¿Y si la JEP no es aprobada en el Senado?

9 de noviembre del 2017

Estas son las alternativas que le quedan al Gobierno para aprobar la ley.

Senado JEP

Foto: Senado de la República

Este jueves y por tercer día consecutivo se aplazó la discusión de la JEP en el Senado de la República. Esto se suma a las tres semanas en las que la ponencia fue aplazada por falta de quórum, lo cual plantea serias dificultades para la aprobación de este proyecto de ley estatutaria, más aun teniendo en cuenta que el próximo 30 de noviembre es la fecha límite para legislar vía Fast Track.

La falta de quórum sumado a la nueva posición del Partido Conservador en contra de la JEP y las largas que se están presentando en la discusión complica que se dé una votación a favor de la ley o que se termine aplazando indefinidamente.

Dado que la Jurisdicción Especial para la Paz es la “columna vertebral” de los acuerdos entre Gobierno y Farc, el ejecutivo desde ya estaría buscando alternativas para dar que sea aprobada a toda costa, incluso si el Congreso se opone.

Ante esto, mucho se ha hablado acerca de la posibilidad de que el gobierno declare Estado de Conmoción o Estado de excepción, lo cual le daría al ejecutivo facultades para expedir decretos legislativos.

KienyKe.com consultó con el representante a la Cámara Germán Navas Talero acerca de las posibilidades reales de que se pueda declarar Estado de Conmoción para aprobar la JEP:

“Si el Senado no sesiona, el Presidente de la República puede decretar Estado de Conmoción ante el hecho de que esta institución no trabaje. La falta del Senado se suple al declarar la emergencia”, aseguró.

Navas manifestó que entonces el poder ejecutivo tendría que ocupar el papel del Congreso: “La falta de quórum podría ser una justificación para tomar esta medida. Los congresistas están faltando a su trabajo e impiden al poder legislativo funcionar. Cuando una de las ramas del poder no funciona, ese vacío hay que llenarlo de alguna manera. Otra cosa sería que se votara en contra, pero eso tampoco está pasando”.

En diálogo con este medio, el constitucionalista Juan Manuel Charry aseguró que declarar esta medida no es constitucionalmente viable: “No quedarían alternativas constitucionales. Considerar la declaratoria de un Estado de Conmoción Interior o un Estado de Emergencia Social no corresponde. Esos estados obedecen a hechos imprevisibles y excepcionales que generen una alteración o de orden público o de orden social. En este caso no estamos en presencia de estos hechos sino en que estamos en presencia del ejercicio legítimo de la competencia de deliberación del Congreso para aprobar una ley estatutaria”.

“Si llega el 30 de noviembre, se acaba el Fast Track y no se aprueba la ley, habría que ver si se puede continuar el trámite de la JEP con el procedimiento especial. En caso de que no se pueda, el Congreso tendría que volver a votar y tramitarlo por la vía ordinaria”, agregó.

Como se evidencia, las interpretaciones frente a este tema son contrarias. Sin embargo, una votación negativa sí dejaría prácticamente nulas las posibilidades de que la JEP sea aprobada, salvo una sorpresiva y hasta ahora improbable movida del Gobierno.

Así lo aseguró Charry: “si el Congreso no la aprueba, nadie la puede obligar a aprobarla, porque esta es parte de su función, deliberar si aprobar o no leyes constitucionales. El Gobierno no puede decir que el funcionamiento legítimo de una rama del poder público genera un hecho imprevisible. Sería una violación a la separación de poderes”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO