La convención demócrata, una esperanza para EE.UU.

27 de julio del 2016

Esta convención fue muy distinta a la del partido republicano.

La convención demócrata, una esperanza para EE.UU.

La convención del partido demócrata de EEUU mostró un rostro interesante e importante de unidad en torno a su candidata a la presidencia Hillary Clinton.

Las palabras de Michelle Obama y de Berney Sanders fueron inspiradoras y le aseguran a la candidata un pleno respaldo del partido basados en un enfoque ideológico pero realista de lo que se debe hacer en esa gran nación para mantener y optimizar la necesaria cohesión social.

Esta convención fue muy distinta a la del partido republicano, que fue esnobeada por todos los ex presidentes vivos de ese partido, así como por los que fueron candidatos a la presidencia en el pasado, con la única excepción de Bob Dole.

Esta elección no es una más en la historia de los Estados Unidos de América, es una fase crucial en la vida democrática de ese país, porque el candidato Donald Trump no tiene el menor respeto por el orden constitucional o los derechos humanos y es un mitómano del mismo estilo de Hitler y Mussolini y su demagogia  populista lo asemeja a personajes de dudosa reputación como Jean Marie Le Pen y Berlusconi.

Para muestra un botón, en una reciente declaración cuando le preguntaron si estaba dispuesto a acatar lo establecido en el art 1 de la Constitución contestó en forma vaga que estaba dispuesto a acatar cualquiera de los 12 artículos ignorando que esa Carta Magna sólo tiene 7.

Trump no solamente es un peligro para EEUU, sino también para la paz mundial, ya que sus recetas simplistas e improvisadas sobre -por ejemplo- el retiro de EEUU de la OMC y de la OTAN, la expulsión de 20 millones de emigrantes, la declaración, sin pudor alguno, que haría torturar terroristas y la prohibición del ingreso de musulmanes, son una prueba de algunas sus carencias para dirigir a ese gran país.

Ojalá que la sensatez prevalezca en nuestro vecino del norte y no cometan el mismo error propiciado por los demagogos ingleses con su desafortunado Brexit, y EE.UU. pueda seguir en la senda iniciada por Barak Obama de entender que vivimos en un mundo multipolar y en que la cooperación y la negociación son más útiles para la humanidad que las guerras que tanto entusiasman a los republicanos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO