“En el uribismo me han tratado muy bien”: Ángela Garzón

“En el uribismo me han tratado muy bien”: Ángela Garzón

7 de Septiembre del 2015

Sorprendió a muchos que Ángela Garzón, la hija del exlíder sindical, ex vicepresidente de la República y actual aspirante a la alcaldía de Cali Angelino Garzón, haya anunciado que será la número 2 en la lista al Concejo de Bogotá por el Centro Democrático.

Lea también: El día que Ángela Garzón decidió continuar el legado del vicepresidente

Meses antes era una de las grandes líderes del Partido Liberal y abanderaba la causa oficialista. Incluso ayudó en la campaña de reelección de Juan Manuel Santos.

Ahora asombra su paso a la oposición, aunque según confesó a KienyKe.com, hubo muchas situaciones que la hicieron decepcionarse del gobierno actual y los partidos que lo acompañan en coalición.

Lea también: “Me siento orgulloso de ser hijo de vendedora de plaza de mercado”, Angelino Garzón

Entre otros motivos, que explicará en la siguiente entrevista, Ángela Garzón dirá que se molestó por el trato que recibió su papá de parte del Partido de La U, por un pleito respecto al aval que debía recibir para aspirar a la alcaldía de Cali.

Aunque pensaba en dedicarse a actividades académicas (es filósofa), recibió coqueteos de ‘Pacho’ Santos y líderes del uribismo, quienes la convencieron a hacer parte de su lista al Concejo de Bogotá. “En la lista del partido Centro Democrático buscaban personas que fueran jóvenes pero que también tuvieran experiencia. Y creo que nuestra lista, que es cerrada, está formada por personas que tenemos mucho que aportar a la ciudad”, indicó.

-¿Por qué decidió saltar del partido Liberal, del oficialismo santista (incluso luego de ayudar en la campaña de reelección), al uribismo en la oposición? Parecía sentirse cómoda en la Unidad Nacional…

Y estuve muy cómoda al lado de Simón Gaviria. Ese liberalismo estaba propiciando renovaciones; hice parte de la campaña de reelección de Santos, en parte por mi compromiso con el partido Liberal, en el que ayudé a hacer además muchos programas para los sectores sociales, entre ellos plantear el tema de pensiones que se convirtió en promesa de campaña; querer pasar el aporte de salud del 11% al 4%, algo que no se ha cumplido; temas con comunidades afrocolombianas que no se cumplieron.

Muchas promesas de campaña que yo adquirí como compromisos. Y precisamente porque vi que esos temas fueron solo promesas, fue que decidí retirarme del gobierno. Me retiré como decisión personal en enero. Me dediqué a temas privados, y se presentó la posibilidad, el ofrecimiento del Centro Democrático para participar con ellos en las elecciones de Bogotá. Tuve varios acercamientos, y sobre todo vi cómo tratan a las personas, no a mí personalmente, sino en general. Eso me gustó: el respeto que tienen por la gente. ‘Pacho’ (Francisco) Santos es una persona que creo que conoce a Bogotá bien; la oportunidad de estar cerca de él me ayudó a darme cuenta que es un hombre que conoce muy bien la ciudad, que ha estudiado para ser alcalde y tiene un buen trato con la gente.

Angela Garzon 4

-¿Quién incumplió las promesas de campaña? ¿Solo el partido Liberal, o la Unidad Nacional en general?

No es como un incumplimiento. Digo que se hicieron muchas promesas en campaña, construimos un programa de gobierno con muchos temas como el de los pensionados, promesas públicas, y otros temas sociales que no se han dado, lo que hizo que no me sintiera cómoda en seguir en la Unidad Nacional.

-Antes de salir del oficialismo, ¿les planteó a los liberales su inconformidad porque no se estaban cumpliendo las promesas que se hicieron durante la campaña de reelección?

Creo que ni siquiera tenía que decirlo. Los medios y todo mundo está diciendo la situación por la que estamos atravesando en el país. No creo que nadie tenga que recordarlo. Me alejé porque no quería estar en el gobierno.

-¿En algún momento Simón Gaviria no le pidió reconsiderar?

Con él tenemos una relación muy amigable y comprendió mis razones, y comprendió muchas cosas que pasaban cuando yo decidí retirarme. Estaba el tema que no se sabía si le iban a dar el aval a mi papá, había un poco de maltrato y fue una situación incómoda.

-Entonces sería ese maltrato que recibió Angelino Garzón el que propició su rompimiento con la Unidad Nacional…

Claro. Creo que todos nos merecemos las gracias. Y más por lo que mi papá hizo con juicio.

-Pero esa decisión la tomó La U, no tenía que ver con el Partido Liberal. ¿Su salida no es un castigo injusto con los liberales?

Pero no estoy peleando con nadie. Yo decidí retirarme sin peleas. Lo único que tengo con el partido Liberal es respeto, pero no quería estar más en la Unidad Nacional.

-En una pasada entrevista comentó que se sentía cómoda con el liberalismo por su afinidad ideológica. Ahora, ¿qué la hace sentirse cómoda con el uribismo?

La cercanía con la gente y el diálogo popular. Eso me identifica. Ver el respeto que no es de papel, no es en teoría sino en práctica. Escuchar a la gente, sentarse a hablar con la gente, creo que eso es lo que más me ha gustado.

Angela Garzon 2

-¿Comparte en su totalidad los lineamientos ideológicos del Centro Democrático?

Se ha tildado mucho al uribismo de ser radical. Comparto mucho el principal lineamiento que es la seguridad. Sí debe haber mínimos en el proceso de paz y todos queremos la paz, incluido el uribismo. Vengo de una familia que ha sido de izquierda, que ha sido atacada y a mi papá estuvieron a punto de matarlo varias veces. Yo quiero y creo en la paz, pero de verdad, no de papel.

-¿Y cómo es ese salto de la izquierda a la derecha?

No es un salto. Los principios que tengo, que además son liberales, del diálogo social, de la equidad, del respeto a los derechos humanos, los sigo teniendo. Y creo que aquí, donde estoy, los estoy pudiendo practicar aun más porque hay un dialogo social permanente con la gente.

-Es como la uribista más liberal del Centro Democrático…

Esa posición de respeto por los derechos humanos y por la gente en diálogo social; es una posición que muchos en el uribismo la tienen.

-¿Ahora es por completo opositora a Santos?

Es una oposición constructiva. Lo que hace la bancada del Centro Democrático es constructivo y se ha visto en estos días en el tema de Venezuela, que se han unido alrededor de Colombia. Cuando hay que hacer oposición constructiva se hace.

-¿Cómo fueron los llamados de ‘Pacho’ Santos para que se uniera al partido y estuviera en su lista al Concejo?

No fueron ni llamados ni nada. Se dieron unas circunstancias de encuentros en que se pudo hablar, y yo ya había decidido no estar con el gobierno ni la Unidad Nacional. Estaba realmente decidida a trabajar en temas privados, en investigación porque soy filósofa, pero se dio esta oportunidad, esta circunstancia, y creo que se puede hacer mucho por la ciudad. Estoy muy contenta y tengo la fortuna de trabajar al lado del presidente Uribe, de ‘Pacho’ Santos, quienes me han enseñado que en realidad tratan muy bien a la gente, a cualquiera.

-¿Cuál es la estrategia en esta campaña? ¿Cómo buscan cautivar el voto bogotano?

Los candidatos estamos asignados a localidades, y en mi caso estoy en Kennedy. Trabajamos en lista cerrada. La gente no está acostumbrada a eso: pero al ser lista cerrada somos un equipo y no una competencia interna. Trabajamos por lograr ser la bancada más grande del Concejo. Kennedy es una de las más grandes, y tiene muchas cosas buenas pero también muchas de las problemáticas que enfrenta la ciudad. Incluyendo la del Hospital de Kennedy que vengo denunciando.

-¿Ha podido recorrer otras localidades, o está concentrada en Kennedy?

He recorrido toda Bogotá también en esta campaña. Aunque mi sede está en Kennedy.

Angela Garzon 6

-¿Qué diagnóstico puede compartir sobre la ciudad?

La ciudad está mal. Mal en seguridad; hemos hecho 71 talleres democráticos, en cada localidad, y en la mayoría han priorizado el tema de seguridad. No importa donde nos encontremos, la gente ha denunciado mucha inseguridad. El tema de educación, que está mal enfocado. El tema de salud que está colapsado: el del hospital de Kennedy, el de Meissen, o el de Bosa, que tenía recursos asignados y pasaron cuatro años y no se construyó nada.

En movilidad, ni hablar. La ciudad está colapsada y no sabemos de decisiones. No sabemos si se va a hacer la licitación para el metro, hay mucha incertidumbre. El tranvía nunca se hizo, el metrocable tampoco. Promesas incumplidas, como la organización de vendedores ambulantes, y no sabemos cómo están las finanzas del Acueducto ni la ETB. La gente está muy desanimada; la gente quiere irse de Bogotá, los empresarios quieren irse, la gente tiene miedo. Una de las principales tareas del alcalde y el concejo que elijamos, es la de recuperar confianza en las instituciones y el amor por la ciudad. Lo más triste de Bogotá es que la gente está dejando de quererla.

-¿Hay algo bueno a destacar del actual gobierno?

Hay temas sociales que son importantes y hay que seguir. Los jardines infantiles nocturnos hay que seguirlos, aunque se han cerrado muchos. El tema de la salud a las casas de las personas hay que seguirlo pero con más juicio. El tema de convivencia que se hizo con barras bravas; hay que recuperar lo que sea bueno pero corregir lo que va mal.

-Dicen que el Concejo fue el palo en la rueda de la actual administración. ¿Puede haber sucedido y puede seguir pasando?

Quienes estemos en el Concejo debemos ser muy responsables para hacer oposición crítica. Denunciar lo que está mal, hacer control político, pero también unirnos en temas de ciudad. No digo que los actuales concejales no dejaron actuar al alcalde; creo que hubo muchos errores de parte y parte, y de esa pelea la única perjudicada fue Bogotá y sus ciudadanos. Desde el Concejo hay que ser muy responsables en trabajar por la ciudad, y también en hacer control político.

-Si llega al Concejo, ¿cuáles serán las prioridades que ayudará a conseguir para Bogotá?

Debemos hacer la ALO (Avenida Longitudinal de Occidente), como obra prioritaria. Estuve visitando Corabastos, donde he ido mucho a conocer sus peticiones, y ellos, como todo el occidente de la ciudad, reclaman la ALO. Es una tarea pendiente hace más de 12 años.

Otro tema es seguridad, al que debemos hacerle mucho control político. Debemos impulsar políticas de cultura ciudadana. También hacer veeduría con el tema del hospital de Bosa, ¿qué pasó con los recursos asignados? ¿por qué no se ha construido? Y hay que analizar cupos de endeudamiento para la ejecución del metro. Y el POT (Plan de Ordenamiento Territorial), que será una de las tareas más grandes para el concejo que entra, porque la construcción se ha caído por el tema del POT, y debemos revisarlo.

-¿Qué la motiva a querer ser concejal de Bogotá?

Nací en Bogotá y he vivido toda mi vida aquí. Ya he trabajado en la alcaldía de Bogotá y conozco los temas de la ciudad, así como también me he preocupado por estudiarlos; quiero servirle a Bogotá. Desde el sector público, con las instituciones, se puede hacer más por la gente y yo quiero trabajar por Bogotá. Me produce tristeza que estemos estancados y que los índices empeoren.

-¿Qué le dice a sus electores y personas cercanas que no entienden su decisión de cambiar de partido, del Liberal al Centro Democrático?

Quienes me escuchan y me conocen saben que sigo con mis principios. Por eso he recibido el apoyo de la gente, quienes ven que lo que me importa es trabajar por la gente, y que el escenario en que lo estoy haciendo es el mejor. No es un salto tan abrupto, y por muchas cosas que pasaron, por el irrespeto también, uno tiene que estar donde lo traten bien, donde lo quieran a uno, y no donde ni siquiera lo respeten.