Las broncas políticas de las que usted escuchará en los próximos años

12 de julio del 2014

Se avecinan calientes debates de ideas que estarán para alquilar balcón.

Peleas politicas

Las pasiones y rivalidades exacerbadas no solo serán cosa del Mundial de Fútbol. Cuando finalice el torneo en Brasil y Colombia retorne a sus agendas cotidianas, podrían volver a aflorar las fracturas que se sellaron por los triunfos de nuestra Selección. Volverá a escucharse la polarización política y las peleas del día a día de los principales actores del poder nacional.

Lo que se viene estará para alquilar balcón. En primer lugar, parte del Congreso Nacional se renovará. Ingresará una importante fuerza política, el Centro Democrático, con la nada desdeñable cifra de 19 sillas en el Senado y 12 en Cámara. No son mayoría, pero entre los colosos que ingresarán a la batalla política dentro del Capitolio sonarán nombres como el de Álvaro Uribe Vélez, Paloma Valencia, María del Rosario Guerra, Alfredo Rangel y Ernesto Macías. El ala pura del uribismo se interpondrá ante la aplanadora santista y le causará muchos dolores de cabeza.

Además, los movimientos de poder en la Justicia han hecho cambiar el tablero de ajedrez de poderosas figuras como el Procurador General, el Fiscal y la Contralora. En las altas cortes se están viviendo revolcones que prometen arrebatar hegemonías a algunos sectores y cambiar las eventuales balanzas de decisiones judiciales sobre temas como el proceso de paz, las futuras reformas del gobierno y hasta casos judiciales de importantes personalidades.

Surgirán broncas pre-electorales. No solo las inminentes por las votaciones para alcaldías y gobernaciones del próximo año, también las presidenciales de 2018.

Estas son algunas de las broncas políticas que serán noticia en los próximos días.

Santos y Uribe

La interminable pelea Uribe-Santos se traslada al Capitolio Nacional

Probablemente las arremetidas del expresidente Álvaro Uribe contra el Gobierno en Twitter se mantendrán. Pero a partir del 20 de julio se le sumará un micrófono en el Congreso Nacional, donde podría ser muy incómodo para Juan Manuel Santos. El senador liderará el mayor bloque opositor al Gobierno y tendrá como principal propósito torpedear las reformas fundamentales del oficialismo, incluyendo las que se refieran al Proceso de Paz. El exmandatario buscará impedir que -con maniobras legislativas- se facilite el eventual ingreso de cabecillas de las Farc al poder político. Tampoco la dejará fácil para eventuales reformas estructurales a la tierra.

El santismo, y otros sectores críticos a Uribe, le responderán con fuertes debates dentro del mismo Capitolio: ahora el exmandatario está en igualdad de condiciones que el resto de sus críticos en el Senado y lo encuentran posiblemente vulnerable por el fuero que adquiere como legislador, con lo que eventualmente Álvaro Uribe podría ser investigado y juzgado por la Corte Suprema de Justicia.

Uribistas Vs Santistas Vs Izquierda Vs verdes: Choque de debate en el Congreso

El entrante Congreso Nacional recoge destacadas figuras de la política colombiana, quienes desde sus respectivas orillas podrían propiciar interesantes, recios debates, juiciosos y de altura, sobre temas fundamentales del país.

Muchos esperan ver las discusiones que sostendrán sobresalientes líderes como Antonio Navarro, Horacio Serpa, Claudia López, Jorge Robledo, Iván Cepeda, Álvaro Uribe, los hermanos Galán, Jimmy Chamorro, Paloma Valencia, Alfredo Rangel, Viviane Morales, y varios otros, quienes se han destacado ante la opinión pública por sólidos discursos y firmeza en sus ideas.

Aunque el oficialismo goce de mayorías, no pueden ignorar que el Centro Democrático, el Polo y la Alianza Verde, van a estar en contradicción con varias de sus iniciativas, pese a que los tres sean ideológicamente incompatibles. Habrá dardos desde distintas orillas contra la administración de Juan Manuel Santos y es probable que los grandes debates que terminaban en aburridos discursos de favoritismo gubernamental, a partir de ahora sean duros pulsos por definir un modelo de país.

Un Congreso de altura será el reto al que le deberán apuntar los entrantes parlamentarios, en busca de evitar que su imagen siga en desprestigio. En opinión del concejal de Bogotá y analista político Juan Carlos Flores hasta ahora lo que ha marcado las discusiones en el Capitolio han sido contadas “polémicas” más no “debates democráticos”. “Las polémicas son efímeras y no tienen la capacidad de cambiar políticas. Mientras que el debate democrático implica las transformaciones en las formas de hacer política. La mordaza para los debates que producen cambios democráticos es culpa del Ejecutivo, que a través de sus puestos, compran y sobornan a los congresistas que deberían propiciar el auténtico debate democrático”.

Congreso de la Republica, senado

Las peleas por la burocracia: ¿al ataque por la mejor presa?

Estas peleas podrían tener a muchos protagonistas. Gran parte del Congreso, influyentes sectores regionales y personajes del Ejecutivo están a la espera de la recompensa que les dará Juan Manuel Santos por haber garantizado su reelección. Para ser claro, mucha gente está al acecho para asegurarse cargos en varias entidades del Estado.

Por ejemplo, los nombramientos que hará Santos para su nuevo gobierno -a partir del 7 de agosto- podrían dejar felices a unos pero molestos a otros, y causar peleas al interior de la coalición oficial.

De otro lado, según el analista político y columnista Mario Morales, podrá haber “peleas chiquitas” al interior del Congreso por los puestos directivos de las comisiones y las presidencias de las cámaras.

A partir de ello se medirá el pulso de los rifi-rafes de la próxima legislatura. “La pelea más fuerte se verá entre la derecha extrema, del Centro Democrático, y la bancada de Gobierno. Si no se ponen las pilas ni se constituyen como oposición legítima, podría salir desplazada la izquierda del Polo Democrático”, opinó.

Eduardo Montealegre y Alejandro Ordoñez

El Procurador no se dejará del Fiscal General

Las tensiones entre el procurador Alejandro Ordóñez y el fiscal Eduardo Montealegre continuarán bajo el segundo gobierno de Santos, por sus claras diferencias en las posturas sobre el actual proceso de paz con las Farc. Ordóñez mantiene una línea estricta y conservadora en la que rechaza toda clase de indultos o sanciones no ejemplarizantes contra los militantes de la guerrilla, ni mucho menos su participación en la política. Montealegre ha abogado incluso por penas alternativas a la prisión y garantías para que los desmovilizados puedan hacer campañas con aspiraciones a cargos de poder.

“El Procurador pelea con todo mundo que se oponga al proyecto de extrema derecha, entendida no como ideología conservadora sino de extrema derecha. No son peleas personales con nadie, sino ideológicas, de un sector político que de manera indebida pretende implantar una manera de ver el país, a las buenas o a las malas”, se refirió el analista Morales sobre las controversias de Ordóñez.

El otro pulso entre los dos se debe a sus influencias en las altas cortes, hasta donde llegan varios de los procesos que ellos inician. Ordóñez parece estar en desventaja en esa batalla hasta ahora. El Procurador perdió a dos de sus fichas en los máximos tribunales (Francisco Ricaurte en el Consejo Superior de la Judicatura, y Alberto Rojas de la Corte Constitucional), y no consiguió mayor influencia en las decisiones para presentar candidatos ternados a la Contraloría General de la República. Este último logro se lo ganó Eduardo Montealegre con la designación de Edgardo Maya como candidato de la Corte Constitucional, un líder muy cercano al Fiscal.

Alfonso Gomez y Eduardo Montealegre

El Fiscal contra el MinJusticia: ¿continuarán la pugna a partir del 7 de agosto?

En su más reciente bronca, el fiscal Eduardo Montealegre calificó al ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, de ser un “obstáculo” para el desarrollo del sistema penal colombiano. Los roces entre los dos funcionarios llevan varios meses, debido a las diferencias sobre el camino que debería tomar la eventual reforma a la justicia.

Las distancias podrían profundizarse cuando curse la posible enmienda al sistema penal, si ésta pudiera ser liderada por Gómez Méndez, en el probable escenario en que sea ratificado como Ministro de Justicia.

El Consejo de Estado podría poner a sudar frío al Procurador Ordóñez

El Procurador Ordóñez estaría en riesgo de permanecer en su cargo ante una demanda contra su nominación como ternado por la Corte Suprema de Justicia en 2012. El proceso lo sigue el Consejo de Estado, que recientemente falló en contra de la práctica conocida como la Puerta giratoria y el “yo te elijo, tú me eliges”.

“Las raíces de estas tensiones están en que hay grupos de personas que desean conservar privilegios largamente adquiridos”, dice José Fernando Flórez sobre la influencia debilitada de Ordóñez en los máximos tribunales.

Vargas Lleras y Cardenas

Vargas Lleras ¿con enemigo dentro del Gabinete?

Para muchos, el electo vicepresidente es un barril de pólvora que se asienta a los pies de Juan Manuel Santos. No sería difícil prever algún roce futuro entre el Mandatario y su segundo al mando, pero la pelea que se vislumbra al mediano plazo será entre Vargas Lleras y uno de sus compañeros de gabinete: Mauricio Cárdenas Santamaría.

El Ministro de Hacienda podría ser ratificado en el cargo para los próximos cuatro años y por su exitoso desempeño se está perfilando como candidato presidencial en 2018.

La idea no le gustaría a Vargas Lleras, quien busca ser el siguiente aspirante por la Unidad Nacional al Palacio de Nariño. Cárdenas entiende que para asegurarse una exitosa campaña requeriría no solamente del favor del Partido Conservador, sino de toda la coalición gubernamental. Si bien no espera contar con el beneplácito liberal, sí buscará el abrazo del Partido de la U. Si Vargas Lleras pierde ese apoyo, sepultaría su candidatura.

Para el analista Morales, el entrante vicepresidente no tendría nada de qué preocuparse. “Vargas Lleras ha sido obediente respecto a la elección de Santos como candidato presidencial, y eso le da derecho a ser sucesor de la Unidad Nacional en las próximas elecciones. Él ha guardado su turno y probablemente se le respetará”.

Santos y Petro

El idilio Petro – Santos, ¿cuánto durará?

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, apoyó a Juan Manuel Santos a la reelección pretendiendo limar las asperezas que dejaron las decisiones presidenciales respecto a la sanción de la Procuraduría en su contra. El idilio podría durar hasta cuando Petro sea completamente destituido, si así lo ratificara el Consejo de Estado, o hasta cuando se abran las campañas para la alcaldía de Bogotá.

Petro hubiera querido un apoyo similar de parte de Santos para el candidato que quisiera reemplazarlo, en lo que ya suena el director de canal Capital Holman Morris. Sin embargo, el presidente preferirá darle espaldarazo a su exministro Rafael Pardo, quien tendría intención de ocupar el Palacio Liévano. En otras palabras, más pronto que tarde volverán al ring por causa de las elecciones.

Robledo y Clara Lopez

¿Podrá el Polo de Robledo reconciliarse con el de Clara López?

Este pulso alcanzó su cúspide durante la segunda vuelta presidencial, luego de que Clara López manifestara su apoyo a Juan Manuel Santos, aunque después de su victoria confirmara que su colectividad seguiría en oposición. A Jorge Robledo, el senador estrella de la izquierda, nunca le gustó esa idea y criticó a la excandidata presidencial por involucrar al Polo en su apoyo político.

Las broncas dentro de la colectividad no han podido ser del todo sanadas, y Clara López necesita unificar a su partido si quiere aspirar a la alcaldía de Bogotá el próximo año. Quizá Robledo le pase una cuenta de cobro a su copartidaria cuando ella busque convertirse en gobernante capitalina.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO