“En el Consejo Electoral impera la lógica de hagámonos pasito”

25 de febrero del 2015

El magistrado Armando Novoa cree necesaria una reestructuración de la institución.

Consejo Nacional Electoral

El magistrado Armando Novoa, miembro del Consejo Nacional Electoral, encuentra razonables las críticas contra ese organismo que obligaría –en el mediano plazo- a pensar en un rediseño de la entidad, como ocurre en otros países en donde los integrantes de los organismos electorales tienen un origen no partidista.

“Provienen de la academia, de concursos de méritos, de postulaciones de otros organismos pero no de los partidos, porque si estos postulan a los magistrados del Consejo Electoral, que son quienes vigilan a los partidos, el nivel de independencia es muy cuestionable”, dice Novoa, quien fue elegido por el Congreso tras ser postulado por los partidos Alianza Verde, Polo Democrático Alternativo y el Movimiento MIRA

-¿Abogaría por ese cambio?

Es indispensable de cara a una democracia moderna que haya una cirugía a fondo de los mecanismos de integración del Consejo Nacional Electoral. Todas las fuerzas políticas lo están diciendo. Lo dice el Centro Democrático, lo dicen los partidos que me postularon, y lo dicen hasta los acuerdos de La Habana en donde el único organismo que se menciona con nombre propio para ser objeto de una reforma es el Consejo Nacional Electoral.

El Consejo Electoral es una entidad que hace parte de la Organización Electoral, tiene como función principal el control, supervisión, no solamente de los procesos electorales, sino de la actividad política y partidista de las agrupaciones partidistas, además de ser un organismo consultivo del Gobierno y el ente rector en materia administrativa en la organización y seguimiento de los procesos electorales.

-Me imagino que por venir usted de donde viene, debe velar con más ahínco por las garantías electorales de la oposición…

Durante muchos años, más de cuatro lustros, han sido contados con los dedos de las manos las ocasiones en donde el Consejo Nacional Electoral ha tomado decisiones en orden a proteger los derechos de la oposición, sea esta de cualquier orientación ideológica.

A manera de ejemplo, se supone que el Centro Democrático y el Polo están en la oposición, pero en la práctica cotidiana del Consejo Nacional Electoral el concepto de oposición no existe.

Es grave porque la Organización Electoral debe ofrecer las garantías suficientes a la oposición, empezando por las decisiones que internamente se toman, porque el que predica tiene que hacerlo en su propia casa, y eso generalmente no ocurre.

Consejo Nacional Electoral

Magistrado Armando Novoa, miembro del CNE.

-¿Qué ha pasado con la solicitud de que se revisen las cuentas del uribismo?

Hay unos ponentes designados que deben elaborar un proyecto luego de hacer unas indagaciones preliminares a efecto de que la sala tome una decisión sobre el tema.

-O sea que nunca habrá resultados…

Ha pasado una cosa curiosa, y es que como el Consejo Nacional Electoral tiene una composición y un origen partidista, a veces tiende, me da a mí la impresión, a predominar la lógica del hagámonos pasito. Si yo lo investigo a usted, usted me va a investigar a mí, y entonces en el fondo es mejor que ninguno de los dos nos investiguemos.

En parte lo que ha pasado con las cuentas de Óscar Iván Zuluaga, a mí manera de ver, es eso. Como van a investigar esas cuentas, aparecieron del cubilete unas solicitudes de investigación contra las cuentas de los otros partidos con el propósito de que se produzca un juego de suma cero. No nos investiguemos porque es que como todos podemos haber incurrido en errores, o en inexactitudes en nuestras cuentas que vigila el Consejo Nacional Electoral, entonces mejor dejemos así. Y eso me parece que es un muy mal mensaje institucionalmente hablando.

-¿Pero es inoperante entonces el Consejo Electoral?

Las cosas no son blanco o negro. En algunos aspectos opera adecuadamente, hay una voluntad institucional de transformación, pero contra esa voluntad y contra ese propósito atentan las lógicas que le estoy mencionando, en el sentido de que como los miembros del Consejo tienen origen partidista, pues ellos defienden los intereses de sus propios partidos, dejando en segundo plano el deber de observación fundamental de las instituciones y de lo que ordena la propia Constitución.

-¿Quién pidió examinar las cuentas del candidato Zuluaga?

Yo lo hice en la sala plena, debido a que hubo una declaración pública del señor Fiscal General de la Nación sobre irregularidades en esas cuentas.

-¿También investigan las cuentas presentadas por el candidato Santos?

Se presentó una solicitud en ese sentido. La sala tomó la determinación de nombrar unos grupos de magistrados para que examinaran las cuentas de uno y otro candidato, de Zuluaga y de Santos.

-El Consejo Electoral tendrá que organizar la refrendación de los posibles acuerdos de La Habana, ¿han hablado sobre el particular?

El Consejo ha expedido una serie de resoluciones relacionadas con las campañas del próximo mes de octubre, y allí se fijaron unos topes relacionados con los mecanismos de participación, entre ellos con los referendos de carácter nacional.

-¿Cómo se siente usted en la corporación?

Me siento en una orfandad total. Mi predicamento al interior del Consejo Electoral ha sido que en todas las decisiones se ponga por encima de la política el derecho y la Constitución.

En el caso particular mío, mi punto de referencia no son los partidos que me postularon porque incluso tienen ideas distintas sobre determinado tema. Mi punto de equilibrio más adecuado es la defensa de la institucionalidad aunque eso suene un poco estrambótico en ese escenario.

-En términos coloquiales, ¿es un bicho raro el Consejo Electoral?

Sí, es un bicho raro; constitucionalmente se define como un órgano autónomo. Nos llaman magistrados pero en realidad somos consejeros, porque no estamos en la rama judicial, somos un organismo independiente. Tenemos que aplicar el derecho pero tenemos un origen partidista. Me parece importante que no haya, con el diseño actual, posibilidad de reelección inmediata de los miembros de ese Consejo.

-He escuchado que también le dicen “triángulo de las Bermúdas”, porque se desaparecen muchas cosas, empezando por las discusiones…

Usted entenderá que yo tengo unas limitaciones propias de mi investidura…

No está bien que desnaturalice las funciones de mis compañeros y del equipo humano del Consejo Nacional Electoral, pero sí creo que es una entidad que le hace falta más transparencia, más rendición de cuentas, más control ciudadano y más compromiso con los postulados que establece nuestro ordenamiento constitucional, en el sentido de que el voto tiene que ser libre y transparente.

-Nunca se supo si Pablo Ardila se había gastado 2 mil y 20 mil millones en su elección de gobernador de Cundinamarca…

Tiene toda la razón, no solamente en el caso de Pablo Ardila. Mire usted el tema del referendo reeleccionista; primero se produjo una sentencia de la Corte Constitucional, y después una decisión del Consejo Nacional Electoral que fue totalmente extemporánea y sin ninguna utilidad práctica al efecto que debía ocurrir.

En el tema de las campañas presidenciales del 2014 me temo que puede estar ocurriendo algo. Vamos a tener primero un pronunciamiento de la Fiscalía General de la Nación que una decisión de fondo del Consejo Nacional Electoral, y por eso mi insistencia en el sentido de que esas supuestas irregularidades se examinen a fondo para que podamos cumplir una función adecuada y en tiempo oportuno.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO