Iván Márquez: del ‘no’ al Senado a un ‘sí’ a las armas

31 de agosto del 2019

El camino de las armas sigue primando sobre la política

Iván Márquez: del ‘no’ al Senado a un ‘sí’ a las armas

captura de video

El exlíder de la desmovilizada guerrilla de las Farc, Iván Márquez, le propinó este jueves uno de los golpes más duros, hasta el momento, al Acuerdo de Paz firmado en noviembre de 2016.

Márquez, figura política y exnegociador de las Farc en La Habana, anunció en un video de 32 minutos publicado desde la clandestinidad que vuelve a las armas.

El pronunciamiento de Márquez es el final de una historia que inició en abril de 2018 cuando decidió salir de Bogotá y desplazarse hasta el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de la vereda de Miravalle, en el municipio de San Vicente del Caguán, en Caquetá.

Márquez abandonó la capital colombiana y a la máxima dirigencia que creó el partido Farc (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), debido a la captura de su compañero en el Bloque Caribe de la desmovilizada guerrilla, Jesús Santrich, y de su sobrino Marlon Marín, en el marco de una investigación por tráfico de drogas.

Un reportaje del diario estadounidense Wall Street Journal aseguró entonces que Iván Márquez también sería procesado por narcotráfico. Sin embargo, la Fiscalía colombiana pronto desestimó que existiera esa investigación.

Desde Miravalle, Márquez publicó una carta antes de la juramentación del Congreso en 2018, donde anunciaba que no se iba a posesionar como senador y exponía sus inconformidades con la implementación del acuerdo de paz.

La carta fue divulgada cuando el país aún era gobernado por Juan Manuel Santos y tras el triunfo en las elecciones presidenciales de Iván Duque, el representante del uribismo y los sectores que estuvieron en contra del acuerdo de paz.

“Tres circunstancias se interpusieron insalvables en mi posesión como senador de la República este 20 de julio en desarrollo del Acuerdo de Paz”, mencionó entonces Márquez.

El exnegociador de las Farc afirmó que rechazaba su escaño en el Congreso debido a la captura de Jesús Santrich. Mencionaba, además, que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) era irreconocible, comparada a la diseñada en La Habana y que no observaba voluntad política en la determinación “de cumplir con asuntos esenciales del acuerdo como la Reforma Política”.

Márquez mencionaba, además, que el acuerdo firmado en La Habana había sido modificado y hablaba de traiciones a lo pactado, pese a que 10 representantes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común se posesionaron en el Congreso el 20 de julio del 2018.

El exjefe guerrillero, luego de rechazar su escaño en el Congreso, permaneció cerca de un mes en Miravalle de donde, finalmente, salió en agosto de 2018.

Desde hace más de un año, el paradero de Márquez es desconocido y sus pronunciamientos en los medios empezaron a ser divulgados mediante videos grabados en zonas rurales indefinidas con excepción de una entrevista que le concedió al diario El Espectador, el pasado mes de enero, donde se declaró arrepentido de haber dejado las armas.

“Fue un error porque la experiencia de una organización como las Farc no previó que con ese paso desesperado estábamos sembrando el germen de la perfidia del Estado, que es el incumplimiento del Acuerdo en sus aspectos esenciales”, indicó Márquez.

Cada vez que hizo un anuncio, el exjefe guerrillero ponía en duda su continuidad en el acuerdo de paz y se declaraba arrepentido de haber depuesto las armas. Su lamento se repitió el pasado mes de mayo luego de la recaptura de Santrich por parte de la Fiscalía cuando salía del centro penitenciario La Picota de Bogotá por disposición de la JEP.

“En nombre de los comandantes militares del antiguo Estado Mayor Central de las Farc (…), impactados por la traición del Estado al Acuerdo de Paz de La Habana, les reiteramos auto-críticamente que fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte”, insistió Márquez.

Días después de su lamento por la recaptura de Santrich, la JEP ordenó la apertura de un “incidente de verificación de cumplimiento” contra Márquez por no presentarse ante su tribunal.

“Posiblemente, el mencionado compareciente incumple las condiciones que el sistema jurídico le impone para mantener los beneficios, derechos y garantías tras la firma del Acuerdo”, indicó el magistrado de la JEP, Óscar Parra.

Un mes después, en junio de 2019, Márquez recibió un nuevo fallo de la justicia en su contra. El Consejo de Estado decidió decretar la pérdida de investidura del exlíder guerrillero en el Congreso al no poder comprobar que su ausencia en la posesión, de julio de 2018, haya sido por “fuerza mayor”.

Desde entonces, Márquez permaneció en el anonimato hasta este jueves cuando apareció acompañado de Santrich, su amigo desde sus días en el limitado Bloque Caribe de las Farc; Hernán Darío Velásquez, alias ‘El Paisa’, y Henry Castellanos, alias ‘Romaña’, dos de los exlíderes del ala militar dura de la guerrilla desmovilizada.

Márquez, con su mensaje, perdió el liderato político que tenía en las Farc y quedó vinculado al lado más oscuro de la otrora guerrilla, al nivel de los temerarios ‘El Paisa’ y ‘Romaña’.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO