Quiroga quiere derrotar la maquinaria en Cundinamarca

26 de marzo del 2019

Laurentino explicó los ejes de su aspiración a la Gobernación.

Quiroga quiere derrotar la maquinaria en Cundinamarca

FOTO: Daniel Rojas Sánchez

No es muy conocido por los cundinamarqueses. No era para menos, en una región acostumbrada a las maquinarias. Pero quiere tanto al departamento que ya es de vieja data su intención de hacer que, tal vez por primera vez en la historia del departamento, triunfe un auténtico y renovador liderazgo sobre las estructuras clientelistas.

Y no es que por ello Laurentino Quiroga no conozca los entresijos de la política en Cundinamarca. Desde sus épocas de concejal del municipio de Anolaima, se percató del nivel de corrupción que existe y que deja a sus habitantes constantemente sin obras públicas que mejoren sus condiciones de vida.

“Fui elegido concejal por el Partido Liberal. Cuando estuve allí yo tomé la decisión de irme de Colombia a seguir creciendo como profesional. Pero en el Concejo de Anolaima pude ver como eran reiteradas las obras que la Gobernación prometía e incluso contrataba pero que quedaban sin hacer”, señaló en diálogo con KienyKe.com.

Un sueño de retribución

Quiroga surgió desde las raices de este departamento campesino, productor, agrícola y generoso. Fue celador. Después estudió inglés a la vez que se graduó de Ingeniería Civil de la Universidad Católica. Luego emprendió el viaje de su vida a Reino Unido, donde logró un posgrado en Bioinformática con Sistemas Biológicos de la Universidad de Londres. Esto es, su perfil es el de un científico, un técnico que busca desarrollar al departamento aplicando la ciencia exacta y en concreto la verdad a su dinámica política.

En Londres también se enamoró, consiguió esposa y progresó al punto de que trabaja actualmente como investigador y autor. Con ello, como muchos colombianos y muchos cerebros que se fugan a otras naciones, parecía no haber motivo para que volviera, pero Quiroga tiene un objetivo que copa sus aspiraciones.

“Yo no hago esto porque tenga que ganar a cualquier costo, yo quiero que la gente escuche mis ideas. La razón que siempre me ha movido es que yo soy del campo y he visto cómo le incumplen a los cundinamarqueses. Lo vi numerosas veces en el Concejo de Anolaima, cómo estando tan cerca a Bogotá hay tanta pobreza por cuenta de la corrupción”, afirmó.

FOTO: Daniel Rojas Sánchez.

Ya lo había intentado. Para las elecciones regionales de 2015 tocó puertas en Bogotá para buscar el aval de partidos políticos. En el Liberal no intentó mucho porque sabía que como formación tradicional tenía sentenciadas las lealtades electorales. En la Alianza Verde le fue mucho mejor porque por lo menos fue escuchado por la dirigencia, pero la respuesta fue tajante: “Ya tenemos decidido el apoyo a Jorge Rey”.

“Jorge Rey es el gobernador actual, ahí hay una confusión porque él es de Cambio Radical, y no obstante el Verde lo apoyó. Yo les dije, ‘trabajemos una propuesta independiente’ y ellos me respondieron que como él tenía la maquinaria tenía una opción segura”.

“En realidad a mí la dirigencia del departamento nunca me inspiró, por eso no quiero funcionar dentro de dichas maquinarias. Tenía la opción de contactarme con un líder regional para que me fuera inspirando, pero nunca me llamó la atención ese camino. Yo quiero plantear algo diferente para Cundinamarca”, concluyó.

Para estas elecciones regionales ya se inscribió para intentar entrar a la carrera electoral por firmas. Tiene un equipo que mueve sus propuestas en redes, difundiendo sus ideas para que los habitantes de la región las conozcan por sobre los volantes políticos que empiezan a abundar por estas fechas.

Sus ideas para el departamento

Quiroga tiene como foco la articulación que podría tener Cundinamarca con la capital de la República, algo que considera viene hacia abajo desde los últimos años. Uno de sus principales ejes en ese sentido es el tema de Corabastos.

“Algo que nadie está proponiendo, ni siquiera los candidatos para la Alcaldía de Bogotá, es la transformación de Corabastos. Yo lo propuse desde hace 10 años. El objetivo de Corabastos fue conectar a las amas de casa con los campesinos de Cundinamarca. Eso ya no es porque la ciudad cambió y el estilo de vida de las mujeres es distinto al de hace décadas”, dijo.

“Hay mucha delincuencia en el sitio, trabajo infantil, venta de droga. El sector de Patio Bonito se ve afectado por eso. Como van las cosas Corabastos se puede convertir en el nuevo Bronx de Bogotá. Se requiere un cambio de perspectiva para dicho sitio”, agregó.

Transporte: En movilidad es enfático en afirmar que lo que requiere la capital es un tren de cercanías, por ende no ve bien la utilización de tranvía o bus para conectar a Bogotá con localidades como Facatativá. “Se necesitan medios de transporte que se puedan articular con sectores como el de carga. Bogotá no podrá resolver sus problemas de movilidad sin contar con Cundinamarca, debe haber articulación”, argumentó.

Respecto a la ALO que está en proceso en el sur, considera que un tren de cercanías la haría innecesaria, “porque el problema de los trancones es la entrada de camiones al tiempo por ese sector. Dicha avenida no soluciona nada porque el trancón se traslada a la Calle 13. Por eso propongo recuperar el sistema ferroviario”.

Comercio y empleo: Aquí también hay una conversación con la capital, puesto que Quiroga propone consolidar a Soacha como el foco de emprendimiento para Cundinamarca. Con anterioridad, en la ciudad aledaña a Bogotá había una industria local floreciente, que no obstante, según señala, dejaron perder los mandatarios locales en un contexto de intrusión de productos chinos y extranjeros y poco acompañamiento a los empresarios de Cundinamarca.

Para ello sugiere que retorne el acompañamiento a los empresarios de Cundinamarca, y una consolidación de Soacha como foco de la innovación: “Para que la Sabana y Soacha prosperen lo que debe pasar es que quienes salen de compras a las zonas comerciales de Bogotá encuentren en las vitrinas artículos manufacturados por los empresarios del departamento, pero además esos artículos deben tener un precio y un diseño que atraigan a los compradores. Por eso la idea es crear un centro de diseño y mercadeo en Soacha, que asista a microempresarios, y crear un centro de información que deberá estar en contacto constante con ellos para organizar la logística”.

“Se debe ayudar a los empresarios de Cundinamarca para mejorar la competitividad de sus productos, porque hoy en día casi no tienen posibilidad de vender sus artículos en vitrinas de primer nivel. Resolver la logística y el mercadeo es clave para ello y ahí tiene que entrar el departamento a ayudar”, concluyó. Dicha política dinamizaría en su opinión el empleo en la región.

Educación como motor del agro: Sin duda alguien que estudió y se dedica a realizar investigaciones sobre Bioinformática tiene en el desarrollo del agro y en la educación un pilar de sus propuestas. Quiroga propone para Cundinamarca un sistema educativo dividido en dos vertientes, una educación enfocada en los grandes centros urbanos, y otra en la históricamente marginada periferia rural. Dicha educación tendría un foco importante en la extensión del bilingüismo.

Por otra parte, para el agro sugiere la creación de un sistema informático aplicado al negocio del agro, enfocado en la lucha contra la especulación financiera en el sector, lo que implica por ende el establecimiento de un sistema financiero estable para los campesinos productores y mejorar la calidad de los productos.

FOTO: Daniel Rojas Sánchez.

Sencillez, persistencia y ponderación

Quiroga, un personaje sencillo, explicó estas propuestas (y varias otras que usted puede consultar en sus redes sociales), mientras invitaba a periodista y fotógrafo a un chocolate santafereño en pleno barrio de La Candelaria. Habló con una ponderación inusitada para este periodo de polarizaciones y odios en el país. Respondió también así al ser interrogado sobre sus opiniones de la política colombiana y sus protagonistas.

Eso trae para Cundinamarca. Un perfil técnico, ciudadano y directo, que espera que la gente conozca. Ya en 2015 se frustró su empeño, pero no se ha rendido. Con sencillez intentará poner a debatir al departamento, alejado de las maquinarias corruptas. ¿Lo logrará? Estos meses de campaña serán jueces de lo que ocurra.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO