos, debe vincular vehículos legales, autorizados, no vehículos informales no autorizados.

En varias ciudades de Alemania funciona así, con el taxi, al que pueden ponerle los requisitos y la seguridad necesarias. Yo no veo por qué tienen que hacerlo en contra de los que están pagando su cupo, están al día con sus impuestos y demás. Aquí hay que conciliar y no usar esto para hacerle una competencia desleal a los taxistas. Si Uber recluta taxistas, tenga la seguridad de que eso funciona”, dice Clara López.

¿Más días sin carro?

Creo que sí, pero lo haría consensuado, hablando con la gente. El día que existe, normalizado, es por acuerdo del Consejo. Tendríamos que hacer el mismo procedimiento para ampliarlo.

¿Más pico y placa?

Creo que debe considerarse, por la baja velocidad que está teniendo el transporte público. Tenemos que generar condiciones para que los buses azules puedan transitar más rápidamente en la ciudad y eso, de pronto, implicaría un análisis y un reestudio del pico y placa dos días a la semana.

¿Vías por peaje?

Consideraría, por ejemplo, la Avenida Boyacá, en un interesante APP que está sobre la mesa, pero no como regla general para veintiún proyectos, el pueblo bogotano no lo resiste.

En términos de seguridad, hemos planteado la necesidad que a Bogotá regresen los cinco mil policías que le han retirado durante los últimos diez años. Bogotá sí necesita una policía de proximidad, que tenga como sustrato toda la red social del gobierno distrital. Hoy en día, solamente, se persiguen las ollas y no se sigue, de ahí para arriba, la línea de mando. Eso es lo que ha permitido que se siga generalizando el tema del microtráfico en los colegios y la extorsión en muchos territorios de la ciudad.

¿Y la vigilancia en transmilenio?

Me llama la atención contratar seguridad privada para ayudar en la vigilancia de las estaciones de Transmilenio, no para hacer lo que hace la policía, porque eso tiene que hacerlo la policía, sino para hacer algo como el control de entrada, que nos permita combatir el tema de los colados, al lado de otra serie de medidas que se tienen que adoptar de cultura ciudadana, como la reducción de la tarifa para los estudiantes y demás.