Habrá ley para regular “Ser pilo paga”

Foto: Presidencia de la república

Habrá ley para regular “Ser pilo paga”

7 de abril del 2017

Después de una reunión con los rectores de las principales universidades del país, el presidente Santos dijo que el programa Ser pilo paga “tiene una incidencia muy importante para mejorar la calidad de la educación. Que estos muchachos y muchachas que vienen de los estratos bajos y que ingresan a las mejores universidades genera una competencia que aumenta la calidad de la educación”.

“Discutimos qué está bien y que está mal. Aquí hay una decisión muy importante que se tomó el día de hoy y que tiene el apoyo de todos: debe convertirse en una política de Estado. No importa cuál sea el gobierno, tiene que continuar con el programa, y eso se hace a través de una ley. Las universidades públicas y privadas van a sentarse con el Gobierno a concertar una ley y para convertir el programa ‘Ser pilo paga’”, puntualizó el mandatario.

‘Ser pilo paga’ es un programa del Gobierno que busca llevar a estudiantes de bajos recursos a estudiar en las mejores universidades de Colombia. Sin embargo, en el tiempo que lleva, se ha encontrado con detractores que, por distintos motivos, han señalado distintas fallas del modelo. Una de las críticas más duras es el desequilibrio que hay entre los ingresos que llegan a las universidades públicas y privadas por vía de ‘Ser pilo paga’.

Alex Flores Hernández, estudiante de derecho y líder estudiantil dijo que “mientras la Universidad Nacional se derrumba lentamente, Universidades como la Javeriana, UniNorte y Los Andes se ven acrecentadas y potenciadas, construyendo bloques nuevos con el dinero de los colombianos.

“Y es que imagínese usted que Los Andes tiene alrededor de 2.500 estudiantes del programa Ser Pilo Paga, el cual le representa a la institución la “modesta” suma de 15 millones de pesos por cada estudiante, equivalentes a un valor total de 75 mil millones anuales (aproximadamente)”.

“Esa cifra puede no ser alarmante a simple vista, pero recuerde que la Universidad de Los Andes es privada, y esta escandalosa suma la recibe de parte del Estado, mientras la Universidad Popular del Cesar, que es pública, recibe solo 27 mil millones de pesos anuales para sostener a sus más de 20 mil estudiantes. Cifra que una institución como Los Andes se puede gastar en tan solo una semana. Así que, mientras la educación pública sufre el abandono estatal y la falta de recursos, el gobierno le transfiere los dineros públicos al capital privado, con la excusa de que los estudiantes son quienes eligen”, continuó Hernández.

En esa medida, Santos informó que “hay 30.500 beneficiados. El objetivo es que suba a 40 mil. Vienen de 984 municipios. Un 82% están en universidades privadas y un 18% en universidades públicas. Nosotros queremos equiparar la participación de los pilos en las públicas y las privadas. También se ha fomentado la acreditación: eso es bueno porque ayuda a cumplir el objetivo de convertir a Colombia en la más educada para el año 2025”.

“Colombia tiene 286 instituciones de educación superior, de las cuales 80 son públicas y 206 son privadas. El gobierno solo ofrece a los estudiantes pilos las 39 universidades acreditadas como de alta calidad para que ellos elijan en cuál estudiar. El 85 por ciento de los estudiantes pilos de Colombia en 2015 escogieron universidades privadas. Lo anterior significa que la mayoría de recursos van a las universidades privadas de calidad. Además quiere decir que cuando los padres de familia y los estudiantes tienen oportunidad de elección, sencillamente no eligen lo público”, escribió Ángel Pérez Martínez, profesor universitario, experto en educación.

Se podría, al seguir esa ruta, ir sustentando el complicado déficit de la educación pública. Sin embargo, parece que “los pilos prefieren las privadas”.

“El problema que tenemos que resolver como sociedad es qué pasa con el resto de los bachilleres, los normales, lo que no alcanzaron a ser pilos, cuyas familias no tienen recursos y en cuyas regiones no hay universidades de buena calidad”.

Obdulio Vásquez Posada, rector de la Universidad De La Sabana, escribió en Semana que “si la educación es el valor fundamental con el que todas las corrientes están de acuerdo y para que en realidad lo sea, este anhelo debe verse reflejado en la inversión que el país haga para conseguirlo, por eso la necesidad de reestructurar el presupuesto nacional de una Colombia que está pensando en el postconflicto y que no debe eliminar programas eficaces, al contrario, debe dirigir nuevos recursos a la educación pública y fortalecer el Pilo Paga”.

Santos concluye que “estamos trabajando por mejorar la educación. La mejor inversión que pueda hacer un país es en la educación; eso es lo que, en el largo plazo, dará los mejores frutos. Por eso tenemos hoy el presupuesto de educación en el lugar privilegiado: más presupuesto para educación que cualquier otro sector”.