Errores militares en Colombia que terminaron en tragedia

20 de enero del 2016

El pasado lunes murió una niña embarazada por un hecho de esta categoría.

Errores militares en Colombia que terminaron en tragedia

Una menor embarazada de catorce años se convirtió en la última víctima de un error militar en el país. Ella, según sus familiares, se encontraba el pasado lunes 18 de enero en la noche celebrando su cumpleaños en un bar de un corregimiento del Bajo Cauca Antioqueño cuando hombres del Ejército irrumpieron en el sitio, dispararon, y le causaron la muerte.

También lea, Cortinas de $600 millones y otros lujos de los mandatarios latinoamericanos.

El Ejército lamentó el hecho, al que calificó de error, y explicó que los uniformados se encontraban realizando un operativo en contra del Clan Úsuga. Aunque doloroso, éste no ha sido el único error militar que ha provocado víctimas en el país.

Lea también, Los problemas judiciales de los exfiscales generales.

Cajamarca

El diez de abril del 2004 ocurrió uno de los errores militares en Colombia que terminó en masacre. En zona rural del municipio de Cajamarca, Tolima, uniformados dispararon contra campesinos en la noche, resultando muertos cuatro menores de edad y un adulto, entre los que se encontraba un bebé de seis meses de nacido.

En su momento, altos mandos militares, el ministro de Defensa y hasta el entonces presidente Álvaro Uribe, describieron el hecho como una equivocación del Ejército. Sin embargo, cinco años más tarde un juzgado de Ibagué condenó a cinco de los siete uniformados que causaron la masacre a penas de entre 35 y 40 años de cárcel.

Los soldados implicados en la masacre manifestaron a las autoridades judiciales que se encontraban patrullando una zona en la que la guerrilla le había prohibido a la población transitar después de las diez de la noche, y al estar allí después de esa hora, escucharon movimiento detrás de arbustos por lo que abrieron fuego causando la muerte de los civiles.

Las autoridades determinaron que uno de los campesinos fue rematado al quedar herido.

Guaitarilla

El caso más emblemático del llamado fuego amigo, o fuego cruzado entre miembros de la fuerza pública, que en un principio podría calificarse de error, ocurrió también en el 2004, a sólo un mes de la masacre ocurrida en Cajamarca, en el municipio de Guaitarilla, Nariño.

Guaitarilla

Allí fueron acribillados siete agentes del Gaula de la Policía y cuatro informantes civiles a manos de soldados adscritos al Batallón de Infantería No. 9. La versión entregada por miembros de la Policía relata que los uniformados iban a rescatar a un secuestrado que se encontraba en un lugar donde había un cargamento de droga, y fueron interceptados por el Ejército que los recibió con disparos.

Sin embargo, el Ejército manifestó que hubo un error en las comunicaciones, y confundieron a los policías con miembros de las autodefensas, que iban por el cargamento de droga. De todas maneras, hubo otras versiones, como que los miembros del Gaula hacían parte de una red que comercializaba drogas. En este caso fue la justicia penal militar la que asumió la investigación absolviendo a los militares que dispararon contra los policías.

San Sebastián

En el 2014 se registró un hecho parecido al acontecido este lunes en Antioquia. El 26 de agosto de ese año en la madrugada, miembros del Ejército ingresaron a una finca del municipio de San Sebastián, en Bolívar, en donde el dueño de la misma al escuchar ruidos hizo un disparo al aire y los uniformados respondieron con ráfagas de fusil, matando a una mujer en embarazo y dejando heridos a dos hombres.

Sin embargo, voceros castrenses señalaron que los hechos se presentaron luego de un cruce de disparos, versión desmentida por el personero del municipio bolivarense.

Jamundí

En Jamundí ocurrió un caso que todos han comparado con lo que pasó en Guaitarilla. A mediados del 2006 tropas del Batallón de Alta Montaña del Ejército mataron a diez policías y un informante en cercanías del municipio de Jamundí, Valle, que se trasladaban en una operación encubierta en contra del narcotráfico.

El entonces director de la Dijin, general Oscar Naranjo, salió a desmentir que se hubiera repetido el caso de Guaitarilla, aunque sí dejó entrever fallas en la actuación del Ejército. Voceros de esa fuerza manifestaron que en el sector hubo un combate, pero los peritajes mostraron una fuerza excesiva contra los policías, entre los que se encontraba un mayor.

Buenos Aires

soldados muertos en Buenos Aires

Aunque expertos en temas castrenses aseguran que todo ataque que reciben las tropas militares por parte de la guerrilla se deben a errores tácticos, de inteligencia o de logística, hay uno en especial que despertó toda clase de sospechas por las irregularidades en que ocurrió y podría catalogarse en una lista de errores militares en Colombia.

Se trata del ataque de las Farc en una vereda del municipio de Buenos Aires, en el Cauca, en abril del 2015, que dejó once militares muertos y 21 heridos. Aunque inicialmente el Ejército señaló que en la zona de los hechos se registraron combates, lo cierto es que los militares fueron sorprendidos durmiendo en una cancha de la vereda, donde según testigos, llevaban cinco días en el mismo sitio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO