“Extrañamente no me ha salido trabajo desde que estoy en el sindicato”

“Extrañamente no me ha salido trabajo desde que estoy en el sindicato”

1 de octubre del 2015

De una manera tranquila, casi jocosa, el reconocido actor Ernesto Benjumea al finalizar esta entrevista y después de hacer una radiografía completa de los problemas que aquejan al gremio actoral, reveló que en los dos últimos años sólo ha trabajado cinco meses en la televisión, en el papel del director de cine Víctor Gaviria en la serie ‘La Vendedora de Rosas’ que actualmente es transmitida en las noches.

Lea también, La pelea de El man es Germán contra productoras de televisión.

Ha estado sin trabajo por más de un año, tiempo que coincide con su vinculación con la Asociación Colombiana de Actores, ACA, el sindicato que reúne a cerca de 1200 artistas en el país, y del cual es su vicepresidente. Ernesto, hijo del ‘gordo’ Benjumea, reconoció que este período ha sido el más largo que ha estado sin trabajo en toda su carrera actoral de más de 20 años.

También lea, “Yo veo a la gente haciendo falsos positivos en la televisión”.

“He trabajado cinco meses en los últimos dos años apenas, y no quiero pensar que eso tenga que ver con mi compromiso con el gremio, y es la vez que más he estado sin trabajo. Ni a casting estoy yendo”, dijo de manera resignada.

Pero, ¿a qué se deben los temores que tiene el actor? Ernesto tal vez no sea el único artista que haya hecho referencia a la corrupción y chanchullos al interior de la industria televisiva, pero sí hasta ahora el único que lo hace de frente en los medios de comunicación, sin importarle las consecuencias que esto le traiga.

Aunque no se refirió específicamente a algún medio en especial o a alguna persona, Ernesto Benjumea le dijo a KienyKe.com que los hechos de corrupción se están presentando en el proceso de contratación de los artistas.

“Hay hechos de corrupción dentro de la industria en los procesos de contratación. La televisión pertenece a los productores, directores, productores y actores, pero en la mitad de esta relación hay varios cargos, y muchas de estas personas que tienen que ver con procesos de contratación vienen ejerciendo actividades corruptas, temas de tercerización, coimas para contratación, temas en los que hay miedo de denunciarlas. Cada vez me van a querer menos en la industria, porque si logramos limpiar toda esta clase de cosas va ser muy bueno para los artistas como para los industriales”, aseguró de manera vehemente.

Sin embargo, las denuncias no terminan ahí…

Ernesto Benjumea-02

Ernesto Benjumea en el papel de Víctor Gaviria en la novela sobre Lady Tabares.

“Actualmente las realizadoras no están cumpliendo la regulación para los actores y actrices del extranjero, que está desde hace tiempo, en la que se limita la participación de estos artistas para que una realización sea catalogada como producción nacional, y en estos momentos hay varios productos que no lo respetan”.

Aunque la ACA fue constituida hace más de un año, ya está gestando su principal victoria, la presentación de un proyecto de ley, en compañía de algunos congresistas como Iván Cepeda y Ángela Robledo, que busca profesionalizar y mejorar las condiciones laborales de los actores en Colombia.

Benjumea le explicó a este medio digital qué aspectos quieren reformar y reglamentar en esta iniciativa.

¿Qué pretende la Asociación Colombiana de Actores?

“Con el nacimiento de la Asociación Colombiana de Actores en mayo del año pasado, entendimos que gran parte de la problemática que vive la profesión se debe a que no contamos con un grupo de profesionales, y sigue siendo la actuación como un escampadero para tanta gente, y si no sirven para algo se vuelven actores. Eso ha hecho que la calidad del teatro, del cine y de la televisión se vea afectada, pues los productores de los medios no saben quién es actor”, dijo.

Según Ernesto, aunque cualquier persona puede actuar, “hay unas universidades que están graduando profesionales en artes escénicas, y aquellos que han decidido que la actuación sea su vida y no un escampadero provisional, necesitan unas garantías de trabajo de parte del Estado y unos derechos. Esto le conviene al gremio y al país por una televisión de calidad, una mejor cultura. Por eso nace la ley del actor, para poner orden en muchas cosas”.

El vicepresidente de la ACA afirmó que en sólo Bogotá hay cinco mil actores, pero si se hace un cálculo mental de cuántos son conocidos, “esos son los pocos que han podido hacer una vida en condiciones dignas viviendo de la actuación, pero detrás de ellos hay una base de una pirámide grandísima, pues hay personas que no tienen cómo conseguir su sustento diario, y tienen que emplearse en oficios totalmente distintos a la actuación u oficios que no son afines a lo que estudió, como por ejemplo profesor de artes escénicas”.

Cuota de actores profesionales en series y novelas

La iniciativa que próximamente será radicada en el Congreso de la República, establece como obligatorio la inclusión de un porcentaje mínimo de actores profesionales, o sea aquellos que tienen un título en artes escénicas o que tengan más de tres años de experiencia.

¿Qué pasará entonces con los jóvenes talentos que no tienen el título ni la experiencia?

“La idea no es sacar gente, sino darles garantías a quienes han hecho de la actuación su oficio de toda la vida. A mediano plazo todo el país ya tiene que entender que las artes y la actuación son una profesión, aunque muchos crean que estos es fama y fortuna, pues sólo es así para una inmensa minoría, que puede llegar a ser el cinco por ciento de los actores”.

Pensión actoral

“Estamos en una especie de limbo muy particular, porque el interés del Gobierno por buscar mecanismos para asegurar la pensión está por los grandes números y por la gente que pertenece a los estratos más bajos. A veces incluso personas reconocidas dentro del medio de la actuación tienen grandes problemas por la falta de continuidad en el trabajo, y se puede pensar que tienen honorarios muy altos, aunque no es del todo cierto, y no pueden cotizar las suficientes semanas a una pensión. Entonces hay un problema que tiene que ver no tanto con la cantidad de aportes, sino con la continuidad de los mismos.

Ernesto Benjumea-01

(…) Esos honorarios que algunas veces son más o menos altos, tienen que alcanzar para el tiempo en el que no se desarrolla algún papel en una serie o novela. Por eso, estamos tratando de encontrar fórmulas y maneras, sin buscar un régimen especial, para cotizar y dejar atrás esas historias de los reconocidos actores que mueren en el olvido y la pobreza, lo que da gran vergüenza”.

Benjumea relató que hace unos años “en nuestra primera asociación de actores que tuvimos, se destinaron algunos recursos a los que tenemos derecho, como los derechos de comunicación pública, para cubrir auxilios funerarios, aunque somos los mismos actores con nuestros propios recursos que hemos cubierto algunas necesidades de nuestros compañeros, lo que está bien por solidaridad, pero el Estado no puede evadir la responsabilidad en esto”.

Actores profesionales versus modelos y reinas de belleza

“Nuestra pelea desde la Asociación Colombiana de Actores es que se respete la profesión, y garantizarle a quienes estudiaron en una entidad educativa avalada por el Ministerio de Educación, que no se van a ver desplazados por otros que no han estudiado, como modelos o reinas de belleza. El problema no es que se vaya desplazar a aquellos actores que ya tienen una trayectoria, sino para los jóvenes que están estudiando, porque se van a quedar sin espacio de trabajo”.

Frente a esta realidad el veterano actor señaló que un joven que estudia “no se gasta cinco años en un gimnasio, pero se ve desplazado por otro que ha estado seis meses en uno, quien además no tiene las condiciones necesarias para desarrollar el trabajo, ni el entrenamiento, ni la formación humana. Sin embargo, a veces por un pensamiento cortoplacista y con la intención de no hacer grandes inversiones pueden pensar en contratar jóvenes salidos de una casa de modelaje, les hacen casting para una escena y se dan cuenta que aguanta, pero cuando esta persona tiene que hacer 500 escenas, se hace agua y nos preguntamos por qué los bajos ratings”.

¿Abuso laboral?

“En el oficio queremos que se nos reconozcan las horas extras. Acá el problema que hay que solucionar, es cómo hacer excelentes productos. Por ejemplo, en algunos productos hay que hacer escenas exteriores toda la noche, hay que ver cómo está ese actor a las cinco de la mañana, y saber hasta qué hora un actor, actriz tiene cara y fuerza, así como el equipo técnico y un director tener cabeza para estar al cien por ciento para hacer un excelente producto.

(…) Entonces no es problema de cuántas horas se trabajan, pero hay que ver por ejemplo lo difícil que es para un actor o actriz aprenderse 35 escenas que tiene que grabar en un solo día, y fuera de eso tiene que llegar a su casa a aprenderse el libreto del plan de grabación de la siguiente jornada. Este ritmo de trabajo se hace, pero queda un producto no tan bueno”.

“Los realities son una pésima idea”

Benjumea aprovechó para lanzar puyas a los realities show que les han quitado espacio a los actores profesionales.

“Para nosotros los realities son una mala apuesta e idea, y deseamos decirles a los productores que los queremos proteger, pero que ellos también nos protejan, y así ambos protegemos la industria. Si nosotros entendemos que la televisión es un servicio público y que de alguna manera estamos culturizando y educando, los realities son el espacio donde se muestra lo peor de los seres humanos, no es una buena idea y menos en horario prime. Además que si no se puede exportar un solo reality, no es una buena idea para la industria televisiva, y se ha vuelto en una apuesta para ganar no mucha plata pero tenerla asegurada, a costa de los actores”.

Ernesto Benjumea-ok