Por esto deben pasar los periodistas en Venezuela

Por esto deben pasar los periodistas en Venezuela

13 de febrero del 2014

La jornada de ira del 12F en Venezuela dejó al menos tres víctimas mortales, cuantiosos daños materiales, una veintena de detenidos y un medio de comunicación al que se le prohibió seguir emitiendo su señal dentro de territorio bolivariano.

El canal internacional de noticias para público latinoamericano NTN24 fue sacado de la parrilla de los cableoperadores DirecTv, Movistar, Intercable y NetUno. La decisión de cortar la señal fue tomada por la gubernamental Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y el argumento conocido para dicha decisión fue que las autoridades sancionarían a los medios que, durante las propuestas “promovieran la violencia”.

Organizaciones como Human Rights Watch, Reporteros sin Fronteras y varios medios venezolanos y colombianos condenaron hoy la medida que han calificado como censura.

No es la primera vez que el poder oficial ejecuta algún castigo contra medios de comunicación críticos al chavismo. Es más, en el pasado el canal de noticias colombiano CableNoticias también fue vetado para transmitir en territorio venezolano.

El hecho vuelve a poner al gobierno de Nicolás Maduro bajo el escrutinio global por, presuntamente, no garantizar el derecho a la libre prensa en su país. KienyKe.com habló con el periodista venezolano y corresponsal de NTN24 en Caracas, Carlos Eduardo Sánchez, para conocer su opinión sobre las garantías que tiene para ejercer su labor. Preguntas en ese sentido le fueron hechas al director del diario nacional Últimas Noticias, uno de los más importantes periódicos del país, que es independiente económicamente pero considerado cercano a los postulados oficialistas. Así ven dos periodistas venezolanos la libertad de prensa en su país.

Carlos Eduardo Sánchez, corresponsal de NTN24 en Venezuela

-¿Piensa que hay libertad de prensa en Venezuela?

-Lo que vivimos ayer es una afrenta contra la liberta de prensa por parte del gobierno a la comunicación, una afrenta a los medios, al trabajo periodístico, a la investigación, incluso a la difusión de informaciones que les incomoda. Yo no sé qué le molestó el día de ayer al gobierno. No es culpa de NTN24 ni de ningún medio de comunicación que los estudiantes hayan decidido, tras ver a sus compañeros caídos con tiros en la cabeza, ir a marchar al frente de la fiscalía.

El propio Nicolás maduro dijo que estábamos en una campaña de guerra. No señor presidente. Nosotros estábamos en una campaña periodística, de cobertura, de informar al mundo y al país lo que estaba ocurriendo. No inventamos lo que ocurrió. No se agregó ni una imagen más ni se quitó una imagen menos de lo que pasó ayer en Caracas.

-¿Los medios de comunicación, y los periodistas, tienen garantías para ejercer con independencia su labor?

-Uno comienza a ver que la situación se hace cada vez más crítica. Pedro Maldonado, hasta hace poco director general de la Comisión Nacional de Comunicaciones, decía y aseguraba que no estaba planteado dentro del gobierno sacar del aire ninguna señal de canal internacional. Recientemente cambian a este funcionario por William Castillo. Lo que pasó ayer fue una petición política. Mario Silva, director de la Hojilla,  que se emite por el canal del Estado, enviaba mensajes de Twitter al presidente Maduro alertándole que NTN24 tenía una campaña de odio y guerra contra el pueblo venezolano. El gobierno no había respondido a esas presiones políticas; pero luego que transmitimos las imágenes que captamos en el centro de Caracas, cerca a la fiscalía, fue cuando decidieron sacarnos del aire.

¿Tiene acceso libre a fuentes de información, oficiales y privadas, o alguna le ha sido inaccesible?

-La fuente particular depende del tiempo o disponibilidad de cada actor de la vida pública. En la fuente oficial debo decir responsablemente que el Ministerio de Información acredita anualmente a los corresponsales internacionales para poder tener acceso a la cobertura de las actividades oficiales. Se nos convoca a las actividades oficiales, pero muchas veces estando dentro del palacio de Miraflores, con equipos de transmisión para salir en vivo, se nos ha dicho que no podemos grabar. ¿Qué nombre le ponemos a eso?

Cuando hago una cobertura de uno de los dos lados de la noticia, nosotros tenemos que acudir a la señal del Estado, Venezolana de Televisión, para conocer lo que dice el gobierno.

NTN24

Hacia las 4:30 de la tarde del miércoles, NTN24 anunció que su señal estaba siendo cancelada en las operadoras de televisión de Venezuela.

-¿Ha sido alguna vez amenazado por su trabajo?

-Por Twitter debo decir que un par de ocasiones se me ha ofendido por mi trabajo. Incluso se han metido con mi familia, con mi padre que no tiene nada que ver con el tema periodístico. En el tema personal he vivido situaciones que salen a través del canal del Estado; se nos ha cuestionado nuestro trabajo pero de manera violenta. Se nos ha expuesto al equipo de NTN24, se nos ha arremetido con vulgaridades, que somos cómplices del paramilitarismo colombiano. En Venezolana de Televisión había una campaña criticando el trabajo de NTN24.

-¿Ha sido agredido físicamente por su trabajo?

-En la Plaza de Bolívar de Caracas estábamos en cubrimiento de un regreso a Venezuela del presidente Chávez luego de la recuperación en Cuba. Estábamos con otros colegas conversando con el entonces vicepresidente Elías Jaua, y al momento de terminar, se desbordó el mensaje contra los medios de comunicación que nos muestran como factores del imperio; fuimos agredidos por dos mujeres, una de ella me pegó en la espalda, hasta que llegó la policía nacional a respaldarnos.

-¿Ha tenido miedo por ejercer su trabajo?

Ahorita hay temor. Debo decirlo: acá en Venezuela la prensa extranjera, en el caso de algunos colegas de Caracol, RCN, la Voz de América, CNN en Español, NTN24, hemos establecido patrones de seguridad en la ciudad para cuidarnos entre nosotros mismos.

-¿Son dignas y favorables las condiciones laborales y salariales para los periodistas en Venezuela?

Los espacios se han venido cerrando. Cada vez hay menos medios. Varias emisoras cerradas por el gobierno, más de 10 diarios cerrados por falta de papel periódico y otros 30 en jaque porque el gobierno no les otorga licencias para importar el papel. Hay menos oportunidad para hacer periodismo independiente. Los estudiantes de comunicación por eso están activos en estas protestas, porque sienten que el panorama no es alentador.

Además, es una profesión que ha entrado en el renglón de esas que no tienen buena remuneración; la gente la desarrolla por amor, por no dejar todas las denuncias que hay, las investigaciones y que permiten a un periodista incluso formar y crear modo de vida. El tema salarial en Venezuela, en general, cada vez es peor.

-¿Aconsejaría a las nuevas generaciones de jóvenes considerar el periodismo como una buena opción profesional?

A pesar de que no existe oportunidad de trabajo, yo sí lo recomiendo. Es una  profesión maravillosa que permite ser ejemplo; permite ayudar a la democracia, a la formación del ciudadano. Creería que hay que seguir luchando porque en Venezuela cambien las condiciones de los medios, que haya muchas más oportunidad y que se pueda desarrollar una democracia a plenitud.

-¿Siente que usted y su medio son equilibrados al momento de transmitir información?

-Tratar de mostrar las dos caras de la moneda siempre ha sido nuestro norte. Con muchísima dificultad por la fuente oficial, porque en nuestros programas de opinión los oficialistas son bastantes restringidos, son bastante esquivos.

-¿Se ha sentido presionado por el medio de comunicación para informar de determinada forma alguna noticia?

-Jamás he sido presionado por la directiva del canal. En el caso de NTN24 siempre hemos informado lo que ocurre en el país tal como ocurren las cosas. Los protagonistas no somos los que narramos la noticia sino las personas, las voces de la noticia.

-¿Encuentra justificación o razón en las decisiones del gobierno por cancelar licencias o multar a varios medios de comunicación?

-No. El gobierno hace un análisis de la situación de los medios de comunicación o su cobertura ajustado a un modelo político. El gobierno no tiene argumentos universales para decir que NTN24 estaba promoviendo la violencia el día de ayer. No hay argumento para decir que Globovision, al emitir los testimonios de madres e hijos de presos de los motines de la cárcel del Rodeo, estaba generando violencia. Por esa cobertura, Globovisión fue multada y perseguida.

Eleazar-Diaz-Rangel

Eleazar Díaz Rangel, periodista y director del diario Últimas Noticias

-¿Piensa que hay libertad de prensa en Venezuela?

Eleazar Díaz Rangel: Sí hay libertad de prensa en Venezuela. Hasta el punto que cualquier extranjero que venga a Caracas y lea lo que dicen los diarios o escuche lo que hablan en la radio o ve la televisión, llegará a la conclusión de que no hay restricciones para informar. En los últimos meses se ha producido un hecho que ha generado razonables críticas de los medios impresos al gobierno por la falta de divisas para importar papel. Esto ha hecho que algunos diarios del interior suspendan sus publicaciones y que otros disminuyan el número de páginas. Se ha señalado que esto es una manera del gobierno de restringir la libertad de informar y opinar, sin embargo no hay ningún elemento que permita decir que eso lo están haciendo solo con la prensa. De manera que me parece precipitado decir que esto es una manera que tiene el gobierno para reprimir la libertad de prensa.

-¿Su medio de comunicación, y sus periodistas, tienen garantías para ejercer con independencia su labor?

-No hay ninguna otra dificultad que no sean las normales que encuentra un reportero cuando sale a la calle para obtener la información. Aquí hay un problema: que el gobierno es muy cerrado como fuente informativa en algunos ministerios. Pero eso no se puede decir que es limitación a la libertad de informar por cuanto el primer afectado es ese despacho que no difunde a través de esos medios su información.

-¿Tienen acceso libre a fuentes de información, oficiales y privadas, o alguna le ha sido inaccesible?

-Nosotros tenemos dificultades para tener acceso a algunas fuentes oficiales y a algunas fuentes privadas. Eso ocurre en todos los países. Algunas empresas, fuentes privadas, tienen cierto tipo de información que no difunden sobre sus ganancias, por ejemplo. Y algunos ministerios que son cerrados como el de la Defensa.

-¿Ha sido alguna vez amenazado por su trabajo?

No. No se puede decir que yo o los periodistas de Últimas Noticias hayan tenido amenazas que puedan ser valoradas como significativas o como reales. Siempre hay llamadas telefónicas y esos mensajes pero… no creo que sea algo excepcional o algo que no ocurre en otros países.

-¿Ha sido, alguna vez, agredido físicamente por su trabajo?

Al comienzo del gobierno del presidente Chávez, comenzando la década de 2.000, era frecuente que en algún acto de la calle los reporteros fuesen asediados por partidarios del chavismo. Eso afectaba a todos los periodistas en la calle incluyendo por supuesto a los de Últimas Noticias. Pero esa situación fue condenada enérgicamente por todos los organismos de prensa y por el propio presidente Chávez;  finalmente prácticamente resultó erradicado. Ahora resulta excepcional que ocurra un hecho de esa naturaleza.

-¿Ha tenido miedo por ejercer su trabajo?

-Por lo menos ninguno de mis periodistas ha expresado ese temor. Es posible que exista temor cuando hay manifestaciones, como las de ayer en las que hubo mucha violencia contra el Ministerio Público. Eso es natural en cualquier ser humano, pero en general el miedo para ejercer la profesión no se da como una constante.

-¿Son dignas y favorables las condiciones laborales y salariales para los periodistas en Venezuela?

-En el caos de Últimas Noticias tenemos uno de los mejores contratos colectivos que se han firmado entre una empresa y el empleado, y tenemos un sindicato que ampara a los periodistas de nuestro medio. Los salarios se rigen por los contratos que se suscriben entre el sindicato y la empresa. Nunca ha habido un paro como presión, sino discusiones normales entre sindicato y empresa.

-¿Aconsejaría a las nuevas generaciones de jóvenes considerar el periodismo como una buena opción profesional?

-Lo que ocurre es que en Venezuela, en los últimos años, ha habido cierta deformación porque no se respetan los principios de la ética profesional en algunos medios, que más que buscar la verdad les interesa estar al servicio de sus intereses políticos empresariales. Ese es un obstáculo incluso para decir la verdad. Un periodista joven tiene que estar consciente de esa situación.

-¿Hay presiones editoriales y empresariales en su medio, o quizá influencias políticas que determinen la forma de trabajar de sus periodistas?

-Hay una línea editorial que se basa en nuestro principio ético que establece el equilibrio en la información. No podemos dar una información, sobre todo en temas conflictivos o sensibles, sin tener las dos versiones. Eso lo tratamos de cumplir diariamente. Los periodistas, cuando consiguen alguna denuncia, tienen que buscar la versión del denunciado. Esa línea la hemos conservador en todas las áreas y es lo que hace Últimas Noticias, el diario de mayor circulación en Venezuela.

-¿Encuentra justificación o razón en las decisiones del gobierno por cancelar licencias o multar a varios medios de comunicación?

-En los casos que ha habido, que son de no prorrogar la concesión que otorga el Estado a los medios audiovisuales, siempre se ha hecho conforme a la Ley. El caso más conocido ha sido el de Radio Caracas Televisión, RCTV. En esa oportunidad se hizo cumpliendo la ley. En el fondo había un interés político por la posición editorial de RCTV que parecía más un partido político que un medio de comunicación. En el caso de otros medios fue porque se violaron principios. Siempre se ha hecho conforme a la Ley, independientemente que detrás haya trasfondo político.