Se abrieron las puertas de la Jurisdicción Especial para la Paz

15 de marzo del 2018

4.653 exmilitantes de las Farc se han comprometido con la JEP.

Magistrados de la JEP

Este jueves el presidente Juan Manuel Santos tiene dos motivos importantes para celebrar. Uno es la reanudación de los diálogos con el ELN y el otro es el inicio de operaciones de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Hoy, 15 de marzo de 2018, inició formalmente el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz. El edificio de la carrera 7 #63 – 44 abrió las puertas para recibir a todos los funcionarios y magistrados que harán parte del tribunal que juzgará y buscará esclarecer los crímenes cometidos dentro del conflicto armado colombiano.

A partir de mañana empezarán a funcionar tres salas de esta entidad, Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas, encargada de recibir todos los procesos e investigaciones de la Justicia Ordinaria, la Fiscalía y los documentos que anexen las víctimas. A partir de allí se decidirá a qué sala correspondoran los delitos, cuáles se individualizarán y cuáles serán los casos de competencia de la JEP.

Las otras dos dependencias que empezarán a funcionar, serán la Sala de Amnistía e Indulto, a donde llegarán aquellos delitos que son contemplados como amnistiables en el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y aquellas personas que no hayan tenido incidencia directa en la realización de tales delitos.

La última es la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas a la que llegarán los casos de las personas que no serán beneficiados con el indulto ni incluidos en la resolución de conclusiones de la JEP.

Según la Directora de la JEP, Patricia Linares Prieto, las labores que ejercerán durante los próximos tres meses será la elaboración del reglamento interno, el proyecto de ley de procedimiento que fue entregado al señor Presidente para ser puesto a consideración del Congreso de la República, y a la organización interna que garantice a las víctimas y todos los que acudan a la jurisdicción la atención, el servicio y el trato oportuno y digno.

“Es un día histórico para las víctimas, pues se pone en funcionamiento toda una estructura judicial para sanar todas las heridas que dejó el conflicto armado desde el reconocimiento de la verdad”, declaró Patricia Linares durante la apertura formal del tribunal.

Asimismo, la vicepresidenta Xiomara Cecilia Balanta destacó el rigor de trabajo. “No somos un tribunal de impunidad. Las decisiones las tomaremos bajo el marco del debido proceso que se atenderá con mucho rigor”, aseguró Balanta.

Según el organismo, 4.653 suscribieron cartas de reincorporación política y social hasta el momento. Estos documentos ratifican que quieren integrarse a la jurisdicción especial. Si se acogen a la JEP, tendrá que atender y responder ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y garantías de No Repetición, la Comisión de Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

Tan solo en unas horas de funcionamiento tres importantes casos se suman para revisión de los magistrados de la JEP. El primero es la posibilidad de que los presidentes acudan al tribunal, caso al que la doctora Linares hizo referencia en la apertura y dijo que cualquier tercero podrá acudir a la JEP para que se revise su caso.

Otro es el socio de SuperCundi, Luis Alirio Mora Urrea, que solicitó acogerse al tribunal para que se revise su caso, argumentó que había sido extorsionado y secuestrado por la entonces guerrilla de las Farc en 1999. El otro caso, más famoso, es el de Simón Trinidad que se encuentra recluido en Estado Unidos y que pidió ser incluido en la JEP por haber pertenecido a la guerrilla y, según la defensa, porque su extradición fue hecha como retaliación por el entonces Presidente Álvaro Uribe.

Estos no son los únicos retos que deberá afrontar la JEP y sus 30 magistrados. Pero la puesta en marcha de este organismo da un respiro a las insistentes voces de las víctimas que aclaman por el esclarecimiento de los hechos y la implementación de los Acuerdos de Paz.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO