Los nuevos ‘duros’ de la guerrilla que se sentarán a la mesa de paz

Los nuevos ‘duros’ de la guerrilla que se sentarán a la mesa de paz

24 de octubre del 2014

Mientras se abre la polémica por la legalidad o no de su viaje, en La Habana ya son presentados los nuevos negociadores de las Farc que podrían integrar la mesa de diálogos de paz en calidad de plenipotenciarios.

Los movimientos en Cuba han sido controversiales y a la vez llenos de mensajes para el análisis del estado del proceso.

La visita de ‘Timochenko’, el máximo cabecilla guerrillero, para muchos es la señal más concreta del avance del proceso, pues ¿cómo se negocia el fin armado de un grupo sin el conocimiento de su comandante en jefe?

Ahora, cuando la mesa de paz en Cuba avanza hacia puntos como la dejación de las armas, la eventual participación política y las opciones para la justicia transicional, muchos consideraban que los más idóneos para entablar esa conversación deberían ser los comandantes de frentes, bloques y columnas que conocen a sus tropas y las zonas donde podrían comenzar el proceso de finalización de su guerra.

Algunos de los nombres nuevos que llegan a Cuba son sinónimos de terror en varias zonas de Colombia. Otros tienen solicitudes de la justicia norteamericana por narcotráfico y todo, sin excepción, son responsables de actos de terrorismo, violencia y actos bélicos durante sus campañas de rebelión. Conozca su prontuario y el posible efecto que su presencia podría generar para el proceso de paz.

Pastor Alape

‘Pastor Alape’, el reclutador del noroccidente

De los ‘duros’ de las Farc que se integran a la mesa de diálogos, alias ‘Pastor Alape’ es uno de los hombres clave. Su nombre de pila es Félix Antonio Muñoez Lascarro y tiene 68 años de edad.

Fue el reemplazo formal del ‘Mono Jojoy’ en el secretariado tras su abatimiento en 2010.

Ha comandando los frentes 45, 51 y 52 de las Farc, para luego convertirse en el dirigente del Bloque Magdalena Medio, uno de los más fuertes que sobreviven en la guerrilla.

Su influencia abarca los departamentos de Antioquia, Santander, Bolívar y Boyacá; toda la región del Magdalena Medio. Estados Unidos lo busca como responsable del tráfico de cocaína en este sector y como uno de los promotores de esta estrategia ilegal para el financiamiento subversivo.

De ‘Pastor Alape’ se sabe que es uno de los principales reclutadores de las Farc y, según inteligencia oficial, esa ha sido una de sus tareas más recientes.

Sin duda ‘Pastor Alape’ conoce e influye muy bien en la estructura militar de la guerrilla en el noroccidente del país; es un hombre fuerte y respetado por sus bases, pues consiguió resistir la arremetida paramilitar de finales de los 90.

De este jefe guerrillero se rumoró que había viajado a Cuba desde inicios de este año para iniciar su recuperación médica. Solo hasta este mes se confirmó su presencia en La Habana.

Alias Romaña

‘Romaña’, uno de los máximos secuestradores

De Henry Castellanos Garzón, alias ‘Romaña’, el país tiene la imagen de haber sido uno de los impulsores de la perversa práctica de la ‘pesca milagrosa’. El concepto recuerda a los colombianos los tiempos en que viajar por las carreteras del país era exponerse a sorpresivos retenes subversivos que terminaban en robos y secuestros de los viajeros. Eso sucedió entre finales de los 90 y los primeros años del gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

‘Romaña’ comenzó a hacerse notar en el frente 53 cuando arrancó campañas de extorsión a las firmas que se encargaban de construir autopistas entre Bogotá y Villavicencio. En 1998, no contento con ello, inició sus retenes y pescas milagrosas en estas mismas carreteras.

Sobre él también pesa responsabilidad de la sangrienta toma a la ciudad de Mitú, capital del Vaupés, en noviembre del 98. Allí murieron 16 policías y secuestraron 50. La ciudad quedó devastada.

También es requerido por la justicia estadounidense bajo acusaciones de ser uno de los líderes del narcotráfico en la agrupación. Curiosamente, el Departamento de Estado ofrecía hasta 2.5 millones de dólares como recompensa por información que condujera a su captura.

Pero desde 2011 la recompensa se borró por un aviso publicado en el sitio web oficial del órgano federal de las relaciones internacionales: “Se cree que Castellanos Garzón fue asesinado en una operación del Gobierno de Colombia en septiembre de 2010”.

Colombia había desmentido dicha suposición y siguieron su cacería. A inicios de este año, el ejército bombardeó una zona donde se creía que podría estar oculto. Su anillo de seguridad principal fue abatido pero no había rastros del cabecilla. Las autoridades no pudieron confirmar ni su muerte, pues no hallaron el cadáver, ni que hubiera sobrevivido, pues mandos militares dijeron que la región atacada había quedado tan destruida que su cuerpo pudo haber resultado calcinado.

Sin embargo, quien ha coordinado los frentes 17, 25, 31 y 55 de las Farc, apareció en Cuba, con su distintiva boina negra, más recompuesto físicamente y solo con bigote, dejando atrás su característica barba.

Sobre él pesan un par de condenas a 40 años por asesinato y secuestro. Como miembro del Estado Mayor Central de las Farc llegaría a Cuba como otro de los representantes del ala militar guerrillero, con conocimiento e influencia especial en los subversivos del centro y sur del país.

Carlos Antonio Lozada

‘Carlos Antonio Lozada’: El ‘gallo’ del oriental

Julián Gallo Cubillos, alias ‘Carlos Antonio Lozada’, es el segundo en el mando del Bloque Comandante Jorge Briceño, o Bloque Oriental de las Farc. También es miembro del Estado Mayor y considerado uno de los ‘gallos de pelea’ ideológicos de la guerrilla.

Cuando cayó abatido el ‘Mono Jojoy’, se rumoró que el heredero de su mando sería Julián Gallo, pero el puesto en el secretariado lo consiguió ‘Pastor Alape’.

No es la primera vez que ‘Carlos Antonio Lozada’ integra un proceso de paz. El guerrillero fue uno de los integrantes del comité temático en los diálogos fallidos del Caguán. A él se le atribuyen los atentados sobre Palacio de Nariño durante la posesión de Álvaro Uribe Vélez en 2002.

Lea también: La mala suerte de los diez intentos de paz que ha tenido Colombia

De acuerdo con el Departamento de Estados de los Estados Unidos, ‘Carlos Antonio Lozada’ es solicitado por su justicia por haber participado “en el establecimiento e implementación de políticas de tráfico de cocaína en las FARC, en la dirección y control de la producción, la fabricación y la distribución de cientos de toneladas de cocaína a la Estados Unidos y el mundo”.

Esta información ha sido ratificada esta misma semana por Noticias Caracol, pues obtuvieron algunos correos interceptados por inteligencia militar, en los que se ve cómo ‘Lozada’ reconoce que el Bloque Oriental estaba atravesando una grave crisis y para estabilizar sus finanzas debían recurrir al incremento del tráfico de droga, la expropiación de fincas y el cobro de “impuestos” a petroleras y otras industrias en los llanos orientales.

Llega, entonces, a la mesa de diálogos el hombre fuerte del Bloque Oriental de la guerrilla, considerada la facción más fuerte y numerosa de ese grupo subversivo. El problema, estiman algunos expertos, es que la tónica que mantuvo en las negociaciones del Caguán lo mostraban como un hombre terco, pretensioso y tajante en sus decisiones.

Pachochino

‘Pacho Chino’: en la mesa el terror del Cauca

Con 55 años de edad, Édgar López Gómez es responsable de las más fuertes acciones armadas subversivas en el suroccidente del país. Cauca, Nariño y Valle del Cauca sufren de su azote armado.

Es el segundo al mando del Bloque Occidental bajo el título de jefe de Bloque. El comandante máximo de esta estructura es Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’.

Se dice que ‘Pacho Chino’, de origen valluno, entró a la guerrilla en 1977 luego de haber sido reclutado al Frente 6. Con el tiempo, fue ganando influencia y avanzó al Frente 29 para finalmente ascender dentro de la dirección de ese Bloque occidental.

A ‘Pacho Chino’ lo buscan por delitos de rebelión, terrorismo, secuestro, homicidio agravado y porte ilegal de armas. Sobre su historial pesa ser uno de los autores del secuestro de los 12 diputados del Valle del Cauca en 2002.

El jefe de operaciones en el suroccidente colombiano fue uno de los encargados del esquema de seguridad de ‘Alfonso Cano’ y allí hizo una cercana amistad con él. Se cree que bajo su mando hay unos 800 hombres.

Walter Mendoza

Alias ‘Walter Mendoza’

Muy cercano a él, también llega a Cuba José Vicente Lesmes, alias ‘Walter Mendoza’, considerado uno de los hombres de máxima confianza de ‘Pablo Catatumbo’.

‘Walter Mendoza’, quien se encuentra en Cuba desde hace algunos meses, tiene control sobre las nuevas filas de guerrilleros reclutados y es fundados de las columnas móviles que operan en Chocó y Valle del Cauca. En un video, publicado por Noticias UNO a inicios de este año, se le ve dando un discurso ante algunos de sus hombres en el que les asegura que “Las Farc nunca van a entregar las armas”.

Leonel Paz

‘Leonel Paz’: victimario del Norte del Valle  

Diego Ardila Merchán, alias ‘Leonel Paz’, es el dirigente de la columna Gabriel Galvis de las Farc, con influencia en el norte del Valle del Cauca.

Las autoridades lo acusan de secuestro y asesinato. La fuerza pública inició una cacería en su contra durante octubre de 2013 con más de 1.200 hombres, sin conseguir éxito en los operativos

Se sabe que ‘Leonel Paz’ lleva en la subversión desde comienzos de los 90 y sus zonas de operaciones también han incluido municipios del Tolima.

Es también considerado responsable del atentado con motobomba en Pradera (Valle), que se registró el 16 de enero de 2014 y que dejó un muerto y 61 heridos.

También es señalado por las autoridades como posible responsable de ataques anteriores con cilindros bombas sobre zonas civiles.

La columna Gabriel Galvis es uno de los grupos de las Farc que más actividad militar registra. La presencia de ‘Leonel Paz’ debería ser utilizada para apaciguar el norte del Valle, zona muy golpeada por la actividad guerrillera.

Rubin Morro

‘Rubín Morro’: los de la guerra en el eje cafetero

Uno de los frentes que más había castigado al bajo eje cafetero, en especial a Risaralda, fue el llamado Aurelio Rodríguez de las Farc.

Su cabecilla, Martín Cruz Vega alias ‘Rubín Morro’, integraría la mesa de diálogos en un esfuerzo por vincular a esta importante compañía del bloque guerrillero José María Córdoba.

Sobre ‘Rubín Morro’ se sabe también que hace parte del Estado Mayor Central y habría tenido actividad operativa en Risaralda por al menos dos décadas.

Fue el comandante en el operativo que desencadenó las tomas de Pueblo Rico, Mistrató y otros corredores estratégicos entre ese departamento y Chocó.

Se cuenta también que dentro de las Farc, ‘Rubín Morro’ es visto como uno de los grandes estrategas militares, pero bastante agresivo con sus propios subalternos. Por el maltrato a los hombres que lo rodeaban fue que se conoció de una andanada de casi 20 desmovilizaciones la década pasada.

Isaias Trujillo

‘Isaías Trujillo’: el vinculado con los ‘Úsuga’

Recientemente el bloque Iván Ríos de las Farc, que comanda Luis Óscar Úsuga Restrepo alias ‘Isaías Trujillo’, estuvo envuelto en el escándalo por la presunta alianza entre esa guerrilla y la banda criminal el ‘Clan Úsuga’, antes conocida como los Urabeños.

‘Isaías Trujillo’ tiene casi 70 años y es considerado uno de los 20 subversivos con más poder dentro de la organización. Además de ser jefe del Bloque Noroccidental, hace parte del Estado Mayor y tiene vínculos de responsabilidad con “múltiples atentados terroristas y masacres como la de Bojayá”, dice la Policía.

Sus ofensivas por el Urabá, el sur de Córdoba, el Darién y el bajo cauca antioqueño dejaron muchas víctimas incluyendo muchos civiles.

Lea también: Cinco propuestas para que las Farc paguen sus crímenes ¿Cuál evitará impunidad?

La guerrilla aseguró no tener ninguna vinculación con grupos de ‘exparas’ al servicio de la delincuencia y el narcotráfico.

De vincularse a las negociaciones, ‘Isaías Trujillo’ podría ayudar a desmantelar el bloque que también es visto como el encargado del corredor estratégico del narcotráfico y la trata de personas por el Chocó y el Urabá antioqueño.