Los 100 días de Trump en la Casa Blanca

27 de abril del 2017

En su Contrato con el votante estadounidense, Donald Trump dijo que cumpliría una serie de propuestas. Eso días se han terminado y el balance no es positivo

Los 100 días de Trump en la Casa Blanca

Un político siempre promete cosas. Eso hace parte fundamental de su trabajo: prometer. Pero ‘del dicho al hecho hay mucho trecho’, y una cosa es lo que se dice, otra la que se hace, y otra la que se dice que se hace. Así, los primeros 100 días del gobierno de Donald Trump, han estado marcados, especialmente por una seguidilla de promesas incumplidas. O por lo menos las que haría realidad en ese tiempo.

En uno de sus últimos discursos como candidato, dijo que “le estoy pidiendo al pueblo estadounidense que sobrepase el ruido y el desorden de nuestra rota política y que abrace esa gran fe y optimismo que siempre ha sido el ingrediente central en nuestro carácter. Les pido que sueñen en grande”.

Uno de los pilares de su campaña fue lo que llamó ‘Contrato con el votante estadounidense’. Así empieza el documento: “lo que sigue es mi plan de acción de 100 días para hacer a América Grande otra vez .Es un contrato entre yo y el votante estadounidense – y comienza con la restauración Honestidad y responsabilidad, y llevar el cambio a Washington”.

Entre las principales propuestas del Contrato estaban, medidas para “limpiar de corrupción e intereses especiales a Washington”; acciones para proteger a los trabajadores americanos; y acciones para restaurar la seguridad, la Constitución y la ley. También proponía regulaciones en salud, educación, inversión en gasto público y, una de las más polémicas: endurecimiento de las medidas migratorias.

Cómo va el cumplimiento de ese contrato. En los primeros 100 días Trump proponía una medida para imponer límites al mandato de todos los miembros del Congreso. Hasta ahora no se he hecho la propuesta. Sin embargo, Ted Cruz y Ron DeSantis, senadores republicanos plantearon esa posibilidad antes de que Trump fuera presidente. Promesa no cumplida

También dijo que congelaría la nómina federal. El decreto para ello se firmó en enero, pero fue suprimido en abril. Promesa cumplida pero suprimida.

Se planteó una prohibición para que luego de salir del legislativo, quienes se iban siguieran haciendo política. Ha sido parcialmente cumplida, en la medida que el presidente firmó el decreto pero aplica, por ahora, solo para funcionarios del Gobierno y no para congresistas. En la misma línea hay una propuesta para vetar de por vida a quien haga política a favor de otro país. Esa sí se ha cumplido.

En cuando a las relaciones internacionales dijo que  renegociaría, o sacaría a los Estados unidos de algunos tratados como el TLCAN. Hasta ahora no se ha hecho ningún avance en eso.  No obstante ya hay un decreto firmado que saca a EEUU del Acuerdo Transpacífico de cooperación económica.

China estuvo presente siempre en el discurso de Trump. Entonces afirmaba que “daré instrucciones al secretario del Tesoro a que etiquete a China como un manipulador de divisas”. Al respecto, más que una promesa incumplida, hay un cambio de opinión y poco a poco Trump va ‘aflojando’ respecto al gigante asiático.

En cuanto al trabajo dijo que “daré instrucciones tanto al secretario de Comercio como al representante comercial de Estados Unidos para que identifiquen todos los abusos comerciales extranjeros que afecten injustamente a los trabajadores estadounidenses y les pediré que utilicen todos los instrumentos del derecho nacional e internacional para ponerle fin de inmediato a esos abusos”. Y lo cumplió: ya firmó el decreto que puso en marcha al medida.

Por su distancia con Obama, Trump dijo que cancelaría todos los “decretos inconstitucionales, memorandos y órdenes emitidas por el presidente Barack Obama”. Sin embargo, el cumplido o incumplido depende de lo que pueda ser ‘inconstitucional’.

Entre las medidas más polémicas estaban las que se referían a la migración. Entonces Trump dijo que, primero, evitaría la llegada de migrantes de países “propensos al terrorismo”. Ya lo ha intentado dos veces, pero siempre es frenado por la Corte.

El muro con México era otra de sus ideas. Quería “financiar plenamente la construcción de un muro en nuestra frontera sur con el pleno entendimiento de que México reembolsará a Estados Unidos por el costo total de dicha construcción. Establecer una pena de prisión federal mínima obligatoria de dos años por reingresar ilegalmente a EE.UU. luego de una deportación anterior y una pena de prisión federal mínima obligatoria de cinco años por reingresar ilegalmente a aquellos con condenas por delitos graves, por delitos menores o dos o más deportaciones. También reforma las normas de visado para aumentar las penas por prolongación de estadía y asegurar que las plazas de trabajo abiertas se ofrezcan primero a los trabajadores estadounidenses”.

La propuesta no se cumplió. Recientemente se conoció que no habrá presupuesto mayor para el mentado muro. Apenas habrá lo que hay cada año para esa frontera, lo que no alcanzaría para llevar a cabo las ideas de Trump allí. Sin embargo escribió en Twitter que “No dejen que los medios falsos digan que cambié mi posición con respecto al muro, que se construirá y ayudará a detener las drogas, la trata de personas, etc.”.

Jon Sopel  editor de la BBC para en América dijo que “Ahora, el presidente, acercándose a sus 100 días en el cargo, se encontró con otro muro y muy sólido: el presentado por los senadores demócratas en oposición a sus propuestas. Ellos son capaces de bloquear las propuestas de gastos, por lo que el director de presupuesto de la Casa Blanca tendrá que reescribir sus planes, restando los fondos para el muro fronterizo”.

Porcentualmente, de lo que dijo que haría en sus primeros 100, d sus promesas, no ha cumplido sino algo más de un 15%. Si se compara con sus dos antecesores anteriores, Obama y Bush, los resultados no son satisfactorios. Respectivamente cada uno de ellos tenía un 25% y un 19%. Siguiendo en la línea de las comparaciones, en el mismo periodo de tiempo, Bush había viajado a 3 paises, Obama a más de 6. Trump no ha ido a ningún lado, pero se ha gastado más en viajes que Obama en un año, básicamente yendo a Mar-a-lago, en la Florida.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO