“Existen empresarios de los falsos testigos”

23 de febrero del 2016

El abogado Gustavo Moreno afirma que el negocio de mentir en Colombia paga.

“Existen empresarios de los falsos testigos”

Entre tantos carteles que hay en Colombia, se suma el de los ‘falsos testigos’, en el que organizaciones fuertemente estructuradas ofrecen testimonios que favorecen o perjudican a personas en procesos penales. Este es el tema que trata el nuevo libro ‘Los Falsos Testigos’ de Gustavo Moreno Rivera, quien hace una investigación a profundidad de esta industria criminal.

Lea también: Un “montaje político” mantuvo ocho meses preso a este congresista

Gustavo Moreno, abogado especialista en Derecho Penal, inicia esta investigación con el aval del Colciencias y acompañados por varios académicos, con el ánimo de visibilizar las dinámicas de este cartel de los falsos testimonios. “Empezamos a documentar los casos de Gabriel Arango Bacci, Nancy Patricia Gutiérrez, Luis Fernando Velasco, Angélica Ramírez, Carlos García Orjuela, entre otros. Los escogimos porque son de opinión pública y la gente los tiene muy presente por todo un despliege mediático cuando se capturaron, cuando fueron procesados y cuando fueron llevados a juicio, y establecimos a través de esta investigación que no solo existen falsos testigos sino que hay empresarios de los falsos testimonios, personas que se lucran del falso testigo”.

Para el abogado, “mentir en Colombia si paga” y más en la justicia colombiana donde existe muchos casos en que vale más un testimonio falso para dañar, beneficiar o para extorsionar a una persona. La cuestión es que los casos que se documenta son de casos de escrutinio público, son personas que tiene los medios para pagar abogados e investigadores pero, ¿qué pasará cuando esto le suceda a una persona del común y que sea acusado injustamente? Esta es una de las razones por las cuales se origina este libro.

Abogado Gustavo Moreno

Lo interesante de esta investigación, dice Gustavo Moreno, no es solo el documentar los hechos sino los actores. El texto dice con nombres propios los testigos falsos, los funcionarios que han participado y los casos en los que se han vinculado.

Lea también: Pánico en Congreso por alcances del cartel de falsos testigos

El libro señala las modalidades del falso testimonio: para incriminar inocentes, exculpar a los responsables o para la extorsión. Este empresa criminal tiene personas que ya están en las cárceles colombianas y que son pagadas para mentir a la justicia sobre otros procesos, llegando a escenarios para “descalificar contenedores políticos, judiciales y hasta en lo particular como el caso Colmenares”. Pero estos criminales no se benefician económicamente sino que tienen beneficios como rebaja de penas o privilegios, como entrada de celulares o mejores condiciones en sus celdas. “En las cárceles se consigue falsos testigos por cien mil pesos”, asegura el autor.

Otra de las falencias de estos casos es la “incredulidad” de los funcionarios públicos encargados de estos procesos y que no hacen verificación, correspondiente afirma el abogado. “La verdad se obtiene con trabajo, con investigación, con dedicación, con disciplina y esto también es muestra que el sistema judicial está fallando”.

La Fiscalía General de la Nación creó un grupo especializado en estos temas y que tiene a sus disposición trece fiscales, pero esta iniciativa no es suficiente para hacerle frente estas organizaciones. Para Moreno hay intereses políticos y económicos que no facilitan el trabajo de esta entidad, agregando la carencias de investigaciones a profundidad que permitan corroborar los testimonios de estas personas y que puede ayudar a la agilización de procesos penales.

Lo aquí dicho es un abre bocas de todas las denuncias y modalidades de cómo funciona este cartel, y la cuestión es darle solución, así como revisar las falencias de la justicia, para que el mentir no sea pagado en Colombia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO