Fidel Cano: “No todos somos igual de arrogantes”

25 de marzo del 2015

“El Espectador ha mantenido su independencia y jamás ha tenido intereses políticos”, dijo.

Fidel Cano

El Espectador celebra 128 años y su director, Fidel Cano, se presenta –humildemente- cada lunes a contar los errores que cometieron la semana anterior.

Obviamente es difícil hacerlo porque hasta el mismo equipo de redacción no lo entiende y suele molestarse.

“Pero muy interesante –explica Cano- porque es una manera de demostrar que los periodistas no somos infalibles, también nos equivocamos muchas veces; demostramos que no todos somos igual de arrogantes y que podemos poner la cara y aceptar que nos hemos equivocado”, dijo.

“Yo espero que eso sirva dentro del periódico para que los errores sean menos cada vez. No lo he logrado todavía, pero esa es la aspiración”, añadió.

– ¿Y cómo están celebrando esos 128 años?

Pensando en innovación, como ha sido siempre. La edición de este martes se fundamentó en 40 historias de colombianos que están innovando. Además de la edición impresa, tenemos varios videos y animaciones de realidad aumentada que van a incitar que la gente colabore con sus ideas sobre innovación.

Hicimos un hashtag que se llama #SoyInnovador para que toda la gente participe.

-¿Cómo es la portada?

Es más bien tipográfica pero usted, con una aplicación que se baja gratis, va a poder poner su móvil ahí en frente de la portada y le va a salir un video con algunas de estas historias de los innovadores hablando sobre la innovación.

Fidel Cano 1

-¿Cuál es la historia más impactante?

Me gusta mucho la historia de un muchacho que toca guitarra, pero con la prótesis que le hizo un familiar, pensada más en la dignidad del usuario. Lo que se ve es muy emocionante. La innovación no es solamente tecnología, también cosas prácticas en la vida.

Tenemos por ejemplo una aplicación que diseñaron para salvar una lengua que se estaba extinguiendo.

También hay científicos, alguien como Jorge Reynolds, quien hoy a sus setenta y tantos años sigue analizando los impulsos eléctricos del corazón después de haber creado el marcapasos para seguir desarrollando; para seguirle mejorando la vida a quienes tienen problemas con el ritmo de su corazón.

-¿Es notorio y perturbador el maridaje entre periodismo y política?

Yo creo que ha sido notorio desde hace tiempo con algunos periodistas y con algunos medios, pero puedo dar fe de que El Espectador ha mantenido su independencia durante todos estos 128 años y jamás ha tenido intereses políticos, ni sus periodistas ni su periodismo.

-¿Hay familias intocables, como por ejemplo los Galán?

Por supuesto que no. Si se refiere a un artículo que rectificamos, la nota se publicó porque tenía un planteamiento de un posible exceso de favoritismo por ser quien era en el ICBF.

El problema con ese artículo es que no desarrolló esa que era la historia importante sino que se metió en chismes personales sobre su vida personal (la del senador Juan Manuel Galán), y el problema con sus hijos y su exesposa, que no son de interés. Lo interesante era si el ICBF había actuado con favoritismo hacia el señor Galán o no.

-¿Cuál es la salud y el crecimiento del periódico?

El Espectador es un caso un poco diferente frente a los medios impresos casi que del mundo, porque sigue creciendo en suscripciones. La venta en la calle sí se ha bajado un poco, pero digamos que en el total El Espectador es el único periódico fuera de los populares que en Colombia está creciendo, eso lo muestra el EGM año tras año.

Obviamente a veces sube, a veces baja, pero cuando usted mira los últimos cinco años en general, la pendiente es bastante alta en el impreso, y además en la plataforma digital ni hablar. El Espectador se consolidó sin duda como el segundo portal de noticias del país, y cada vez más cerca del primero.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO