La lucha de la UP por hallar los autores de su exterminio

9 de marzo del 2019

Todavía se desconoce quiénes en concreto ordenaron este genocidio.

Unión Patriótica

El acuerdo que se firmó en La Habana en 2016 con la antigua guerrilla de las Farc no es el primero que se celebra en el país. En 1985 nació el partido político de la Unión Patriótica (UP) como resultado del proceso de paz entre el Gobierno de Belisario Betancur y dos frentes desmovilizados de las guerrillas del Eln y las Farc.

Este partido de izquierda nació de una solución política negociada denominada “Los Acuerdos de La Uribe” y representó un cambio en la política que por años había gobernado Colombia. Con estos nuevos aires recibió un fuerte apoyo de muchos ciudadanos en gran parte del país y se volvió una real competencia a los partidos tradicionales.

Sin embargo, este nuevo movimiento político pronto se vio obstaculizado porque uno a uno fueron perseguidos, amenazados, asesinados y desaparecidos los líderes que militaban en nombre de la Unión Patriótica por personas que hasta el día de hoy se desconocen, suceso que se conoce como “El baile rojo”.

Lo que se sabe hasta ahora, con las demandas que llegaron hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es que se trató de un plan sistemático orquestado por dirigentes políticos de oposición, miembros de las Fuerzas Armadas y grupos paramilitares.

En julio de 2018 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) el caso 11.227, Integrantes y Militantes de la Unión Patriótica (UP), respecto de Colombia.

En diálogo con KienyKe.com Aída Avella, senadora y presidenta actual de la UP, afirmó que luego de que la CIDH se pronunciara sobre el caso, la respuesta que les dio el gobierno fue que no tenía como reparar a las víctimas: “Nosotros ya enviamos todos los documentos que nos pidieron, estamos esperando el conocimiento de la Corte porque ya CIDH falló y precisamente este afecta al gobierno, ya que dice ‘ustedes son responsables de lo que ha ocurrido, y tienen que hacer una serie de reparaciones'”.

¡La UP vive!

La Unión Patriótica nunca dejó de existir, pese a que no estaban muy presentes en las agendas electorales y estuvo en riesgo de perder su personería jurídica, el movimiento político siguió militando bajo las constantes amenazas que aún les siguen llegando. Hoy es una bancada parlamentaria que hace parte de la oposición política del gobierno.

“Estamos trabajando intensamente, seguimos en la reorganización del partido y estamos trabajando ya por las elecciones de octubre de este año. Tenemos el trabajo congresional, todo lo de Plan Nacional de Desarrollo y fundamentalmente estamos en el proceso de continuar la reorganización de nuestro partido. Porque estaba con muchas falencias, dado todo lo que nos ha pasado“, aseguró Avella.

Aída Avella, fue la formula vicepresidencial de Clara López en las elecciones de 2014. Durante el año 91 asumió la presidencia de la UP, pero luego de sufrir un fallido atentando en su contra duró 17 años exiliada en Suiza. “Yo regresé el 13 de marzo de 2013, y estuve entre Suiza y Colombia, hasta el año pasado que resolví regresar completamente al país para poder incursionar en las elecciones de marzo del 2018”.

La senadora dice que desde febrero de 2014 volvió a recibir amenazas de muerte “permanentemente recibimos amenazas y también muchos de nuestros dirigentes las reciben, algunos tienen esquemas de protección, otros no tienen hay gente de la UP  que le ha tocado salir de las zonas para evitar que los maten”.

Las memorias de las víctimas de la UP

Avella aseguró a KienyKe.com que ya envió la solicitud al Centro Nacional de Memoria Histórica para que les regresen los archivos que ellos tienen sobre la UP: “No queremos ni siquiera que queden copias de nuestros archivos, no tenemos ninguna confianza en el señor Darío Acevedo, no creemos que él merezca guardar las memorias de las víctimas”.

La UP crearán su propio centro de memoria, y se basaron en lo que hicieron en Argentina las víctimas de la dictadura, donde guardaron su propias memorias. “Este centro lo manejaremos las víctimas, nada que tenga que ver con el Estado, para no ser objetos de manipulación, ni de tergiversación, eso no lo vamos a permitir”, dijo.

“Yo le estoy pidiendo públicamente a los del Centro Nacional de Memoria que nos devuelvan hasta las copias, no queremos que se guarde nada allá”, expresó la presidente de la UP.

La semana pasada la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) informó la apertura del Caso 006, sobre victimización de miembros de la Unión Patriótica (UP) por parte del Estado, y las víctimas presentarán ante este tribunal un resumen especial sobre la situación que ha enfrentado este movimiento político desde 1984.

“Nosotros vamos a hacer un resumen ejecutivo de las cosas que vamos a entregar a la JEP, que nos parece que es necesario que ellos efectivamente conozcan también de viva voz de algunos testimonios que hay que dar para que el país conozca también lo que pasó por parte del Estado y las matanzas de la UP”, expresó Aída.

El movimiento político irá ante la Comisión de la Verdad “para que se investiguen algunas cosas que nadie ha querido investigar. Nosotros creemos que los gobiernos no han querido hacerlo porque hay casos emblemáticos con muertes que conmovieron al país, en el caso de la UP nunca pudieron saber quienes los habían matado, y menos los castigaron”.

Han pasado 35 años desde que se inició esta matanza que es innegable en la historia de Colombia. Por ahora el caso está llegando a máximas instancias internacionales, y al parecer serán los primeros en reconocer este crimen que cobró la vida de personas que como todos tenían el derecho a expresar libremente su postura política.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO