La reunión que destrabó discusión sobre la JEP

La reunión que destrabó discusión sobre la JEP

12 de octubre del 2017

El pasado miércoles 11 de octubre, mismo día que en la Corte Constiucional se votaba para blindar jurídicamente los acuerdos de paz, el Gobierno, la Fiscalía y las Farc realizaron una extensa reunión con el fin de destrabar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) durante su paso por el Congreso.

Varios fueron los puntos de la JEP que se discutieron y en los que las partes tenían discrepancias, en especial  temas relacionados con diferentes delitos enmarcados en el conflicto armado como el narcotráfico, testaferrato, y penalización para disidentes y reincidentes.

Seis horas duró la reunión en la Vicepresidencia de la República, en la que participaron el Ministro de Interior, Guillermo Rivera; el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez; y los excomandantes de las Farc, Pastor Alape e Iván Márquez.

Este encuentro tenía el objetivo de reconciliar las posturas encontradas entre las partes, en especial la de la Fiscalía, ya que Martínez fue uno de los más críticos de la JEP en los últimos meses. 

Al parecer hubo acuerdo, y los puntos que causaban más preocupación fueron tratados exitosamente y estarán en el texto definitivo que pasara a revisión y votación en el Congreso.

Concluída la reunión el fiscal Martínez destacó que hubo un diálogo ameno, y pidió a la ciudadanía “que apoye para que todas estas propuestas salgan adelante porque están inspiradas en el orden jurídico y en los valores de la sociedad colombiana”.

Por su parte, el Ministro Rivera destacó que la conversación giró en torno a algunas precisiones y puntos claves que era necesario aclarar: “Descubrimos que estamos de acuerdo en los objetivos. En lo que creo que avanzamos fue en la precisión de la redacción para que no haya dudas sobre las competencias de la justicia para la paz y de la jurisdicción ordinaria, pero fue un diálogo fluido”.

Los puntos claros de la JEP

Durante las seis horas que duró el encuentro se acordó que todos los miembros de las Farc que reincidan en sus delitos o pertenezcan a las disidencias perderán de manera inmediata los beneficios judiciales de la JEP.

Una de las mayores dudas por parte de la Fiscalía era la penalización y seguimiento de los testaferratos. Tras la conversación se acordó que todos los excombatientes a los que se les descubra que encubrieron de bienes poniéndolos a nombre de terceros perderán los beneficios de la JEP y serán juzgados por medio de la justicia ordinaria.

Algo similar ocurrirá con el narcotráfico. Con los ajustes al texto todos los cultivos ilícitos atribuidos a las Farc descubiertos después del primero de diciembre del 2017 harán parte de la justicia ordinaria. 

De esta forma se establece que el accionar delictivo de miembros de las Farc descubierto después de la firma de los acuerdos de paz no se acogerán al nuevo sistema judicial para excombatientes, por lo que no aplican para reducción de penas ni penas alternativas.