David Barguil y su lucha con el sector financiero

David Barguil y su lucha con el sector financiero

8 de diciembre del 2016

“To be political, it has to look nice” (para ser político tiene que vestirse bien) es la inscripción que se lee en una de las paredes de la casa del representante a la Cámara, David Barguil Assis. Es quizá la definición que podría dar cualquier persona sobre el joven político; sin embargo, al escuchar su discurso, se empieza separar de la imagen y va mucho más allá.

En un tono pausado, cuenta cómo empezó su carrera hacia el Congreso de la República por primera vez, en 2010, cuando tenía 29 años.

Dice que no fue algo que lograra por sus apellidos o por su influencia económica en Cereté, Córdoba, la ciudad que lo vio nacer. “Yo no vengo de una familia política. Mi madre era maestra, cabeza de hogar, nos sacó adelante a mi hermano y a mí con mucho esfuerzo (…) Hoy ella es mi jefe política en mi departamento” afirma el joven conservador.

Alt_David_barguil_C_2

David Barguil tiene la calidez y la energía propia de los hombres de su región.  “Siempre tuve desde pequeño, convicciones del tema público. Fui líder estudiantil y personero (…) luego en Bogotá hice parte de un movimiento significativo de ciudadanos liderado por Enrique Peñalosa. Repartía volantes en las calles y avancé haciendo equipo con David Luna”.

Lea también: “La reforma tributaria no se aprobará a ‘pupitrazos’”: David Barguil

Justo cuando Barguil Assis emprendía ‘su travesía’, Colombia fue sacudida por un fenómeno que sigue siendo sombra para gran parte de la región Caribe. “Mi departamento fue uno  de los más golpeados por la parapolítica. Muchos dirigentes de Córdoba terminaron presos o renunciaron y eso abrió un espacio. Entonces, un grupo de jóvenes cordobeses que vivíamos y trabajábamos en Bogotá, nos dimos cuenta que era el momento de regresar”.

El trabajo local dio sus primeros frutos. A pesar de que todos los pronósticos estaban en su contra y muy pocas personas le apostaban a un proyecto de renovación para el Partido Conservador en esa zona, el grupo de jóvenes logró ganarse en las urnas la Alcaldía de Montería.

Alt_David_barguil_C

“Hicimos una campaña por primera vez de corte ciudadano, en los buses, con los jóvenes y mujeres, repartiendo plegables, manillas, tomándonos los barrios, en foros y universidades sin apoyo político (…) el aval del partido casi que nos lo regalaron porque no había candidatos en esa época” describe David Barguil con evidente orgullo, no solo por recordar el sabor del triunfo, sino porque para él, la propuesta de cambio se convirtió en una realidad que hasta hoy perdura.

Lea también: Barguil está caminando rápido hacia Palacio

“Al principio nadie creía en nosotros, ningún sector político y como llegamos sin mayores apoyos, pudimos tener un gabinete técnico y hacer una cosa diferente. Ese es el origen de la transformación de Montería (…) desde esa época ha venido siendo gobernada por nuestro equipo político, los dos alcaldes. Logramos voltear la mayoría de los indicadores y avanzar obras y desarrollo de la ciudad” sostiene el Representante.

¡Yo padecí el Icetex!

Cuando David Barguil pisó el Congreso por primera vez, llegó con un paquete de planes y proyectos que pretendía tramitar, la mayoría basados en vivencias personales y pensados en ayudarle al mayor número de personas posible.

De los 166 representantes que tiene la Cámara, el joven costeño es uno de los más nombrados por los medios de comunicación y ha sido la cara de distintos debates. No en vano ha logrado que le fueran aprobados seis proyectos de ley de su autoría.

David Barguil

“El primero tuvo que ver con mi historia. Pude estudiar por un crédito del Icetex y cuando me gradué debía el 230% de lo que me habían prestado. Siempre dije que cuando tuviera la oportunidad, eso era lo primero que iba a hacer” explica el Representante al referirse a la aprobación de la ley que eliminó los intereses de los préstamos que concede el Icetex para estudiantes de estratos uno, dos y tres.

Lea también: Icetex promete perdonar intereses de mora a miles de estudiantes

Con dicha iniciativa se beneficiaron unos 600 mil estudiantes de distintas regiones del país. “¡Yo padecí el Icetex! No tiene lógica que la entidad pública que financia la educación superior de los colombianos de menores ingresos se lucre de eso” reitera.

David y Goliat

David Barguil es un hombre de contextura delgada, admite que no hace dieta y le dedica poco tiempo al ejercicio. Tal vez por eso convirtió su inteligencia en su principal herramienta para enfrentarse a dos ‘gigantes’: el sector financiero y Electricaribe.

“Estaba recién posesionado y a finales de agosto hicieron la convención bancaria. Una alta directiva de Asobancaria escuchó que yo estaba trabajando en un proyecto de ley para ‘ponerlos en cintura’ y se me acercó y me dijo, en tono despectivo: “Oiga, jovencito, ¿Usted de donde es?” y yo le respondí que era de Cereté. Ella me miró a un más feo y me dijo: “le voy a dar un consejo, en el Congreso de Colombia nunca ha prosperado ninguna de esas iniciativas para tratar de fregar a los bancos. No se desgaste y búsquese otro tema” (…)  Ese fue para mí el reflejo de lo que pasa en Colombia, donde las élites sociales, económicas y políticas defienden sus intereses y los más afectados son los colombianos de a pie” cuenta Barguil Assis.

David Bargui

Este hecho marcó lo que vendría después, el representante de Córdoba emprendió una lucha que parecía imposible de ganar. Tras varios debates y discusiones al interior del Congreso, le fueron aprobadas una serie de medidas con las cuales ha logrado disminuir el duro golpe que dan muchos bancos al bolsillo de los colombianos.

Lea también: La Costa le salió a deber a Electricaribe

“Logramos que los cajeros ya no cobren las transacciones fallidas y que el internet sea el mecanismo de transacción más barato del mercado (…) pero la ley calificada por la ANIF como la de mayor impacto para el desarrollo financiero del país, fue la que eliminó las multas al pago anticipado de los créditos. En Colombia castigábamos a los ‘buena paga’ y apenas la ley salió, bajaron las tasas de interés porque los bancos comenzaron a competir entre ellos” señala el Representante que también logró que se eliminaran las clausulas de permanencia de las empresas de telefonía celular en Colombia.

En la región Caribe, David Barguil tuvo otro ‘Goliat’ que también se mostraba invencible y que hace poco se debilitó por completo. “Cuando salió el aviso de intervención a Electricaribe, completamos el día 1.530, más de cuatro años y dos meses desde que hicimos el primer debate contra esta empresa (…) En esa época este tema no figuraba en la agenda pública, ni en la agenda del Ministerio de Minas. Hicimos seis debates, marchas, recogí 500 mil firmas en los siete departamentos para evidenciar las irregularidades y denunciarlos ante los entes de control” relata Barguil al asegurar que “la pelea” con la multinacional española aún no ha terminado.

Electricaribe-protestas-01

La crisis conservadora

El pasado 27 de noviembre, David Barguil Assis entregó la presidencia del Partido Conservador Colombiano, en medio de una fuerte crisis que se ha venido evidenciando en los últimos años. Sin embargo, él asegura que el balance fue positivo. “He sido el presidente más joven de los 167 años de vida del partido. No fue nada fácil e hice todos los esfuerzos para mantener nuestra independencia del Gobierno Nacional,  que significara apoyar lo que consideraramos conveniente, pero no entregarnos”.

Durante la Convención llevada a cabo ese domingo, el congresista hizo una fuerte intervención y planteó una postura que pocos esperaban: decidió no apoyar la refrendación del Acuerdo Final de Paz en el Congreso. “No busquemos salidas traseras. Apelemos al pueblo y busquemos su apoyo mayoritario (…) Enseñémosle a las Farc cómo se resuelven las diferencias en la democracia’’.

Lea también: Partido Conservador prende polvorín en la unidad nacional

A Barguil lo siguieron en su propuesta los congresistas Jaime Felipe Lozada, Inés López, Arturo Yepes, Mauricio Salazar, Miguel Barreto, José Elver Hernández y Lina Barrera.

A pesar de reconocer que “en interior del partido hay fuerzas que ‘jalan’ cada una para su lado”, David Barguil asegura que ha valido la pena el esfuerzo y el camino recorrido. Sin decir qué sigue en su carrera política, afirma que el objetivo de ahora en adelante debe ser uno solo: “Después de toda esta crisis y esta pelea, hay que hacer un esfuerzo de unidad para llegar con la fuerza necesaria para llegar a las elecciones presidenciales”.