“Que no siga el sainete”, pide el Procurador Ordóñez

18 de noviembre del 2014

Reacciones de Horacio Serpa y Clara López.

Alejandro Ordoñez Clara Lopez y Horacio Serpa

Mientras aumenta el desconcierto por las declaraciones evasivas de la guerrilla de las Farc, distintas voces de la vida nacional se alzaron para exigir que se insista en la búsqueda de la paz. Obviamente “el tono” es distinto.

El Procurador Alejandro Ordóñez:

Primero que todo, el país debe rodear al Ejército Nacional, debe apoyar la decisión de suspensión de las conversaciones con las FARC, pero es indudable que no podemos ocultar que esto es la consecuencia de haber iniciado unas conversaciones sin ninguna condición, y por eso han seguido los secuestros, los actos terroristas, el reclutamiento de niños, las acciones criminales contra la sociedad civil.

Creo que es la oportunidad para relegitimar el proceso y reiniciarlo con condiciones. Estoy seguro que al General lo van a devolver con el show mediático correspondiente, con la solicitud de despeje de territorio o llamamiento de escenarios internacionales para de ahí derivar voluntad de paz de las Farc.

Pero es indudable que aquí hay mucho más, hay una crisis sustancial del proceso porque estuvo mal hecho desde un comienzo, mal hecho no por la intención, no por el proceso, no por el deseo de buscar la paz, sino porque se realizó sin condición alguna.

Es la oportunidad excepcional que el gobierno tiene para relegitimar este proceso, si no… seguiremos en este sainete. Hace 15 días fue el secuestro de dos soldados, hace ocho días fue el asesinato vil de dos indígenas, antier fue el secuestro del cual estamos hablando y mañana se entregarán y después continuarán con esta dinámica que ya todos conocemos.

Es necesario que las FARC expresen de una manera clara, definitiva, contundente, su vocación por la paz. De lo contrario, pierden credibilidad, hacen perder confianza.
Esa es la razón por la cual la sociedad civil es tan escéptica de este proceso, porque las demostraciones de las Farc no son demostraciones de paz.

Alejandro Ordoñez y Ruben Dario Alzate P

Clara López, del Polo Democrático

Es una situación muy crítica que tiene que resolverse rápidamente. Pienso que con la autoridad moral que me asiste al haber dado mi voto de confianza a los diálogos de paz de La Habana votando por Juan Manuel Santos y garantizando su continuidad, puedo exigirle a la guerrilla que tiene que dejar en libertad al General de manera inmediata como muestra de su compromiso con el proceso de paz.

Pero también el Presidente Juan Manuel Santos, que ha decidido que se negocie en medio de la guerra, tiene que sufrir las consecuencias de esa decisión que hemos criticado. Me parece inconcebible que se vayan a romper los diálogos por este hecho de guerra.

El Presidente Santos lo que ha hecho es anunciar que no acepta negociar con una tregua, y resulta que cuando uno no negocia con una tregua suceden hechos de guerra, y este es un hecho de guerra.

Lamentable, condenable, pero es un hecho de guerra que está enmarcado dentro de las reglas de juego que ha establecido el propio gobierno para adelantar los diálogos.

Desde luego que es una retención, desde luego que la condenamos, desde luego que queremos que devuelvan al general sano y salvo al Ejército y a la sociedad, pero eso no le quita que es un acto de guerra y no un ataque contra la población civil.

Horacio Serpa, Partido Liberal

Estoy de acuerdo con la suspensión de las conversaciones que hizo el Presidente Santos porque el hecho golpea fuertemente al proceso, y porque venían ocurriendo una serie de situaciones que generaban desconfianza.

Es el momento de hacer análisis, rectificaciones para reemprender la lucha por la paz que debe ser más definida, tener plazos, lograr prontos acuerdos. Mientras tanto esperar, ojalá inmediatamente, hoy, la libertad del General Alzate y de los demás militares que están secuestrados, como los acompañantes del general.

¿Sorprende el que hayan sido violados protocolos de seguridad por parte del General?

Sí, claro. Todavía nadie se explica ni da explicación de qué fue lo que ocurrió, muy extraño. Pero bueno, en este momento hay que buscar la libertad del militar y de sus acompañantes, reclamar la libertad de los demás secuestrados y ver cómo se utiliza esta circunstancia de la suspensión de los diálogos para reflexionar.

Hay necesidad de emprender una nueva etapa, una etapa que empiece a darle a la ciudadanía colombiana resultados de paz, hacer lo que llamaba anoche el Presidente en su alocución un desescalamiento del conflicto, me parece que eso es muy importante.

Ahora, pensar en que se van a acabar los diálogos, no. El Gobierno dijo que no se levantaría de la mesa hasta cuando no hubiera acuerdos y muy bueno que mantenga esa posición.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO