“Descaro del presidente”, llama Robledo el nombramiento de Martínez

“Descaro del presidente”, llama Robledo el nombramiento de Martínez

15 de agosto del 2014

El senador Jorge Robledo, del Polo Democrático, considera que el presidente Santos no está respetando el fuero del Congreso al nombrar varios “superministros”. Tampoco el ordenamiento institucional y la separacion de poderes. “Es un descaro”, enfatizó.

Sobre la designación de Néstor Humberto Martínez como “ministro de la presidencia”, Robledo considera que “ese nombramiento tiene impresionada a la opinión pública. Estamos hablando del propietario de un bufete de abogados, uno de los más poderosos de Colombia, cuyo listado de empresas a las que atiende es realmente impresionante; casi que no hay trasnacional poderosa en Colombia y monopolio nacional que no sea parte del bufete del doctor Néstor Humberto, a quien no le tiembla el pulso para unirse con transnacionales para atacar empresas nacionales y el interés del país”.

En su opinión, es ilegal decir que son ministros, viola la constitución y la ley, nadie puede ser ministro de una oficina o de una función que no ha sido constituida como ministerio, eso no puede suceder, y los ministerios no se constituyen por decreto sino por leyes de la República.

Lea también: Néstor Humberto Martínez, ¿el ‘Robin’ de ‘Batman Santos’?

“Esto no es un problema menor, son cosas de mucho más fondo. Para poner un ejemplo, yo puedo citar a un debate a un ministro de Estado, al Congreso, pero no a un funcionario que no lo sea y este es el caso del señor Martinez. Es lamentable la actitud que está asumiendo el Presidente de la República, arremeter con toda frescura en relación con los asuntos del orden nacional”.

¿Qué opina sobre los poderes concedidos al vicepresidente Vargas Lleras?

Es otro caso que considero una irregularidad. Sería bueno escuchar las opiniones de los abogados, pero es que en Colombia no está reglamentada cuáles pueden ser las funciones del vicepresidente. Entonces eso lleva a que el Presidente de la República le pueda asignar cualquier función, cosa que tampoco me parece que sea correcta porque aquí lo que ha sucedido es que termina poniendo al doctor Vargas Lleras como el superministro de dos carteras de dos afectos suyos, en este caso las de infraestructura, vías y vivienda.

Todo esto va rompiendo la institucionalidad, creando la realidad de que en Colombia la norma es la ausencia de normas, la frase que le oí a un funcionario. “No doctor, es mejor pedir perdón que permiso”. Sí, es un poco como ir atropellando, como diría el general Maza, váyalos fusilando mientras llega la orden de Bogotá, una cosa desisntitucionalizadora que por supuesto termina favoreciendo y sirviéndole a cualquier tipo de propósito que se quiera establecer.

¿Cómo ve el proceso de elección del Contralor?

Este es un espectáculo realmente bochornoso. Es conocido el fuerte estrellón que hay entre el Presidente de la República y el doctor César Gaviria que está oficiando como jefe indiscutido del Partido Liberal.

Los dos tienen coincidencias en todos los asuntos estratégicos fundamentales de la vida del país, las posiciones frente a los TLC, el Libre Comercio, las políticas del consenso de Washington, todo lo que exige la suerte profunda de Colombia en lo económico y en lo social ellos coinciden en eso, son la misma cosa.

Entonces aquí hablamos de un pleito por quién es el dueño del contralor, si lo tiene el Presidente de la República o el doctor Gaviria.

Es por completo inaceptable que el Presidente de la República pretenda imponerle al Congreso un contralor, o cualquier cosa. Se supone que hay separación de poderes en Colombia y que el ejecutivo es respetuoso del legislativo.

Mientras el país se hunde, la gente no tiene empleo, el agro está en crisis, la industria ni se diga, tenemos en la cúpula del poder un pleito para ver quién le echa el guante a un presupuesto enorme como es el de la Contraloría General de la República, a todos esos cargos públicos y a todo el poder de vigilancia, y la posibilidad de presionar duro a los funcionarios que tiene el contralor.