El cuestionado pasado del presidente que abrazará al reelecto Santos

El cuestionado pasado del presidente que abrazará al reelecto Santos

7 de agosto del 2014

Casi todos los paraguayos han bebido gaseosas Pulp, jugos Puro Sol y agua La Fuente. Muchos han usado prendas deportivas Sporting Life o han visto comerciales de la agencia Prana. Sin duda, los fumadores del país han consumido cigarrillos de Tabacalera del Este (Tabesa), con marcas como Palermo, Kentucky, San Marino o Eight. Quienes viven en Brasil, Venezuela o el norte de Colombia, encuentran familiares esos nombres.

Todo lo anterior tiene un dueño: Horacio Cartes. Antes de ser presidente de Paraguay era el hombre más rico del país. Ahora es también el más poderoso.

Algunos le dicen el Caros Slim guaraní. El Grupo Cartes es un conglomerado empresarial y de fundaciones que cualquier ciudadano de esa nación suramericana reconoce.

Llegó a la presidencia como reemplazo oficial del destituido Fernando Lugo, un líder que fue sacado del poder por una votación del Congreso que para algunos fue un golpe de Estado.

Cartes se presentó como candidato presidencial para restaurar las instituciones paraguayas, pero hasta los líderes de su agrupación, el Partido Colorado, cuestionan su pasado.

Horacio Cartes

Horacio Cates es considerado el Carlos Slim de Paraguay. 

Las directivas de la colectividad se rehusaron a aceptar a Cartes como su candidato, al menos al comienzo de la campaña. Recordaban que en el año 2000 las autoridades encontraron en una de sus fincas una avioneta de matrícula brasileña cargada de cocaína y marihuana.

Aunque en su momento el empresario negó cualquier relación con la aeronave y su carga, hasta la Agencia Anti-Droga Estadounidense le puso lupa a su trabajo y compañías bajo sospechas de delitos como narcotráfico y lavado de dinero.

Horacio Cartes es también dueño del Banco Amambay, entidad que fue revisada por el fisco brasileño ante la posible comisión de delitos de lavado de activos.

Como si fuera poco, en 2011 se conoció un WikiLeak (mensaje diplomático secreto) entre la embajada de Estados Unidos y la de Argentina, en la que lo vinculaba con la “Operación Corazón de Piedra”, que consistía en contrabando, narcotráfico y posterior lavado del dinero ilícito a través de instituciones financieras.

Los primeros momentos de la campaña de Cartes los pasó aclarando su cuestionado pasado. No obstante, muy pronto consiguió el poder con el 45.8% de los votos en las elecciones del año pasado.

Una tabacalera que pocos quieren en la región

Horacio Cartes es el principal accionista de la Tabacalera del Este (Tabesa). Es la compañía de este tipo más grande de Paraguay y una de las más fuertes del Cono Sur. Produce 579 cigarrillos por segundo y saca al mercado unas 159 mil cajas al mes.

Horacio Cartes

Los cigarrillos de Tabesa inundan los mercados de contrabando en Brasil y Argentina. 

La empresa es cuestionada por usar el mercado negro para inundar con cigarrillos de contrabando naciones como Brasil, México, Argentina, Venezuela y hasta Colombia.

En Paraguay, Tabesa lidera las ventas de cigarrillos, muy por encima de compañías extranjeras como Philip Morris, propietaria de la marca Marlboro.

El diario guaraní ABC explica que la producción tabacalera de Paraguay es tan gigante que probablemente surte el 10% del contrabando mundial de cigarrillos. Tabesa y sus productos han sido hallados en algunos decomisos de mercancía ilegal en varios lugares del mundo.

En Brasil el impacto es el más fuerte. La policía confisca con frecuencia cigarrillos Eigth, que ingresarían en cargamentos ocultos a través de puestos, en especial los situados sobre el lago Itaipú. A pesar del rigor de los operativos de control, es frecuente que se encuentren productos en las batidas contra el contrabando de las autoridades cariocas.

El Congreso de Brasil acusó a la tabacalera paraguaya de estar detrás del tráfico de cigarrillos y abrió una causa contra la entidad, buscando sanciones. Según sus investigaciones, hasta ocho de cada diez cigarrillos hechos en Paraguay llegan de forma ilegal a Brasil.

México también denunció que en los operativos contra el tráfico de tabaco ilegal era frecuente hallar cigarrillos de marca paraguaya.

Argentina, que limita en el norte con Paraguay, ha identificado que el 45% de los cigarrillos por contrabando que llegan al país vienen de su vecino, y de ellos casi la mitad tienen la insignia Tabesa.

Y por Colombia las denuncias también vinculan a la compañía de Cartes con el tráfico ilegal de cigarrillos. Una investigación del diario El Tiempo mostró que hasta las bandas criminales que operan en la Costa Atlántica y Antioquia controlan el tráfico de tabaco con marca Tabesa, que importan desde Aruba, Curazao y hasta Venezuela.

De acuerdo a su reportaje, en el 2012 el ‘cartel de los cigarrillos paraguayos de contrabando’ vendió “2.240 millones de cigarrillos –especialmente marca Ibiza, Marine y Rumba–, equivalentes al 14 por ciento del mercado nacional. Y este año (2013) se espera que su participación ascienda al 20 por ciento, suma elevada si se tiene en cuenta que, al año, los colombianos consumen cerca de 17.000 millones de cigarrillos”.

Horacio Cartes y Juan Manuel Santos

Horacio Cartes espera convencer a Santos de afianzar sus relaciones comerciales y facilitar acuerdos entre Mercosur y la Alianza del Pacífico.

En este país, los cigarrillos ilegales de la empresa del presidente paraguayo se venden a 700 o 900 pesos, más de la mitad del precio del costo de media cajetilla de otros tabacos.

“Las cajetillas no tienen las exigencias legales para ser comercializadas en América Latina, como el pictograma sobre los efectos del tabaco y datos de origen y destino”, añade la investigación.

El principal efecto tiene que ver con la evasión de impuestos al consumo de tabaco, que en algunos departamentos del Caribe significa una reducción de ingresos por más de 200 mil millones de pesos al año.

Hace apenas tres meses la Gobernación de Bolívar presentó una demanda contra la tabacalera del gobernante paraguayo.

Horacio Cartes es uno de los 11 presidentes que confirmaron su asistencia a los actos de instalación del segundo mandato de Juan Manuel Santos. Dice que en su visita buscará dialogar con el gobernante colombiano sobre acuerdos comerciales entre Bogotá y Asunción y las posibilidades para facilitar acuerdos entre Mercosur a la Alianza del Pacífico.