Escenarios que desafía Colombia por solicitud a Cuba

19 de enero del 2019

Dos internacionalistas expresaron sus argumentos.

Escenarios que desafía Colombia por solicitud a Cuba

La decisión del presidente Iván Duque de romper definitivamente la mesa de diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y solicitar a Cuba la captura inmediata de los diez miembros de la mesa de negociación que allí se encuentran, generó una gran polémica por los posibles escenarios que se podrían presentar si el gobierno cubano accede o no a tal petición. KienyKe.com habló con los expertos sobre cuáles podrían ser las implicaciones.

Las exigencias que realizó el mandatario colombiano fueron respondidas por el canciller cubano Bruno Rodríguez que declara que su nación “actuará en estricto respeto a los Protocolos del Diálogo”y que se encuentra en “consulta con las Partes y otros Garantes”.

Dicha declaración fue oportuna para el jefe de estado colombiano, quien pidió de manera respetuosa “que entregue a esos criminales”, argumentando que “lo que se presentó fue un acto criminal, violador de los derechos humanos y ningún acto de esa naturaleza amerita ningún protocolo que evite que se haga justicia”.

En diálogo con este medio, Mauricio Jaramillo, profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, en apoyo a Duque, aseguró que “no hay un protocolo porque es una situación muy nueva, muy atípica”.

Estas declaraciones fueron contrariadas por Johan avendaño, profesor y analista de la Universidad Central, quien aclaró que con esta decisión va quedar un antecedente “bastante incomodo para cualquier nación que quiera ser garante”, debido a que le van reclamar “el cambio de reglas en la mitad del juego por un hecho circunstancial”.

Resaltó que, a pesar de esto, es legitimo que Colombia pida a los países que no se proteja ninguna expresión del terrorismo.

Jaramillo explicó que hay un antecedente que no es del todo fiable, pero que da la pauta para una posible congruencia en la actualidad: “Andrés Pastrana en 2002 da por terminados los diálogos en el Caguán con las FARC y le pide al gobierno mexicano en cabeza de Vicente Fox, que los declare como grupo terrorista. A decisión Fox accedió muy fácil, obligando a la delegación del grupo armado a cerrar la negociación”.

Para ambos internacionalistas se auguran tres posibles escenarios. Avendaño, dijo que uno de los primeros es que los países garantes respeten la decisión de Colombia aun cuando “jueguen en otras dimensiones temporales y sean cautelosos para no afectar sus relaciones diplomáticas”.

Al respecto, el pedagogo rosarista indicó que entregar los miembros del Eln, “implica romper este principio de ingerencia que los cubanos han defendido siempre” y recalcó que “no es por sintonía ideología como la gente piensa”.

En un segundo escenario, Jaramillo ilustró que “es un proceso que se armó con otros facilitadores y Cuba no es la única que decide la suerte de las conversaciones”, pues tal como narró también el docente centralista, “para nosotros el atentado es un elemento muy grave, pero para los países garantes lo ven como un momento más de la negociación”.

En relación al papel de Venezuela, país garante al igual que Chile, Brasil y Noruega, Avendaño puntualizó que “se le fortalece el proyecto al presidente Duque para terminar de romper cualquier tipo de relación que te tenga con ese país”.

Los posibles giros drásticos y enfrentamientos con la comunidad internacional que recreaba Jaramillo en el caso de Pastrana y las FARC, sería el tercer escenario.

En conclusión, para el educador de la Universidad Central, el Estado “deberá terminar de documentar bien el atentado o de lo contrario quedarán más mantos de dudas”, debido que la polémica centra sus bases en “una intención para fortalecer ese discurso de represión y paranoia social difundida que legitima todo tipo de intervención” ante un grupo armado “escuálido, desfinanciado, sin armamento y estructura”, afirmó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO