La cuestionada candidata a Auditoría General de la República

La cuestionada candidata a Auditoría General de la República

10 de julio del 2013

Luz Jimena Duque es una de las ternadas para ocupar el cargo que deja el saliente auditor General de la República, Jaime Ardila. Su elección dependerá de la decisión del Consejo de Estado, que efectuará la votación mañana jueves en la mañana, considerando además la aspiración de Laura Marulanda y Carlos José Bitar.

Duque Botero es abogada de la Universidad Santiago de Cali con especialización en Derecho Administrativo y Contratación Estatal de la Universidad Externado de Colombia. Fue asesora del Ministerio de Defensa, del Sena y Fonade.

Sin embargo los cuestionamientos en su contra tienen que ver con su reciente experiencia. Luz Jimena Duque fue hasta hace año y medio jefe de recursos físicos de la Contraloría General de la República, bajo el mando de Sandra Morelli. En el despacho fue ordenadora de gasto y tuvo a cargo procesos precontractuales.

Además fue directora de Vigilancia Fiscal de la contraloría delegada para el Sector Agropecuario en el mismo ente de control. Antes, desde octubre de 2009, había sido asesora del entonces Auditor General de la República, Iván Darío Gómez Lee, de quien se conoce su respaldo político a la contralora Morelli. Sectores políticos dicen que Gómez Lee tendría aspiraciones para llegar a ser Contralor General de la República.

El cuestionamiento en principio tiene que ver con que, de llegar a ser Auditora, para muchos Duque se convertiría en juez y parte, además de tener que investigar a quien fue su jefe, Sandra Morelli, y eventualmente a otro compañero de trabajo, Gómez Lee, si llegase a la Contraloría.

KienyKe habló con Luz Jimena Duque sobre sus cuestionamientos. La experta en contratación estatal se defendió de estas controversias y dijo ser una aspirante “absolutamente independiente y profesional”. Dijo no tener ninguna relación personal con la contralora Sandra Moreli y aclaró que hace año y medio renunció a la Contraloría; desde entonces se dedica a trabajar como asesora de una empresa en Cali y como docente.

Duque Botero agregó que no tendría ninguna inhabilidad ni conflicto para no aspirar a la Auditoria. “Soy una persona absolutamente seria, que me respalda muy bien mi hoja de vida. Frente a eso tengo la inteligencia, profesionalismo y objetividad”.

Reconoció haber sido ordenadora de gasto en la Contraloría pero descartó que, de ser elegida, tenga que auditarse a sí misma. “La vigilancia fiscal que ejercí fue hace más de año y medio, y mi gestión ya fue vigilada. No se va a presentar esa situación de juez y parte. Eventualmente si se llegara a presentar, sería algo aislado y cumpliré lo que dice la ley que es declararme impedida”.

También desmintió que haya calculado tiempos para renunciar a la Contraloría, ya que para poder ser ternada por la Corte Suprema de Justicia se apartó de su cargo justamente faltando un par de meses para resultar inhabilitada. “Ni siquiera pensé presentarme en esta terna. Una situación familiar hizo que me fuera para Cali hace año y medio. Cumplí el papel para ese cargo y por eso apliqué. La aspiración que tengo es legítima, entiendo que se presenten este tipo de comentarios, es natural, pero a mi simplemente me respalda mi hoja de vida”.

Aseguró que no tiene respaldo político alguno de Morelli o Gómez Lee y prometió que auditará con total transparencia tanto a la Contraloría General como a las demás 63 contralorías del país.

Con candidatos han realizado sus campañas buscando citas con los magistrados del Consejo de Estado que tomarán mañana la decisión.  Otra de las ternadas, Laura Emilce Marulanda, también fue cuestionada por su anterior trabajo como subalterna del excontralor General de la República, Julio César Turbay, y también desmintió su presunta inhabilidad o conflicto moral.