¿Es posible que ‘Simón Trinidad’ firme los acuerdos en La Habana?

13 de mayo del 2015

Expertos aseguran que no es fácil convencer a EE.UU.

Un gran revuelo político causó en el país las declaraciones que dio Sergio Jaramillo, uno de los integrantes del grupo negociador del gobierno en La Habana, a la BBC de Londres, en las que consideró necesaria la presencia de alias Simón Trinidad en la firma de la paz.

Lea también, ¿Debe cambiar el proceso de paz después del atentado en Cauca?

“Hemos hablado con Estados Unidos acerca de esto, en los diferentes y más altos niveles. El Presidente se ha involucrado en el tema, hemos considerado las opciones (…)  Creo que es difícil que él esté allí, yo creo que hay que encontrar el momento adecuado para hacer un movimiento como ese”, aseguró.

También lea, ¿Qué tanto han estudiado los cabecillas de las Farc?

Jaramillo indicó en la entrevista que la presencia del exlíder guerrillero se haría necesaria al final de los acuerdos, específicamente para la firma de los mismos.

Sergio Jaramillo

Sergio Jaramillo, comisionado de Paz del Gobierno Colombiano.

Juvenal Ricardo Palmera, conocido en las filas de la insurgencia como ‘Simón Trinidad’, fue capturado y extraditado a Estados Unidos en el 2004. Desde que se instaló la mesa de negociación en La Habana, las Farc han presionado para que Palmera haga parte de las negociaciones.

De hecho, el gobierno colombiano ha consultado a funcionarios estadounidenses para saber qué posibilidad hay de permitir su salida temporal, pero las autoridades de ese país han sostenido que seguirá pagando ininterrumpidamente la pena de 60 años a los que fue condenado.

Sin embargo, este miércoles el fiscal General, Eduardo Montealegre, manifestó que “no hay obstáculo ni legal ni jurídico” para que Simón Trinidad pueda salir de Estados Unidos rumbo a Cuba.

Luis Eduardo Montealegre

Eduardo Montealegre, Fiscal General de la Nación.

Ante esta incertidumbre, Kienyke.com consultó a algunos expertos en temas internacionales para saber qué posibilidades hay de que Simón Trinidad pueda estar para la firma de los eventuales acuerdos con las Farc en La Habana.

El exministro de Relaciones Exteriores Julio Londoño Paredes indicó que si los gobiernos de ambos países se ponen de acuerdo, el traslado de Ricardo Palmera puede ser una realidad.

“No es fácil el traslado de Simón Trinidad, pues él ya está condenado por un tribunal norteamericano, pero naturalmente en última instancia depende del requerimiento que haga el gobierno de Colombia y la decisión que tome al respecto los Estados Unidos. Eso es un asunto de los dos estados, y si ambos están de acuerdo, la acción se facilitaría”, aseguró.

El también excanciller Rodrigo Pardo manifestó que el tema es bastante complejo, aunque no imposible. “Es difícil desde el punto de vista jurídico, pero hay fórmulas que lo permitirían. Aunque sigue siendo difícil, incluso dentro del punto de vista político, porque no veo que en estos momentos Estados Unidos tenga el interés de facilitar este traslado”.

Pardo señaló que, de todas maneras, vería más complicada la presencia de Juvenal Palmera antes de la firma de los eventuales acuerdos.

Por su parte el experto en temas internacionales, Vicente Torrijos, sugirió: “En principio el tema es muy complicado por cuanto Simón Trinidad está condenado, y en un sistema de división de poderes se supone que la injerencia del ejecutivo sobre la rama judicial es básicamente nula. Pero en la práctica es posible porque lo que prima es el interés nacional, y en este caso ese interés está relacionado con problemas de seguridad. Los estadounidenses están entendiendo cada vez más que la negociación con las Farc afecta directamente su interés nacional”, dijo.

Según Torrijos, la prueba de ese interés nacional es la presencia de un delegado norteamericano en las negociaciones en La Habana. “Esa presencia facilitaría enormemente los diálogos entre las distintas ramas en Estados Unidos y sería perfectamente probable que haya un acuerdo para que, temporalmente, el prisionero pueda desplazarse e intervenir directamente en los diálogos”.

De otro lado, el excomisionado de paz Camilo Gómez Alzate se mostró en contra de la posibilidad si quiera de acordar con Estados Unidos el traslado de Simón Trinidad.

“No tiene sentido sacar de la cárcel a un guerrillero sin haber culminado el proceso de paz, y lo que propone Jaramillo es confuso. No hay que ensillar antes comprar las bestias; es decir, no hay que pensar en traer a Simón Trinidad cuando el proceso está estancado. De pronto podría pensarse en esta medida cuando los diálogos avancen, pero en este momento no creo que la llegada de Trinidad aporte algo al proceso”, aseguró.

Las reacciones desde el Congreso también fueron inmediatas, y desde la misma Unidad Nacional llovieron críticas a esta posibilidad.

“No podemos aceptar todas las condiciones que impongan las Farc para que sigan su curso los diálogos. No comparto la opinión de Sergio Jaramillo, porque este no es un diálogo que dependa de personajes. Simón Trinidad no tiene que estar en la mesa para que los acuerdos puedan seguir discutiéndose”, señaló el senador oficialista de La U, Jimmy Chamorro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO