Los pros y contras del aborto en Argentina

11 de agosto del 2018

Argentina terminó los meses de incertidumbre sobre la ley que busca la legalización en la interrupción voluntaria del embarazo y el senado declaró no volver a tocar el tema en lo que resta del año. Si bien, el aborto es un tema actual y polémico que debe ser tocado en las políticas públicas del mundo, […]

Embarazo

Argentina terminó los meses de incertidumbre sobre la ley que busca la legalización en la interrupción voluntaria del embarazo y el senado declaró no volver a tocar el tema en lo que resta del año.

Si bien, el aborto es un tema actual y polémico que debe ser tocado en las políticas públicas del mundo, ya que la cifra de embarazos a temprana edad aumentan al mismo tiempo que los riesgos de una madre gestante que ‘transgrede la vida’ o la pone en riesgo al practicarlo.

Es el caso de Argentina, que completó varios meses de manifestaciones en pro y en contra de la propuesta legislativa que busca legalizar el aborto de manera libre y gratuita en las primeras 14 semanas de la gestación.

Sin embargo, el pasado jueves, 9 de agosto, el Senado argentino rechazó la ley. Pese a las 16 horas de debate y frente al escenario dividido de los argentinos, los 31 votos a favor de la propuesta no superaron a los 38 parlamentarios que asumieron su papel democrático y sentaron argumentos, muchos de ellos atados a la iglesia, en contra la decisión que ‘atenta contra la vida’.

Argentina es uno de los países de América Latina que declara en su carta magna ser laico y no regirse bajo leyes religiosas. Sin embargo, una gran parte de su población es conservadora y establece sus decisiones éticas y morales bajo dogmas eclesiásticos.

Mientras que unos apretaban sus pañuelos verdes y eran impulsados por el viento y el silencio a continuar la lucha hacía ‘la libertad de sus derechos’, otros reconocían en el júbilo la autoridad de sus decisiones y la verdad de sus sonrisas tras el triunfo con el establecimiento.

¿Cómo ganar la batalla cultural?

Una de las tantas respuestas que buscan las integrantes del grupo feminista que impulsa la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito es ‘cómo separar las convicciones religiosas del poder legislativo‘ y demostrar la victoria en ‘ La Batalla cultural‘ .

Al debate nacional protagonizado por multitudinarias manifestaciones se unieron reconocidos escritores, médicos, políticos y estudiantes que defendían el proyecto que pasó la Cámara de Diputados pero que se hundió en el Senado.

Tal como dicen muchas de sus representantes, el aborto comenzó a ser mencionado y nadie se atrevía a significarlo cuando se hizo clandestino. Después de tantas menciones se confrontó mediante el diálogo y se ‘ganó la batalla cultural’ de reconocimiento.

Ahora se lucha por establecerlo en una política pública que no merezca rechazo y que cobije a todas las mujeres a un aborto gratuito y legal en las entidades de salud.

Mauricio Macri, actual presidente de Argentina, asegura que la lucha continuará, mientras tanto buscará fortalecer los programas de educación sexual en los territorios.

Elección entre la vida y la muerte

En toda causa hay un contradictor y esta no es la excepción. Pues ‘los celestes‘ se refugian en los dogmas católicos para reclamar el derecho a la vida y no a la muerte. En sus manifestaciones siempre se les ve con un ‘feto’ gigante de plástico y con carteles que exclaman proteger ambas vidas, la de la mamá y la del bebé.

Por lo que resta del año el Senado prometió no volver a tocar el tema, pero se espera que el gobierno estudie la eliminación del aborto como delito, ya que el país considera en su código penal de 1921 la interrupción del embarazo como ilegal.

Tal como lo dicta la norma, puede llevar a quien lo provoque a condenas de tres a quince años si la mujer muere en dicha intervención. Hay algunas excepciones, entre ellas un embarazo riesgoso que amenace la vida de la madre o ser víctima de violación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO