Centro Democrático ratifica fuerte posición contra JEP

Centro Democrático ratifica fuerte posición contra JEP

8 de noviembre del 2017

Este martes 7 de noviembre se llevó a cabo el debate en plenaria del Senado para definir el futuro de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que terminó a altas horas de la noche sin que terminaran todas las intervenciones de los congresistas ni diera inicio la votación, que quedó aplazada para este miércoles a las 11 de la mañana.

Sin embargo, esta jornada fue por mucho más provechosa que en semanas anteriores, en las que la discusión ni siquiera dio inicio por falta de quórum. Esta vez el debate comenzó, y la intervención de los congresistas fueron significativas, en las que las bancadas a favor de este proyecto de ley estatutaria defendieron a toda costa este nuevo modelo de justicia transicional necesario para la implementación de los acuerdos de paz.

Por su parte, los opositores al proyecto, en cabeza del Centro Democrático, manifestaron sus dudas al respecto, criticando abiertamente la JEP. Una de las principales voces contra esta jurisdicción fue el senador Iván Duque, que expresó lo que considera posibles problemas en el texto.

Uno de los temas más polémicos de la JEP es la participación política. Senadores de diferentes sectores se han cuestionado si los miembros de las Farc pueden hacer política antes o después de someterse a la justicia. Para Duque, la jurisdicción “está permitiendo que hayan miembros de las Farc que se presenten a cargos de elección sin siquiera presentarse a la justicia, y aún recibiendo las penas pueden seguir ejerciendo sus cargos, porque se establece que pueden cumplirlas con horario, casi como un horario laboral. Eso es otra forma de configurar la impunidad en el país”.

Durante el debate también se toco con frecuencia la concordancia de la JEP con los acuerdos internacionales firmados por el país, entre ellos el Estatuto de Roma, al cual se adhirió Colombia hace menos de dos décadas. Duque asegura que estos acuerdos, que facilite el juzgamiento y castigo de quienes cometan genocidio, crímenes contra la humanidad o de guerra, se estarían incumpliendo.

Ante esto, el senador de la Alianza Verde, Antonio Navarro Wolf, aseguró que en ningún momento e estarían violando los acuerdos internacionales, ya que sí se juzgarán los delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, a diferencia de lo sucedido en procesos de paz anteriores como el del M-19, de los que hizo parte, en los que se dio participación política inmediata y sin antes pagar penas.

El precandidato del uribismo también tocó uno de los temas más sensibles y polémicos de la JEP: la parte de la verdad como requisito para acceder a los beneficios de la justicia transicional: “El texto dice que el deber de aportar la verdad no significa aceptar responsabilidad. Es decir que cualquier cabecilla se sienta a hablar largas horas de la traición criminal sin aceptar culpa, y ya se considera que dijo toda la verdad para así beneficiarse de no tener ninguna pena carcelaria efectiva. Eso es impunidad”.

Ante estas declaraciones, el senador Horacio Serpa, senador por el Partido Liberal y ponente del proyecto, aseguró que “tenemos la oportunidad de construir la paz de Colombia, pueden estar seguros que no habrá impunidad”, manifestó. 

Duque también asegura que se establece que las decisiones de la JEP son inmutables, es decir, que no pueden ser objetadas ni reversadas: “No hay un mecanismo de protección para que el ciudadano pueda demandar las decisiones que tome esa jurisdicción, que además deberían estar amparadas sobre cualquier violación flagrante al debido proceso. Se le da a esto una condición que no ta tiene ninguna otra providencia judicial en el país”.