La senadora Thania Vega dejó con la mano extendida al alcalde Petro

La senadora Thania Vega dejó con la mano extendida al alcalde Petro

5 de agosto del 2014

La senadora uribista Thania Vega (60 años), esposa del detenido coronel Plazas Vega – privado de la libertad por la supuesta desaparición de algunas personas en los hechos de la “toma del Palacio de Justicia” por parte del M-19- dejó con la mano extendida al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, cuando éste pretendió saludarla en reciente encuentro .

-“Me dio la mano y yo soy una persona educada, pero en ese momento me di cuenta que contra él sí tenía una sensación de rechazo absoluto. No pude estirar el brazo”.

Le observo que eso es ser grosero y ella contesta despacio:

-“Puede ser, me porté supremamente mal, pero así me porté. Nunca lo había visto en vivo y en directo, fue una reacción natural, yo no la pensé, yo no podía darle la mano a una persona que considero todavía  como un terrorista.

(El hecho ocurrió cuando Petro visitó en la clínica al exministro Fernando Londoño, tras un atentado en su contra).

Por esas cosas de la vida, senadora, Petro es alcalde de Bogotá y su marido está en la cárcel. ¿Paradojas de la democracia?

Pues yo no sé si llamarlo paradoja o injusticia.

¿Qué siente cuando ve a Petro en televisión?

Tristeza por este país. Porque él debía haber pagado sus delitos, y es un hombre además ambicioso, soberbio, ha acabado con nuestra ciudad, ¿o es que a usted le parece muy buena la calidad de vida que tenemos en Bogotá?

¿Y qué siente usted cuando se encuentra a Antonio Navarro, su colega senador?

Pues fíjese que Navarro me parece una persona mucho más decente, por decirlo de alguna manera.

Pero también militó en el M-19, estamos hablando de la misma historia…

Sí, hay gente del M-19 que se desmovilizó realmente, Petro no se ha desmovilizado, ¿o no ha visto todas las banderas que hay en la Plaza de Bolívar cuando él llama a la gente y en medio del olor a marihuana florecen allá todas las banderas del M-19? Él no se ha desmovilizado.

¿Y Navarro sí?

No conozco tanto al senador Navarro, lo que he oído en la radio…

Thania Vega y Alfonso Plazas

¿Pero no siente incomodidad cuando se sienta a su lado o se lo topa en el capitolio?

He ido al Congreso de la República, a pesar de lo que usted dice, sin ningún resentimiento. Soy una persona que ha logrado manejar que no haya odio en mi corazón, y si me sintiera resentida sabiendo que iba a tener que encontrarme allá con personas como el doctor Navarro hubiera preferido no ir.

Tuve que revisar todos esos temas en mi alma, y como le digo, no voy al Senado de la República con resentimiento.

¿Es posible alguna equivocación de su esposo en la desaparición de algunas personas que salieron vivas del Palacio de Justicia?

Mi marido no ha desaparecido a ninguna persona, él no tuvo ninguna actuación mal hecha.

Plazas Vega llegó al Palacio de Justicia porque el M-19, un grupo terrorista, se tomó el Palacio de Justicia, secuestró a las personas que allí se encontraban y asesinó a la cúpula de la justicia colombiana. Los que cometieron el error fueron ellos; Plazas Vega llega como parte de un operativo militar donde él tenía que ir con los blindados, por eso llega en tanques, él no tuvo nada que ver con los rehenes, él llega con los blindados a rescatar personas, y allí entran las tropas de la Escuela de Caballería, no a desaparecer gente, a sacar a la gente que estaba allí asfixiándose, porque además, como el grupo terrorista se había unido a Pablo Escobar, tenía la misión de quemar los documentos que allí se encontraban porque ese día se iba a aprobar la extradición.

Así que los errores no fueron del Ejército, los narcoterroristas fueron los que se tomaron el Palacio, si no el Ejército nunca habría llegado allá, y Plazas Vega llega con sus blindados y hace su operativo.

Luego, esta gente es pasada a la Casa del Florero, donde Plazas Vega no tenía nada que ver, no tiene que interrogar a nadie, él no tiene que coger detenido a nadie, es una misión que la hace la Brigada 2 de Institutos Militares. Esa pregunta tendría que hacérsela a ellos, si ellos seguramente cometieron algún error o detuvieron a alguna persona que no tenían que detener.

¿Llega al Congreso a defender la causa de su esposo?

No. La causa de mi esposo la están defendiendo nuestros abogados. Yo vengo a representar a tantas familias víctimas de la injusticia, especialmente en el tema de los militares.

Los militares están siendo víctimas de una guerra jurídica, son muchos los inocentes que están presos en este momento porque a través de una guerra jurídica están acabando con ellos.

No hay que descartar senadora que también hay militares que han delinquido….

Siempre he dicho que el militar que comete abusos, que obra mal, debe ser sancionado. Pero no se puede juzgar por unos malos a toda una una institución tan valiosa como son las Fuerzas Armadas de Colombia.

Son miles los militares que están encartados, que están procesados por cualquier operación militar. Pero son de carne y hueso.

¿Se le pegó a Dios cuando vino la tragedia de que está hablando?

Completamente, aunque he peleado con El también, no crea.

¿Y por qué pelea uno con Dios, qué culpa tiene Dios de los actos en esta tierra de los hombres?

Uno tiene la idea de que cuando uno obra bien las cosas le van a salir bien, y resulta que la realidad de la vida es otra, y ahí es cuando uno tiene que pelear pero volver a Dios y decirle dame tu fuerza Señor.

Senadora, ¿se siente vocera en el Congreso de los militares que son perseguidos jurídicamente?

De los miles de militares inocentes que están presos, inocentes, porque las aberraciones son todas, el país no las conoce, pero se están cometiendo infamias terribles con los militares.

Existe el cartel de los testigos y les pagan para que acusen a militares.

¿Qué pasó en Cali en un evento de víctimas?

Lo de Cali es algo que duele en el alma, que causa dolor de patria.

Los agentes del Estado son los defensores de la patria, y resulta que ahora en esos foros, que para mí es un circo, es una grosería lo que están haciendo allá, todos los foristas son de la izquierda.

Ayer estaba allá el señor Jerez, el organizador de todas estas marchas del Cauca… Ellos son los foristas, ellos acusando a las verdaderas víctimas, a las familias de todos estos militares que fueron secuestrados y asesinados en cautiverio, ellos no son víctimas para los de las FARC. Exigiéndoles además que si quieren ser reconocidos como víctimas vayan y se abracen en las cárceles de Colombia con los guerrilleros para mostrar la reconciliación.

No quiero decir su nombre pero a una de las personas que estaba allá alguien se le acercó y dijo: “Dejen de robar cámaras porque los podemos pasar a cámara ardiente”.