“A fin de año, más de la mitad de Europa reconocerá al Estado Palestino”

13 de mayo del 2015

Vocero palestino revela estrategia diplomática que involucra a Colombia.

“A fin de año, más de la mitad de Europa reconocerá al Estado Palestino”

Para finales de este año no solo el Vaticano habrá reconocido a Palestina como estado independiente y soberano. También lo podrían hacer otras potencias europeas como España, Portugal, Italia, Francia, Inglaterra y Alemania. Así lo reveló a Kienyke.com Mohamed Odeh, vocero de la Comisión de Exteriores del Movimiento de Liberación Nacional de Palestina Fatah, el partido más influyente dentro de esa nación.

Lea también: El pueblo palestino en el que hablan español, escuchan cumbia y festejan el 20 de julio

Odeh, también presidente del Comité para América Latina del partido gobernante palestino, anunció que de los tres países latinoamericanos que aún no han reconocido a su nación como Estado (México, Panamá y Colombia), ya hay grandes avances en negociación con México y Panamá, así que espera que pronto ellos determinen avalar el estatus de soberanía para Palestina.

Lea también: Hebrón, ¿la resurrección del ‘apartheid’?

Mohamed Odeh se encuentra en Bogotá para reunirse con varios partidos políticos y volver a insistir en que Colombia se una al resto de Latinoamérica, que casi en su totalidad abogan por la solución pacífica de dos estados soberanos en Medio Oriente.

Lea  también: 15 mil refugiados bajo las balas en Palestina, la vida en el campo de refugiados de Jalazone

-El Vaticano decidió hoy anunciar que reconocerá a Palestina como Estado, soberano e independiente. Lo curioso de esta noticia es que el reconocimiento había sido acordado hace más de 10 años, pero solo ahora el Papa Francisco decidió dar el paso. ¿Por qué no se atrevían?

El problema del Vaticano es que siempre ha cargado la culpa del Holocausto. Entonces ahora llega el papa Francisco, que es latinoamericano y no lleva ninguna carga de ser culpable de lo que le pasó a los judíos en esa época, y por ello no teme en garantizar el reconocimiento.

-¿Entonces Benedicto XVI y Juan Pablo II, si hubiesen firmado, habrían sido condenados por Israel porque en sus países se desarrolló el Holocausto? ¿Esa carga histórica se las habrían ‘echado en cara’?

Un papa que, por su origen, se siente culpable por el Holocausto, no iba a apoyar al estado Palestino. Ni Benedicto (alemán) ni Juan Pablo II (polaco), lo iban a hacer. Incluso Juan Pablo II tuvo que reconocer la culpabilidad de los cristianos en el Holocausto. Y la realidad es que no fue así. Pero ese papa, latinoamericano, no siente ninguna carga, y su decisión abre el camino a muchos países para que cambien su forma de pensar.

-¿Entonces cree que la decisión del Vaticano motivará a otros países, que aún no los hayan reconocido, a hacerlo?

Puedo decirle que de aquí a final de año, más de la mitad de los países europeos van a reconocer al Estado Palestino.

-¿Tiene certeza de lo que me está informando?

Sí.

-¿Cuáles países lo harán?

Por ejemplo Irlanda es uno. Portugal, España, Italia, Francia también. Se está discutiendo con Inglaterra y esto va muy adelantado. Si Reino Unido da el paso, le seguirá Alemania.

-¿Entonces han tenido una estrategia diplomática en esos países que les aseguraría esta victoria? Hasta ahora Suecia es el único país de la UE que, de frente, los reconoce…

Hemos trabajado de manera distinta con parlamentos y partidos políticos. Ha dado muchos resultados y frutos, mucho más que discutir con los gobiernos directamente.

-¿Entonces la estrategia antes era fallida?

El tratar de buscar cabezas de Gobierno fracasó en Europa. En América Latina sí hemos trabajado con los partidos y gobiernos. Hemos logrado que toda América Latina, excepto Colombia, México y Panamá, reconozcan a Palestina.

-La diplomacia colombiana es muy tímida en dar el paso, aunque el presidente Juan Manuel Santos ha sugerido apoyar la creación del estado palestino. ¿Viene usted a tratar de convencer al gobierno de dar el paso?

Como palestinos tenemos que trabajar como uno solo. Yo represento a un partido, no al Gobierno. El que representa al gobierno es el Canciller. Incluso el canciller, Riad Al Malki, ha estudiado en Colombia, conoce la política colombiana y él debería buscar más influencia; no sé porque no se ha logrado. En Panamá también hemos avanzado. Casi están a punto de reconocernos. En México, el presidente me lo prometió personalmente que sí nos iba a reconocer. Si yo tuviera la oportunidad de ver al presidente Santos, tengo casi la certeza de que puedo cambiar su manera de pensar hacia Palestina.

-¿Cuándo habló con Enrique Peñanieto?

Cuando él todavía estaba de candidato. No investido como Presidente.

-¿Y le prometió que sí les daría el reconocimiento?

Sí. No me dijo fechas, pero estoy programando un viaje a México para finales de Julio. Ojalá pueda volver con la gran noticia.

Presidentes

Panamá, México y Colombia son los únicos países latinoamericanos que aún  no reconocen a Palestina como estado.

-¿Cree que se debe a presiones desde Estados Unidos el que Colombia aún sea el único país suramericano que aún no los ha reconocido?

Tenemos ejemplos en el continente, también amigos de Colombia, que han actuado a pesar de ser de derecha. Cuando Chile reconoció a Palestina, fue bajo un gobierno de la derecha (Sebastián Piñera). Y son muy amigos de Israel, de Estados Unidos, de Colombia y México. Y no les ha pasado nada malo por reconocernos. Nadie le ha castigado. Si Colombia reconoce a Palestina, no pasará nada malo. Tal vez se enfaden una semana los israelíes. O los norteamericanos. De resto no pasará nada.

-Si uno analiza los discursos de Barack Obama sobre Israel, se evidencia que no está muy de acuerdo con Netanyahu, que se ha moderado hacia la solución de los dos estados…

En Estados Unidos la política no la pone el presidente. Tiene su influencia, pero es una política puesta por una élite política de los dos partidos (Demócrata y Republicano), y cambiarla es bastante complicado. Obama, recién elegido, hizo una conferencia en El Cairo, mejor que los árabes mismos. Pero a la hora de aplicar lo dicho, no se pudo. Obama incluso enfrenta como problema sus orígenes africanos. Ganó las elecciones por pertenecer y abanderar a un partido, porque si él se hubiera presentado solo, los norteamericanos hasta ahora aún podrían ser racistas y no lo habrían elegido. Muchos echan la culpa al lobby sionista, al lobby judío, y yo personalmente no lo veo así. Entendemos que Israel es el hijo privilegiado de Estados Unidos, etc, pero tu hijo, cuando comete un error, lo castigas. Cuando hace un logro lo incentivas. Esto puede usarlo Estados Unidos con los israelíes y podrían imponer una solución justa, global y duradera a ese conflicto.

-¿Y esa solución está lejana?

No la veo lejana. Es la última vez que un personaje como Benjamín Netanyahu puede ser elegido. Es el último gobierno que pueda ser tan extremista que pueda tener Israel.

-Pero lo cierto es que él está recién reelecto, y hace unos días autorizó seguir construyendo asentamientos en Jerusalén… ¿No hay gestos de paz?

Los asentamientos se le están complicando más de lo normal. Si se llegara a un acuerdo, lo que negociaríamos con Israel es: las fronteras, el agua, los presos, el estatus de Jerusalén y el tema de refugiados. Si nosotros llegáramos a definir las fronteras, por lógica los asentamientos tendrían que desaparecer. O tenemos una propuesta: que ellos se conviertan en ciudadanos palestinos, (como hay ciudadanos de Israel que poseen la nacionalidad palestina y viceversa, que siguen siendo judíos y que acatan las leyes palestinas).

-¿Y eso será razonable de conseguir?

Cuando se retiró (Ariel) Sharón de Gaza había asentamientos israelíes allí, igual que lo que hay en Cisjordania, y él los desmanteló todos. No dejó ni un colono en Gaza. El tema de los asentamientos que sí son complicados de solucionar son dos: los que están en Jerusalén y en Hebrón. Los que están en las montañas se pueden desmantelar.

-¿Pero los colonos, si son arraigados en sus ideologías, lo aceptarán?

También es una gran mentira que ellos se quedan en los asentamientos por ideología. Los estudios que han hecho los mismos israelíes reparten a los colonos en tres grupos: un 10% ideológicos, y ellos normalmente son los que están en Jerusalén y Hebrón. Un grupo de comerciantes (50%), pues esto es un negocio para ellos. Y el tercero que vienen de otros países buscando la manera de mejorar su vida, y que no son ni israelíes ni árabes: pueden ser rusos, asiáticos (40%).

-¿Están completamente sepultadas las negociaciones con Israel, hoy?

No hay negociaciones y con el gobierno de Netanyahu sería imposible negociar, salvo que ellos tomen la decisión de que hay que definir las fronteras de Israel, porque el único país del mundo que no tiene fronteras son ellos. Si las definimos, también se definen las de Palestina. Y el resto de problemas se resuelve. Esto necesita una presión internacional, fundamentalmente de Estados Unidos y otros países amigos de Israel.

-Y me dice que casi tienen a Europa…

Pero también, aunque la Unión Europea nos reconozca, eso no garantiza que seamos estado pleno mañana…

-Pero sería un apoyo de gran magnitud…

Nuestra guerra con Israel no es una guerra de alzar armas e ir a pegar tiros. Lo hemos probado, hemos luchado contra ellos, ellos han hechos guerras contra nosotros, y resultó que es imposible. Ni ellos nos van a arrancar de ahí, no podrán, y nosotros ni siquiera hemos pensado en destruir el estado de Israel. Por tanto, la solución debería ser una mesa equilibrada, con condiciones de igual a igual.

-¿Pero ahora creen que están en condiciones simétricas para negociar?

Pues si nosotros tuviéramos la mitad de las cartas y ellos la otra mitad, negociamos y llegamos a un acuerdo. Pero si ellos tienen todas las cartas y mostros no, ¿qué vamos a negociar? Lo que van a hacer es imponernos sus decisiones. Pero la justa repartición de las cartas solo la garantiza Estados Unidos. Si ellos dicen a los israelíes que de aquí a un año hay que materializar el Estado Palestino, pues se materializa.

ISRAEL-PALESTINIAN-GAZA-CONFLICT-PRESSER

Benjamín Netanyahu, primer Ministro de Israel, fue reelegido este año en el poder. No se ha mostrado a favor de reconocer a Palestina como Estado, y en cambio ha autorizado la construcción de nuevos asentamientos (colonias ilegales ante la comunidad internacional), en ciudades como Jerusalén.

-¿Y su exigencia siguen siendo las fronteras de 1967, también reconocidas por la ONU?

Según las resoluciones de la ONU, tenemos las fronteras de 1967, que es el 22% del total del territorio (Israel+Palestina). Aunque la resolución de creación del Estado de Israel (1947) nos otorgaba el doble.

-¿Y por qué no las reclaman?

Somos realistas…

-¿Jerusalén, la reclaman como Capital, o abogan por la solución de declararlo territorio internacional?

No tendríamos ningún problema con ello. Es Israel el que tiene problema con eso. Hasta hemos propuesto que seamos un solo estado también, que se llame como se llame, que vivamos todos como ciudadanos. Que algún día Netanyahu venga a decir que un palestino y un israelí son iguales, en derechos y deberes, entonces no tendríamos problema.

-¿Denunciar a Israel ante la Corte Penal Internacional no es una provocación?

No es lo que buscamos. Es una manera de impedir que se comentan más crímenes contra el pueblo palestino.

-Pero Israel no reconoce la jurisdicción de esa corte, entonces no sirve…

Tal vez no ahora, pero mañana tendrá que servir. Tenemos fe en que todos los seres humanos del mundo, que tienen principios, valores, ética, tienen que unirse un día para hacer factibles estos valores.

-¿Cuál es su agenda en Colombia?

Amo a Colombia. Tengo una invitación del Polo Democrático, y reuniones con el Partido Liberal y Alianza Verde. Pero quiero tener otras reuniones para estrechar vínculos entre Colombia y Palestina. Y de ninguna manera es mi objetivo afectar los lazos que tiene Colombia con Israel. Quiero que Colombia sea un mediador, amigo de los dos estados.

-Y como anunció que a final de año más de media Europa los reconocerá, ¿cree que para ese mismo plazo, Colombia también habrá dado el paso?

Espero que sí. No tengo la certeza como con Europa, pero espero que sí.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO