La firma no es la paz; retos para que el acuerdo sea una realidad

La firma no es la paz; retos para que el acuerdo sea una realidad

21 de noviembre del 2016

Mucho ha pasado alrededor de la firma del Acuerdo Final de Paz entre el Gobierno Nacional y las Farc. En las últimas horas ‘Rodrigo Granda’, miembro del secretariado de la guerrilla habría confirmado que el evento protocolario se daría a más tardar este miércoles en la Quinta de San Pedro Alejandrino, en la ciudad de Santa Marta, o en la Plaza de Bolívar de la capital del país, el equipo negociador del Gobierno desmintió al miembro de las Farc y aseguró aún no están definidos ni el lugar y ni la fecha de la firma del documento.

Lea también: Timochenko llegó a Bogotá para firma del nuevo acuerdo de paz

Otro de los anuncios conocidos este fin de semana se relacionó con la llegada del máximo líder de las Farc, Timoleón Jiménez, este lunes a Bogotá. El jefe guerrillero afirmó ante medios nacionales que se estaría reuniendo con miembros del Gobierno Nacional para ultimar detalles para la firma del nuevo Acuerdo; Sin embargo, Kienyke.com conoció que este viaje fue suspendido por algunas horas por parte del secretariado de la guerrilla a raíz de la muerte de dos de sus militantes en el municipio de Santa Rosa, sur de Bolívar.

El grupo guerrillero permaneció a la espera de información de dos de sus delegados en Colombia, entre ellos Carlos Antonio Lozada, para poder iniciar el desplazamiento de Timochenko al territorio nacional.

Lea también:  Cuatro líderes campesinos fueron asesinados este fin de semana

Otro hecho que generó preocupación en el grupo guerrillero fue la muerte de cinco líderes campesinos en el Caquetá, Meta y Nariño. En la madrugada de este lunes las FARC enviaron una carta abierta al presidente Juan Manuel Santos, donde le solicitan al mandatario que tome medidas frente a estos asesinatos. “Si está comprometido con la paz de Colombia actúe en consecuencia poniendo punto final a este exterminio de inocentes cuyo pecado parece ser su pensamiento crítico y visión de nuevo país, implementando ya el acuerdo sobre garantías de seguridad”, señala el documento.

En este sentido, a través de su cuenta en Twitter, Jorge Torres Victoria alias ‘Pablo Catatumbo’ reiteró en una serie de trinos su llamado al Gobierno para que de garantías de seguridad a los miembros del grupo guerrillero y evite más muertes.

Aunque la firma del documento se realice en estos días, tal como lo dice Granda, el gobierno tiene que afrontar un camino espinoso, ante el país y ante la misma guerrilla, para darle fuerza al acuerdo logrado. Las Farc, líderes del No, otros opositores y el Congreso esperan algunas acciones y respuestas concretas que tendrán que llegar en los días siguientes al acto protocolario.

Muertes de líderes amenazan el proceso

Tras las manifestaciones de rechazo hechas por el grupo guerrillero, el Gobierno Nacional anunció que este martes se realizará una cumbre de alto nivel para entregar directrices que permitan esclareces las circunstancias en las que se dieron los crímenes contra dirigentes sociales en las últimas horas.

De acuerdo con el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, estos hechos representan “una amenaza regional contra el proceso de paz” que incluso podrían afectar la implementación del nuevo Acuerdo de Paz. A dicha reunión fue citado el fiscal general de la Nación, Humberto Martínez Neira, y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

Lea también: Santos: Pronto se decidirá mecanismo de refrendación de los nuevos acuerdos

Cristo reiteró que el Gobierno Nacional  tiene toda la voluntad de garantizar la integridad de los actores políticos y sociales que hacen parte del proceso hacia el posconflicto que vive el país, agregando que es preocupante que la escalada criminal vaya dirigida contra personas que han defendido una salida negociada para la guerra en Colombia.

Aumenta la ‘tensión’ entre promotores del ‘NO’ y el Gobierno 

Cuando se pensaba que se había logrado un consenso entre los promotores del ‘NO’ en el plebiscito y los delegados del Gobierno Nacional frente al nuevo acuerdo recientemente alcanzado con las Farc, en La Habana; el senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, expresó que el presidente Juan Manuel Santos Calderón ‘confundió’ el mensaje transmitido en sus declaraciones recientes. “Uribe dijo en el Congreso el jueves pasado, que se debería llevar esta discusión para hacer un acuerdo en el Congreso de la República, yo estoy de acuerdo (…) yo estoy de acuerdo con esa propuesta de trasladar las discusiones al propio Congreso y vamos a llevar el tema la semana entrante” expresó Santos Calderón al anunciar que este miércoles iniciará el proceso al interior del corporado, a lo que el exmandatario respondió con un trino desde sus redes sociales.

Lea también: Leyva propone cabildos para refrendar los acuerdos cerrados con FARC

Posteriormente, Uribe Vélez reiteró que la petición de llevar los acuerdos al Congreso de la República estaba condicionada a que en los textos finales se reflejaran las observaciones finales hechas por los promotores del ‘NO’. “Creo que un Acuerdo Nacional estimulado por el Congreso, en temas sustantivos, facilitaría enormemente el tema de la refrendación. (…) creo que es mejor eso que pulsos políticos. Un pulso político lo gana muy fácil la Unidad Nacional, el Gobierno. Yo creo que para el largo plazo queda mejor el Acuerdo Nacional y sugeriría, por lo que le hemos escuchado al Fiscal General de la Nación, a la Corte Suprema, al Consejo de Estado, que ese Acuerdo Nacional incluya la justicia” señaló el expresidente.

Se espera que en las próximas horas el equipo de negociadores del Gobierno Nacional logre ‘destrabar’ los puntos que para la oposición aún están pendientes dentro del Acuerdo Final.

Piden avalar el ‘fast track’ para implementar acuerdo de paz

Ante la Corte Constitucional, el exministro de Justicia y asesor del Gobierno, Yesid Reyes Alvarado, presentó un documento para que se avale la figura del ‘fast track’ en el Congreso de la República con el fin de facilitar la implementación del acuerdo de paz con las Farc sin necesidad de que se cite a un nuevo plebiscito.

El documento manifiesta la necesidad de eliminarse el proceso de refrendación de lo pactado con la guerrilla en La Habana, y además reduciría el número de debates en el Congreso para avalar la implementación del acto legislativo para la paz. De esta forma, los acuerdos tendrían que someterse a cuatro y no ocho debates para aprobar la ley.