¿Cuál será la salida a la crisis de Electricaribe?

18 de agosto del 2018

Más de dos millones de personas del caribe colombiano han venido sufriendo serias fallas en el servicio de electricidad, a consecuencia de varios problemas que presenta Electricaribe, empresa filial de la española Naturgy Energy Group o mejor conocida en el país como Gas Natural Fenosa. En 1997, cuando la distribución de energía eléctrica a domicilio […]

¿Cuál será la salida a la crisis de Electricaribe?

Más de dos millones de personas del caribe colombiano han venido sufriendo serias fallas en el servicio de electricidad, a consecuencia de varios problemas que presenta Electricaribe, empresa filial de la española Naturgy Energy Group o mejor conocida en el país como Gas Natural Fenosa.

En 1997, cuando la distribución de energía eléctrica a domicilio de ocho departamentos de la Costa Atlántica le correspondía a la empresa pública Corporación Eléctrica de la Costa Atlántica (Corelca), el fenómeno del niño golpeó la región y generó una crisis administrativa y financiera del sector eléctrico.

La solución que ofreció en su momento el Gobierno junto al Ministerio de Minas y Energía, fue reestructurar la empresa pública Corelca para abrir paso al capital privado de varias empresas, entre ellas Electricaribe y Electrocosta. Su finalidad era mejorar el servicio a partir de mayor cubrimiento y modernización de la red eléctrica.

Al parecer, después de que Electricaribe y otras empresas se encargaron de la mayoría de pasivos que dejó Corelca, estas empezaron a disolverse y unificarse. El cambio más significativo llegó en el año 2000, cuando la empresa española Unión Fenosa adquirió buena parte de lo que le correspondía a los inversionistas iniciales. Años después controlaría bajo la filial de Electricaribe todo el sistema.

¿Por qué la crisis no mejoró?

Las denuncias vienen desde que el Gobierno Nacional decidió privatizar el servicio eléctrico. Para diferentes órganos de control, las inversiones para ofrecer un servicio de calidad, llegaron tarde. El paso del tiempo y las condiciones climáticas hicieron más aguda la situación, cuando los instrumentos que garantizaban el servicio poco a poco se volvieron obsoletos.

Bajo esta situación la ciudadanía empezó a manifestarse, pues después de que arriesgaron su patrimonio público con la empresa Corelca esperaban un mejoramiento razonable en su servicio de electricidad. Sin embargo, los cortes de luz, las alzas desmedidas en sus facturas y la ausencia de una empresa cercana a la comunidad, hicieron estallar la olla.

Tomado de electricaribe.co

Fueron miles las personas que salieron a protestar durante los siguientes años. En el 2016, el Gobierno Nacional a través de la Superintendencia de Servicios Públicos anunció la toma de posesión de los bienes y negocios de la sociedad Electrificadora del Caribe, tras la suspensión de las negociaciones que adelantaba con Gas Natural Fenosa ya que no hubo puntos de acuerdo para lograr capitalizar a Electricaribe.

Tomado de electricaribe.co

Ya que la solución no llegó con la toma de la empresa por parte del Estado, pues para Fenosa se trata de un proceso de expropiación y no una intervención de control. La compañía española tomó la decisión de demandar a Colombia ante el Tribunal de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (Uncitral) por más de 1.000 millones de dolares.

En la era Duque, ¿qué pasará con Electrocaribe?

Sin llegar a un acuerdo bilateral por parte del Estado y Naturgy Energy Group (Fenosa), Electricaribe siguirá intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos. La crisis continúa y los escenarios que llevan a su posible solución aun no están claros.

Sin embargo, la discusión se encuentra sobre la mesa política del país. El Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, notificó que en los próximos dos meses la entidad realizará una audiencia pública donde citará a las autoridades departamentales de las zonas afectadas para suministrar herramientas que permitan solucionar el problema.

Por otro lado, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, se reunió el 16 de agosto con los gobernadores del Caribe y la Superintendente de Servicios Públicos, María Paula Jaramillo, para tratar el tema. Allí el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, declaró que como primera medida se tienen que garantizar $1,4 billones para inyectar el capital necesario al suministro de energía en la Costa Caribe y superar la crisis.

El camino no será fácil para el gobierno de Iván Duque, ya que no solo tendrá que afrontar con eficiencia la solución que tome para solventar la crisis y lograr mejorar la calidad del servicio. Sino tendrá que enfrentar la batalla legal con Fenosa, que puede resumirse a una indemnización, expropiación por vía administrativa o devolución de esta filial a la Naturgy Energy Group (Fenosa).

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO