¿Conviene al país el impuesto a la canasta básica?

24 de agosto del 2018

Esta semana el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla volvió a ser noticia luego de señalar que es necesario gravar todos los productos de la canasta familiar con una misma tarifa y además eliminar subsidios a sectores como salud y pensiones. “Tiene toda la lógica decir: ‘por qué no gravo toda la canasta y le devuelvo a […]

¿Conviene al país el impuesto a la canasta básica?

Esta semana el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla volvió a ser noticia luego de señalar que es necesario gravar todos los productos de la canasta familiar con una misma tarifa y además eliminar subsidios a sectores como salud y pensiones.

“Tiene toda la lógica decir: ‘por qué no gravo toda la canasta y le devuelvo a los hogares del decil 1 $18.000, y a los del decil 2, $27.000’. ¿De dónde saco los recursos?, de los dineros que estarían pagando los hogares del decil 10”, dijo Carrasquilla.

La propuesta suscitó dudas y división entre quienes la consideraban viable y quienes en cambio vienen desaprobando el plan de trabajo con el que el ministro se ha presentado en las primeras semanas en el cargo.

Al respecto KienyKe.com se comunicó con dos expertos que explicaron en que consiste la iniciativa y analizaron sus posibles efectos. Stefano Farné, Máster en Economía de la Universidad de Londres, se mostró preocupado por la clasificación que se haría entre ricos y pobres y como se pone esto en función del cobro de aranceles.

Un difuso concepto de rico

“A mi lo que me preocupa en general es esta distinción entre rico y pobre que está haciendo Carrasquilla. Eso parece muy fácil: los ricos deben pagar más impuestos y los pobres menos. Pero no sabemos bien quién es pobre y quién rico. Entonces ahí está el principal problema. Que los ricos paguen hasta el 19% sobre la comida para subsidiar a los pobres suena muy bien. Pero una cosa son los principios de dicha política económica y otra es a la hora de la verdad cómo se hace esto”.

Farné cuestionó los criterios con los cuales está el titular de Hacienda planteando su compleja reforma: “Es muy popular decir abajo los ricos y arriba los pobres. En eso todos de acuerdo, pero en realidad Colombia es un país de ingresos muy bajos. Carrasquilla está diciendo que quien está ganando cuatro salarios mínimos ya es rico, esa es su argumentación. Pero eso no es así. No se está señalando a quien de verdad es rico en este país, porque así no se hace política, no les conviene. Es una medida de riqueza muy debatible la que está utilizando Carrasquilla”.

Retribuir el impuesto

Por su parte, Isidro Hernández, docente e investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Externado, consideró que esta propuesta puede tener un impacto positivo en la economía del país, sobre todo en las familias de bajos recursos, a quienes considera se les debe compensar este cobro a través de los subsidios con los que ya cuentan.

“En mi opinión, gravar la canasta básica será bueno, porque las clases altas también la consumen pero no pagan impuesto por ella. Ese gravamen va a lograr incrementar el recaudo por los bienes de consumo básico que compran las familias de altos ingresos. Obviamente a las familias de bajos ingresos también se les va a cobrar, pero para efectos compensatorios se debería retribuir ese pago. Lo que más de uno entendió es que se devolvería el dinero, en eso no estaría de acuerdo si es que fue lo que realmente dijo Carrasquilla. Más bien, se les debería incrementar el nivel de subsidio”, argumentó.

Una balanza dudosa

Para Andrés Flórez, Magíster en Economía y Finanzas de la Universidad CES, esta es una propuesta que debe estudiarse a fondo, pues el impacto positivo que tiene podría no ser suficiente en comparación con el daño que generaría al bolsillo de los colombianos.

“Hay varias formas de ver esta propuesta, en primer lugar puede considerarse como positiva porque se recauda mucho más ingreso para las deudas del Gobierno. Y por otro negativa porque está afectando el 44.8% de la población nacional estrato 1 y 2, que son las personas que menos ingresos tienen. Sin embargo, trae principalmente el impacto de una diferencia en el valor que el Gobierno les daría como subsidio y el valor que ellos pagarían por canasta familiar mensual que es de $37.100 pesos, lo que reduciría sus ingresos en un 4,74%”.

Consumo e inversión

En el ámbito comercial, Flórez aseguró que el impactó sería mayor dado que al subir los precios disminuye el consumo de un importante porcentaje de productos. “Lógicamente existe un desplazamiento del consumo, entonces las personas empezarán a buscar aquellos productos que les valgan lo mismo, así sean de menor calidad. Lógicamente esto va a afectar a algunas marcas que se están posicionando en el mercado y que tienen unos niveles de calidad mucho mayores. Habrá muchas personas que tendrían que cambiar calidad por precio”, señaló.

A grandes rasgos, el Gobierno espera que la merma en los aranceles a las empresas devenga en un incremento de la inversión, lo que compensaría el golpe económico que supone una merma en el consumo. No obstante, falta ver si eso ocurre, y falta ver, incluso, como concluyó Farné, “si el Congreso siquiera aprueba una reforma que ya es tan impopular”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO