El ‘Petrovideo’, un duro golpe al líder de la oposición

SHD

El ‘Petrovideo’, un duro golpe al líder de la oposición

28 de diciembre del 2018

Ver a Gustavo Petro, un político que se había apropiado de la bandera anticorrupción, recibiendo fajos de billetes, fue una de las imágenes que quedaron grabadas en la retina de los colombianos en este 2018 que está a punto de terminar.

El video andaba rondando en los círculos periodísticos. Sin embargo, los comunicadores decidieron no revelar su contenido, pues había una noticia mucho más importante en el ambiente, la moción de censura adelantada en el Congreso contra el fiscal general Néstor Humberto Martínez por sus presuntos vínculos con Odebrecht.

Pese a que a Martínez ya se le había realizado un debate, la oposición en el Congreso, comandada por el senador Jorge Enrique Robledo, insistió en realizar el llamado al funcionario. La noche del debate se esgrimieron argumentos de todo tipo para defender y atacar al fiscal. Sin embargo, al final de la jornada la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, dio a conocer un video que dejó fría a la plenaria.

 “El tal pedestal moral en el que los promotores del socialismo del siglo XXI y del populismo quieren colocarse, incendiando a todos los demás porque ninguno sirve que no sean ellos, no existe”, dijo la congresista antes de publicar los cuatro minutos que dejaron sin aliento a Gustavo Petro.

Las imágenes eran, como las calificaría la exsenadora del Partido Verde Claudia López días después, escabrosas, el político recibía fajos de billetes y los echaba a una bolsa como en los tiempos en que las campañas políticas se encontraban influenciadas por el dinero mal habido de los narcotraficantes.

Esa misma noche, el senador Petro intentó recuperarse del golpe, le pidió al presidente del Senado Ernesto Macías la palabra, sin embargo el debate se acabó abruptamente dejando en el ambiente el sinsabor de un video sin contexto que llegaba directamente a las venas de la opinión pública.

Las explicaciones

Los medios de comunicación abrieron el día siguiente todos sus espacios con el escándalo del ‘Petrovideo’, el senador se negó a dar entrevistas pero anunció que en su cuenta de Twitter publicaría las explicaciones pertinentes.

Petro publicó varios trinos que explicaban el video desde su perspectiva: “El problema judicial que me sobreviene no está afincado en el video, que aunque muy feo porque recibo 20 millones de pesos, es de procesos lícitos, el problema está en que quien lo vendió también vende una declaración falsa y me enfrentó a ello”, dijo Petro.

Según el ex candidato presidencial este dinero proviene de Simón Vélez, el arquitecto reconocido por su trabajo en guadua: “Los 20 millones de pesos que aparecen en el video son de Simón Vélez y me los da Juan Carlos, porque Juan Carlos Montes trabaja profesionalmente para él. Es en efectivo porque Simón Vélez públicamente lo ha dicho, aborrece el sistema financiero. Simon Vélez es excéntrico”.

Por último, Petro aseguró que aún no conoce la fecha del video se grabó antes de campaña al Congreso: “Soy representante a la cámara y creo, sin tener aun seguridad, que estoy ante unas elecciones internas nacionales para elección de delegados al Congreso de la Unidad del Polo en junio de 2005”.

Sin embargo, el arquitecto Vélez decidió participar en un video grabado por el periodista Gustavo Gómez en el que desmiente a Petro y aseguró que nunca le dio dinero al senador: “Colaboré diciéndoles a los amigos que le aportaran. No le puedo decir cuánto, porque no soy tesorero de campañas. He tenido amigos oligarcas de todas las condiciones y en elecciones les recuerdo la necesidad de apoyar también a la oposición, como garantía de una democracia fuerte”, aseguró Vélez en la entrevista.

Mientras las explicaciones se publicaban en Twitter, el abogado Abelardo de la Espriella reveló en Kienyke.com una serie de acusaciones relacionadas con el video que ponen en duda la honorabilidad del senador y lo relacionan con dineros del narcotráfico que provienen del extraditado Daniel ‘El Loco’ Barrera.

Según De la Espriella: “Vélez es un anarquista que, tal como dijo en su entrevista a la revista Gato Pardo, conseguía dineros de ‘inversionistas’ con destino a las campañas políticas. Vélez, en términos llanos, recogía dineros de dudosa o no dudosa procedencia para quienes estaban dispuestos a invertir en campañas, con fines -ésos SÍ- siempre dudosos, para recuperar la inversión y conseguir excedentes financieros de los dineros que se aportan por debajo de la mesa en las campañas políticas”.

Y agregó: “Hay una referencia a un Javier Cáceres que no es el senador Javier Cáceres Leal, que fue presidente del Senado en 2009 y que había sido fundador del Polo Democrático, partido de Petro durante muchos años; es un homónimo, que fue trabajador de confianza de Daniel “El Loco” Barrera, y que resultó asesinado en el año 2013 en un “vendetta” criminal”.

Petro decidió romper su silencio en La W Radio en el espacio de Vicky Dávila. Según dijo no tuvo conocimiento de si el dinero provino de un préstamo o de una donación del arquitecto Simón Vélez con quien rompió su amistad por un choque durante su Alcaldía, donde no se le permitió hacer un proyecto.

El senador sostuvo que no hay ningún ilícito en el video, pero que la manera en que se obtuvo si fue al menos irregular, según expresó, fue producto de un hackeo al computador de Juan Carlos Montes: “entran a un computador de una persona que no está investigada, no sé qué pueda esperarse de eso, para mí es un crimen”, afirmó.

¿En qué va el caso?

A su turno el extraditado narcotraficante Daniel “el loco” Barrera afirmó desde Estados Unidos que no conoce al senador Gustavo Petro ni mucho menos financió alguna de sus campañas al Congreso o a la presidencia desmintiendo al abogado De la Espriella.

Días después la Fiscalía General de la Nación y la Corte Suprema de Justicia anunciaron investigaciones por el caso; mientras que la primera busca la procedencia del dinero, la segunda está enfocada exclusivamente en la actuación del senador como aforado constitucional. De hecho el ente investigador allanó la vivienda del ingeniero el pasado 26 de diciembre buscando pruebas relacionadas con el caso. Por ahora, la última palabra sobre el polémico video la tiene la justicia.