En Congreso buscan reemplazar los comparendos por servicio social

En Congreso buscan reemplazar los comparendos por servicio social

11 de mayo del 2015

La cifra en pesos de cuánto le deben a la Nación los infractores de tránsito ya se cuenta en miles de millones de pesos, y sin embargo siguen conduciendo.

Para corregir esta deuda que sigue creciendo vertiginosamente, se radicó en el Senado el proyecto de ley 162 del 2015 el cual busca cambiar la manera de sancionar a estos infractores.

Lea también, Al Congreso le ha quedado grande legislar sobre estos temas

La iniciativa propone conmutar la sanción de la multa a cambio de un servicio gratuito comunitario, cuando el infractor no tenga los recursos para pagar el parte. El gobierno deberá regular este castigo a través de un decreto.

También lea, Desde Congreso prohibirán cirugías estéticas para menores de edad

Entre la argumentación del proyecto, de autoría del senador liberal Luis Fernando Duque, resalta que un mecanismo pedagógico como el servicio comunitario crearía más conciencia a la hora de cometer la infracción, que el simple pago económico.

“Una medida que pretende incorporar este proyecto es implementar como sanción el servicio comunitario gratuito, por medio del cual el infractor podrá cumplir, dependiendo de sus posibilidades económicas, la sanción impuesta. Por lo anterior, debe mencionarse que el servicio gratuito comunitario no es ajeno al Código Nacional de Tránsito, puesto que el mismo lo establece como sanción en aquellos casos en donde se determinan infracciones por alcoholemia”, dice el proyecto de ley.

Según la iniciativa, “Sin desconocer la responsabilidad que le amerita al infractor la obligación de cumplir con una medida sancionatoria, debe analizarse que en diferentes escenarios dicha infracción no puede ser soportada económicamente por el infractor, quedando la misma condicionada a un eventual pago, que depende de la capacidad económica de la persona. Así las cosas, este proyecto pretende que aquellas sanciones económicas a título de multa, puedan ser conmutadas por un servicio comunitario”.

No obstante, esa propuesta causó toda clase de reacciones en el Congreso y en sectores económicos. El senador del partido de La U, Ángel Custodio Cabrera, rechazó el proyecto y anunció desde ya su voto negativo al mismo.

“La sanción económica es la que desestimula la mala educación y la falta de conocimiento de las normas de tránsito, y si se aprueba una cosa de esas se vuelve una mamadera de gallo. Por eso, de una vez anuncio mi voto negativo al proyecto, porque las sanciones económicas son las que les duelen a la gente, y con las normas de tránsito no se puede jugar. Imagínese un comparendo por atropellar a un agente; entonces ya no habría sanción”, le dijo a Kienyke.com.

El representante a la Cámara del Partido Conservador, Telésforo Pedraza, también se mostró en desacuerdo con la iniciativa.  “Es bueno hacer cultura ciudadana, pero el tema de las multas envía un mejor mensaje que el de la tarea social, actividad que las personas terminarían por no hacer. Este proyecto hace parte de una serie de tiros al aire que se hacen en el Congreso y se terminan convirtiendo en leyes inútiles”, aseguró.

El parlamentario señaló que si los infractores de tránsito no pagan los comparendos, es culpa de las administraciones locales (alcaldías).

Por su parte el senador de Cambio Radical, Antonio Guerra de la Espriella se mostró de acuerdo con la propuesta. “Se podría buscar una fórmula mixta o combinada en la que haya una sanción pecuniaria, pero que pueda ser conmutada con un servicio comunitario. Pero habría que hacerlo dependiendo de la sanción, porque hay comparendos que tienen un valor distintos a otros, por lo que hay que graduar la sanción, incluido el servicio comunitario,” manifestó.

Kienyke.com también consultó al analista económico Eduardo Sarmiento sobre el tema, quien manifestó que no le ve futuro al proyecto de ley. “El sistema de comparendos se maneja en todo el mundo, y si se cambia por otro que no se conoce va generar una gran confusión”, dijo.

El proyecto está a la espera de que sea rendida ponencia en comisión para su primer debate.