Las grandes dudas que quedaron sobre el secuestro del General

Las grandes dudas que quedaron sobre el secuestro del General

1 de diciembre del 2014

Pocos acontecimientos nacionales han generado tantas preguntas, dudas y críticas como el secuestro y posterior liberación del general Rubén Darío Alzate.

Las suspicacias son aún más delicadas porque se trató del primer secuestro de un general del Ejército a manos de las Farc, y porque se dio en medio del proceso de paz que avanza en Cuba.

El general Alzate dio sus explicaciones a la opinión pública en una rueda de prensa, pero en el aire quedan dudas de su secuestro.

El secuestro

Las dudas comenzaron desde el propio secuestro del comandante de la fuerza  de tarea Titán del Ejército con sede en Chocó, Rubén Alzate, pues el alto oficial se encontraba sin escolta en una zona de alta influencia guerrillera. Fue retenido mientras vestía de civil, sin arma de dotación, y movilizándose en un bote particular.

Las circunstancias de esto han permitido que algunos incluso especulen que al general no lo secuestraron , sino que se entregó, pues varios de los pobladores del caserío La Merced, vieron que el oficial llegó allí en compañía del cabo del Ejército Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, y en ese momento llegaron tres hombres vestidos de civil, y sin desenfundar armas sacaron al general y sus acompañantes de la zona.

Lea también: Bloque ‘Iván Ríos’: ¿el que más le hace pistola al proceso de paz?

Según fuentes del Ejército y de la gobernación del Chocó, el oficial adelantaba desde hacía tiempo contactos con la población civil y autoridades administrativas con el fin de promover programas de inclusión de los habitantes de esa zona en proyectos de desarrollo económico. Hay quienes dicen que el general también tendría contactos con miembros de las Farc y estaría negociando una desmovilización secreta; se supondría que, para concretar la entrega, el general quedó de reunirse con guerrilleros vestido de civil, pero todo habría resultado una trampa.

Lo cierto es que cualquier hipótesis entre su actividad social con los civiles o su intención de desmovilizar a enemigos, provoca aún muchas más dudas y sólo él podría confirmar o desmentirlas.

¿Y las explicaciones del general qué?

Después de dos semanas en cautiverio, en medio de una controversia por la definición si fue un secuestro, una retención o hasta una entrega voluntaria, y teniendo en cuenta que al parecer fue un hecho fortuito, finalmente ayer fueron liberados el general del Ejército, el suboficial y la abogada.

Sin embargo, en hechos aparentemente contradictorios, las fuerzas militares hicieron todo lo posible para evitar que los recién liberados tuvieran contacto con la prensa, pues a los medios de comunicación nunca se les dio el lugar preciso donde llegarían en los helicópteros del Comité Internacional de la Cruz Roja. Pero por otro lado el presidente Juan Manuel Santos dijo hace unas horas que el General Alzate debe explicar –él mismo- bajo qué circunstancias se dio su secuestro.

Los hechos después de la liberación fueron confusos. Sólo se conocieron fotos de la reunión secreta que sostuvieron los liberados con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón y la cúpula militar.

Como si fuera poco, la subdirectora del Hospital Militar, la coronel Clara Galvis, indicó a los medios de comunicación que hasta que no se le practiquen todos exámenes médicos de costumbre al general, él no podrá dar declaraciones.

En pasados operativos de liberación,  quienes regresan del secuestro acaso no tienen ni tiempo para someterse a chequeos médicos, pues son rápidamente sentados ante una rueda de prensa.

Ministro defensa Juan Carlos Pinzón General Alzate

A esta maraña de dudas e inconsistencias, se suma el protagonismo que de nuevo tomó el medio de comunicación Telesur, ya que una vez más logró obtener información, fotos y videos de la liberación que ningún otro medio pudo obtener.

Se trata de unas fotos en las que se observa al general Rubén Alzate abrazando al líder guerrillero ‘Pastor Alape’, momentos previos de su liberación.

Adicionalmente se cuentra la crítica que han hecho varios integrantes de la oposición a la libre circulación por el país de uno de los integrantes del secretariado de las Farc y que hace parte del equipo negociador de ese grupo subversivo.

En simultánea se conoció un video, presentado por la guerrillera holandesa Tanja Nijmeijer, en el que se hace un reportaje sobre la liberación de los dos soldados de Arauca la semana pasada. Allí los uniformados Paulo César Rivera y Jonathan Andrés Díaz son entrevistados y cuentan, seguramente bajo la presión de las armas y el cautiverio, que están a favor de un cese bilateral del fuego.

Jonathan Andres Diaz

‘Carlos Antonio Lozada’ entrevistando al soldado Jonathan Andres Diaz, antes de liberarlo.

Desde que fueron liberados hace casi una semana, los dos soldados no han sido autorizados para hablar con algún medio de comunicación.

De cualquier forma, la sensación que queda de la estrategia de comunicación gubernamental es muy pobre. Colombia se ha enterado de pormenores respecto a estas dos liberaciones a través de fuentes subversivas. La guerrilla ha aprovechado para visualizar sus mensajes ante la opinión y el gobierno sigue guardando silencio.

Alejo Vargas y Oscar Ivan Zuluaga

La Polémica

Kienyke.com habló con el excandidato presidencial por el Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, sobre todo lo sucedido desde el secuestro y posterior liberación de los dos militares y la abogada en el Chocó.

“Es muy grave para el país que estemos en función de las Farc; ellos secuestran, después aparecen liberando y exigen un cese bilateral al fuego”, aseguró el exministro de Hacienda.

Zuluaga le exigió al presidente Santos dar una explicación pública de todos los extraños sucesos que rodearon el secuestro y posterior liberación del general y sus acompañantes

“Muy grave cómo ha manejado el presidente de la República estos sucesos, porque él es el que tiene que salir a dar explicaciones al país por ser el comandante en jefe de las Fuerzas Militares, y no el general”, dijo.

El excandidato uribista a la presidencia de la República puso en duda las declaraciones que dieron los soldados de Arauca que fueron secuestrados y posteriormente liberados, en la que afirman que si no se hubiera secuestrado al general Alzate, ellos no hubieran podido recobrar su libertad.

“Hemos visto a través del medio de comunicación del régimen Castro – Chavista, Telesur, donde los soldados están obligados a dar un testimonio. Suena a humillación y se observa que estaban rodeados de menores armados”, aseguró Oscar Iván Zuluaga.

Finalmente, el exsenador lanzó duras críticas al Gobierno por la libre circulación hacia el exterior e interior del país de uno de los jefes de las Farc, para facilitar la liberación de los secuestrados.

“Para rematar se tiene el tema del desplazamiento del cabecilla ‘Pastor Alape’. Cómo así que un cabecilla que está acusado de crímenes atroces y delitos de lesa humanidad, no solamente se va a La Habana a negociar, sino que ahora fue enviado desde Cuba a entregar al general. Todo esto es un hecho doloroso”, puntualizó.

Lea también: Los desahogos de Uribe sobre la Tributaria y el Proceso de Paz

Frente a este último punto, el copresidente del Partido de La U, y uno de los mayores defensores del proceso de paz en La Habana, Roy Barreras, aseguró que los líderes de las Farc que están negociando la paz en Cuba gozan de inmunidad mientras culmina el proceso.

“La ley de Orden Público, que otorga de elementos al Gobierno para adelantar procesos de paz con grupos al margen de la ley, dice que se suspenderán las órdenes de captura contra los voceros o negociadores (del grupo al margen de la ley) por el término que duren los acuerdos, una norma que se prorroga cada cuatro años el Congreso de la República (…) La suspensión de la orden de captura proviene de su condición de negociador o interlocutor autorizado, no de la localización donde estén”, explicó el senador quién fue ponente de esa norma.

De otro lado, kienyke.com también habló con el analista político Alejo Vargas, quien afirmó que nada de lo que ha pasado desde el secuestro y la liberación del general, el cabo del Ejército y la abogada le sorprende.

“Yo no tengo ningún manto de dudas, ni ningún morbo sobre todo esto. Simplemente hay que esperar a que el general Alzate dé una información de qué fue lo que sucedió. De resto son especulaciones”, aseguró.

Frente a las polémicas fotos publicadas por Telesur, el politólogo indicó que es simplemente un gesto de amabilidad que sostuvieron el general Alzate y el líder guerrillero alias ‘Pastor Alape’.

“Ese es simplemente un gesto amable de dos personas que se están despidiendo o saludando, pues la relación entre los seres humanos deben ser cordiales y amables, y no quiere decir una amistad o algo por el estilo”, manifestó Vargas.