Rubén Darío Lizarralde planea entrar a la contienda electoral

Rubén Darío Lizarralde lanza su precandidatura presidencial.

Rubén Darío Lizarralde planea entrar a la contienda electoral

24 de agosto del 2017

Frente a las directivas del Partido Conservador Rubén Darío Lizarralde presentó formalmente su nombre para la inscripción de su precandidatura presidencial para 2018.

Lizarralde perteneció al gabinete del presidente Juan Manuel Santos como Ministro de Agricultura entre 2013 y 2014. No obstante, su nombre no es visiblemente reconocido en el sector político, puesto que el conservador se ha desempeñado tradicionalmente en el sector privado y financiero, donde ha trabajado en empresas como Colmena, la Compañía Colombiana Automotriz; en gremios como la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda) y también como asistente por Colombia y Perú en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y en la Corporación Financiera Interamericana en Washington.

De acuerdo con Lizarralde, espera que su candidatura sirva como una coalición no solo para los sectores del conservatismo, sino que también invitó a los partidos de centro y centro derecha, y a otros colectivos a sumarse a la iniciativa que busca un “reordenamiento institucional del país”.

De igual forma, el exfuncionario prometió durante el lanzamiento de su campaña, que uno de los ejes principales de su candidatura será la lucha contra la corrupción. 

“Propongo que quienes del sector público o privado se involucren en temas de corrupción y sean juzgados, se les decrete la muerte civil, comercial y política”, señaló.

Además, Lizarralde indicó que todos los colombianos anhelan la paz, no obstante, será necesario hacerle ajustes al acuerdo logrado en La Habana.

“Los acuerdos debemos ajustarlos para así mantener la estructura y un orden institucional que les entregue garantías a los colombianos”, añadió.

Teniendo en cuenta que Lizarralde se suma a la exministra Marta Lucía Ramírez y al exgobernador del Valle, Ubeimar Delgado, que también han manifestado su intención de disputar la candidatura conservadora, el partido, que actualmente no atraviesa por su mejor momento, debe encontrar un mecanismo de selección que permita llevar a la contienda electoral un único candidato que represente la colectividad.