Otálora acorralado

26 de enero del 2016

Incluso el partido que lo llevó al cargo ahora quiere que se vaya.

Otálora acorralado

El Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora está contra las cuerdas.

Aquellos que apoyaron su elección como el Partido Liberal, hoy exigen su renuncia.

El haber sido acusado por su exsecretaria privada, Astrid Cristancho, de acoso sexual ha hecho que el gobierno, la clase política, la opinión pública y los medios de comunicación exijan su renuncia.

Lea también: Otálora desata discusión ética

El diario ‘El Tiempo’ en su editorial de este martes dice: “La permanencia de Jorge Armando Otálora en su cargo de defensor del pueblo es hoy insostenible”. La editorial es clara en que si bien el defensor argumentó que tuvo una relación consentida con Cristancho, “esta ya de por sí entraña un comportamiento que no puede ser aceptable en un funcionario público, y mucho menos en quien ostenta una posición que exige de quien la ocupe máxima transparencia.”

El texto de ‘El Tiempo’ recuerda que Otálora antes había sido señalado de acoso laboral, lo cual “deriva en que los colombianos que se acercan a ella (la Defensoría) porque han visto vulnerados sus derechos probablemente no tendrán la respuesta esperada.”

El periódico concluye que “se trata de un abuso de poder” y no duda en exigir que “es hora de un relevo.”

Vea también: Otálora y otros acosadores

Por su parte, ‘El Espectador’ hace un resumen de la vida de Otálora y recuerda que procede de una numerosa y emprendedora familia cundinamarquesa pero que “de esa imagen del hijo de una viuda que llegó de un pequeño pueblo poco queda. Jorge Armando Otálora es hoy un hombre poderoso y muy bien rodeado.”

El gobierno fue uno de los artífices de la elección de Otálora en la Defensoría. Hoy su respaldo es nulo, el viceministro de Trabajo, Enrique Borda Villegas, anunció que la próxima semana se darán a conocer los resultados de una investigación de su despacho sobre supuestos casos de abuso laboral en la entidad. Si se prueban las acusaciones la entidad, no Otálora, debería pagar una multa de hasta $2.000 millones.

La Procuraduría General de la Nación también anunció la apertura de una indagación por el mismo caso.

Jorge Armando Otálora llegó a la jefatura de la defensoría con el apoyo del Partido Liberal. Hoy esa colectividad lo quiere afuera. La exfiscal y hoy senadora de esa colectividad Viviane Morales escribió en su cuenta de Twitter: “Codirectores P.Liberal @HoracioSerpa @SOFIAGAVIRIAC, deben convocar reunión de congresistas para quitar respaldo a Otálora #RenuncieOtalora”.

Serpa en respuesta dio a conocer una declaración en la que dice:

“El País está indignado por los hechos atribuidos al doctor Armando Otálora, Defensor del Pueblo, (…) La condición de servidor público obliga a cumplir con eficacia las tareas oficiales y a tener un comportamiento personal y social impecable. Se es funcionario oficial para representar bien al Estado ya la comunidad y ello implica obrar con discreción y decoro, lejos de escándalos que pongan en mal predicamento a la institución que se representa y a su propia persona.

(…) En la colectividad funciona un tribunal de ética que estudiará el caso,el cual se analizará también en la Dirección nacional. Considero, empero, que mientras estas instancias se reúnen y se pronuncian, el doctor Armando Otálora debe renunciar al cargo”.

Por su parte, el senador de la oposición Jorge Enrique Robledo escribió en esa red social: “Muy graves las acusaciones contra el Defensor. Los deberes de su cargo son incompatibles con la defensa a la que tiene derecho. Debe renunciar”.

A las voces de protesta se unen, entre muchos otros, los congresistas Iván Cepeda, Claudia López y Ángela Robledo.

Por el lado de los líderes de opinión, el columnista José Fernando Flórez ‏se fajó este gracioso trino: “‘Si de algo soy culpable es de haberme enamorado’, Cupido. Digo, el Acosador del Pueblo. #RenuncieOtálora”. Por el mismo estilo, la periodista Vicky Dávila trinó: ” No le luce a Otálora su papel de “víctima del amor”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO