¿El respaldo de la U a Duque es contraproducente?

6 de septiembre del 2018

Los partidos políticos en Colombia tenían hasta este viernes para decidir si van con el gobierno, se oponen a él o se declaran independientes; sin embargo todo está ya consumado. Las colectividades dejaron ver para donde se van y, pese a que el Ejecutivo logró una apretada mayoría gracias al respaldo de la U, tendrá […]

¿El respaldo de la U a Duque es contraproducente?

Los partidos políticos en Colombia tenían hasta este viernes para decidir si van con el gobierno, se oponen a él o se declaran independientes; sin embargo todo está ya consumado. Las colectividades dejaron ver para donde se van y, pese a que el Ejecutivo logró una apretada mayoría gracias al respaldo de la U, tendrá que negociar con quienes se declararon independientes para lograr la aprobación de sus proyectos.

El panorama quedó así: el partido de Gobierno, Centro Democrático (19 senadores y 32 representantes); los conservadores (14 senadores y 21 representantes); Mira (3 senadores y un representante); Colombia Justa y Libres (un senador y un representante) y el Partido de La U (14 senadores y 25 representantes) se sumaron como coalición oficialista; es decir, que de los 106 senadores activos y 163 representantes, la adminsitración Duque cuenta con un 54% del Congreso de manera efectiva.

Respaldo fracturado

Sin embargo, el apoyo del Partido de la U aún no está definido en pleno, pese a que el presidente de la colectividad, Aurelio Iragorri, salió a ratificar el respaldo de la bancada a las políticas del Gobierno, los senadores Armando Benedetti y Roy Barreras aseguran que hay una fractura al interior de la colectividad, lo que puede afectar la mayoría alcanzada por el nuevo mandatario.

Según dijo Benedetti a través de su cuenta de Twitter, en la reunión donde la U definió su camino, “16 votamos por ser independientes y 25 de gobierno”. Es decir que el Ejecutivo puede estar perdiendo 16 votos, afectando su fuerza en el Legislativo y teniendo que someterse a los dos partidos que se declararon independientes: el Partido Liberal (14 senadores y 35 representantes) y Cambio Radical (16 senadores y 30 representantes).

De hecho, el otro líder reconocido de la bancada de la U en el Senado, Roy Barreras, calificó de error la decisión de su partido pues: “tras 8 años de defender en la U la paz, los derechos de las víctimas y la implementación, exigiendo presencia del Estado en todo el territorio, no se podían tirar esas banderas a cambio de una condición de “gobierno” sin un mínimo acuerdo sobre esos temas de fondo”.

Oposición, proyectos y cálculo

El Gobierno además no la tendrá fácil por otro factor: según el estatuto de oposición, los partidos que se declaran en contra de las políticas del mandatario de turno, tendrán espacios en televisión nacional y además un porcentaje extra para su financiación, lo que podría aumentar su reconocimiento. En esa orilla están los Verdes, el Polo, las Farc y los Decentes quienes, pese a sumar solo 19 curules en el Senado, pueden no ponérsela fácil a los proyectos de Duque.

La iniciativa más importante que tramitará en el Congreso el presidente Iván Duque en los próximos días sería la Reforma Tributaria. Además tendrá que radicar el plan de desarrollo y las reformas a la justicia y la política (que ya está siendo estudiada), tal como la serie de normas anticorrupción prometidas como consecuencia de la consulta.

Según dijo a Kienyke.com el profesor Pedro Luis Pemberthy, profesor de Ciencia Política de la Universidad Nacional, “la declaración de los partidos es para cumplir lo que impone el estatuto de oposición. Sin embargo, no hay que dejarse confundir, el gobierno cuenta con el apoyo de Cambio Radical y los Liberales, lo que ayuda a configurar una mayoría aplastante. En la realidad política ellos se declaran independientes por un concepto de imagen, para brindar un mensaje no tan servil, pero ellos están con el Gobierno y más adelante le cobrarán al Ejecutivo ese apoyo”.

¿Está sentenciada la U?

Por su parte, más allá de las cuentas que está haciendo el Gobierno, quedó en la retina de los ciudadanos la imagen de un Partido de la U guiado más por la conveniencia de obtener beneficios de la mano del mandatario de turno, que por sus propios principios: la formación ha continuado siendo oficialista desde Uribe, pasando por Santos, y otra veces en las huestes uribistas.

¿Cómo afecta esto al partido? En opinión de Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario, “desde luego, este oportunismo de la bancada y la relación instrumental que tienen con todos los gobiernos, es algo que le ha dado muy mala imagen y es lo que le valió la derrota electoral que sufrió en marzo pasado (elecciones legislativas)”.

Por este motivo, es previsible que, por lo menos en términos de opinión pública, la formación continúe en declive y con posibles resultados adversos en lo electoral.

No obstante, y a pesar de que ya varios de sus líderes anunciaron la eventualidad de una escisión, el experto no ve amenazada la continuidad o la existencia del partido como tal: “En realidad, esta decisión de la U no es sorprendente. El partido nunca ha tenido un norte ideológico claro. Es una formación que une a unos caciques regionales y que ha sido creado por y para ellos desde el Senado. Estos tienen una vocación de estar cerca del gobierno independientemente de quién está liderándolo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO