Las oficinas de gobierno por las que se derriten los políticos

Las oficinas de gobierno por las que se derriten los políticos

6 de agosto del 2014

El presidente Juan Manuel Santos podría poner fin, a partir de hoy, a la feria de puestos gubernamentales que él mismo promovió para asegurarse el poder cuatro años más.

Ganar una elección presidencial no resulta en absoluto gratuito, y menos si el triunfo se consigue gracias a una coalición multipartidista que le promete a un gobernante el ascenso y su gobernabilidad a cambio de que algunas de sus fichas encabecen ministerios, agencias nacionales, departamentos administrativos y entidades descentralizadas que a veces tienen más presencia en las regiones que el mismo gabinete presidencial.

Santos ha manejado la distribución de puestos y el nombramiento de ministros de forma reservada. Se sabe que sobre su despacho llueven peticiones de partidos y dirigentes políticos que le pasan cuenta cobro por haberlo apoyado en las pasadas elecciones. A veces también el mismo jefe de Estado llama a los partidos para escuchar sugerencias.

La U, el partido Liberal, Cambio Radical y hasta los conservadores (quienes no apoyaron de frente  a Santos en su reelección), han llamado y pedido citas al gobernante para tratar de conseguir los mejores puestos en el ejecutivo.

Hay “mejores” y “peores” cargos. Algunos son tesoros burocráticos y de influencia política. Otros son menospreciados porque no manejan mucho presupuesto y se consideran “la más fea” de la fiesta con la que ‘tocó’ bailar para no quedarse sin representación en el gobierno.

Lo importante casi siempre es asegurarse alguna jefatura desde la cual se haga más política, a veces sobre la tarea de procurar desempeñar una buena gestión.

Con ayuda de dos analistas políticos, KienyKe.com construyó el mapa y ranking de las oficinas más codiciadas por partidos y líderes.

Iván Garzón Vallejo, director del programa de Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana, y Rubén Sánchez, profesor titular de política en la Universidad de Rosario, analizaron el enfoque que prometió Juan Manuel Santos para su segundo mandato y las proyecciones presupuestales de cada dependencia.

En suma, una oficina que hace agua la boca de cualquier político colombiano debe ser una gran bodega de puestos y de recursos.  Debe tener alcance e influencia en todas las regiones; los resultados de su gestión deben ser visibilizados con facilidad y permanencia; debe tener pocos riesgos de escándalos o críticas; y podría procurar estar en la agenda noticiosa porque sus obras benefician cada vez a más pobladores. Un buen resultado -en un ministerio o puesto indicado- puede catapultar a los próximos candidatos presidenciales.

Incoder campesino

Top 1: La tierra, protagonista del próximo cuatrienio

De acuerdo con las proyecciones de la segunda Administración Santos, y previendo que el tema agrario será fundamental luego de la firma de eventuales acuerdos de paz con las Farc en Cuba, las carteras agrícolas serán protagonistas en recursos y trabajo.

Además, el sector es una de las locomotoras para la prosperidad del reelecto presidente, cuyo descuido le causó el peor daño que su imagen pudo haber sufrido en cuatro años, además del histórico paro campesino que debilitó su imagen.

El ministerio de Agricultura este año se llevó 2,1 billones de pesos del Presupuesto General de la Nación. Si se firmase el cese del conflicto con las Farc, la partida para el campo promete incrementarse. “Será un ministerio protagonista en el posconflicto. Por eso el partido conservador lo perdió, porque las Farc son un movimiento de origen rural”, manifestó el analista Sánchez respecto a la designación de Aurelio Iragorri (Partido de La U) como jefe de dicha dependencia.

El Ministerio de Agricultura tiene línea de Autoridad sobre el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), la Unidad Administrativa Especial de Gestión de Restitución de Tierras, la Unidad Especial de Acuicultura y Pesca y la Unidad de Planificación de Tierras Rurales. De las anteriores, el ICA y el Incoder son de las más apetecidas debido a sus jugosos presupuestos (El ICA 241 mil millones de pesos e Incoder 239 mil millones).

Agricultura también tiene vinculados a grandes organismos como Banagrario, Finagro, Compaja, Almagrario y algunas centrales de abastos. Todos ellos tienen influencia en las provincias y además un gran número de puestos y contratos que se distribuyen en las poblaciones.

Vivienda gratis

Top 2: La vivienda, con la que Santos aseguró su reelección

Sin duda el programa de las 100 mil viviendas gratis promovido por el Gobierno Nacional motivó a un amplio sector poblacional a votar por la reelección e Juan Manuel Santos.

En opinión de Iván Garzón Vallejo, “habrá una incidencia muy fuerte del ministerio de Vivienda en el sentido de que el gobierno se la ha jugado toda con el asistencialismo del plan de casas gratis, y sus resultados tienen mucha aprobación popular”.

Desde ya se sabe que esa entidad no continuará bajo la dirección de Luís Felipe Henao, quien decidió dar un paso al costado para irse a estudiar al exterior. No obstante, ese programa se mantendrá bajo poder de Cambio Radical, la colectividad de Germán Vargas Lleras, quien impulsó la iniciativa.

Vivienda contó con 2 billones de pesos para invertir durante este año. El líder que se haga a esta cartera podrá viajar por el país y entregarles a los beneficiarios las llaves de las casas. La foto que resulta de dicha actividad es portada en diarios locales y moldea una buena candidatura política.

Ruta del sol

Top 3: Infraestructura vial, un botín de contratos y obras

El Ministerio de Transporte no es la única entidad apetecida por los partidos y los políticos que buscan un cargo directivo desde el cual manejar muchos recursos y personal.

“Hay dos factores que interesan a los políticos. El primero es un lugar donde haya contratos y votos para ellos devolver los favores de campaña o preparar la siguiente. El otro es el número de empleados que estén bajo su control, por la vanidad propia del burócrata que piensa que entre más empleados tiene, más importante es”, dice el analista Rubén Sánchez de la Universidad del Rosario.

El sector Transporte y de infraestructura vial es el que mejor representa dicha ambición. El Ministerio administró, junto con sus entidades adscritas, unos 7.9 billones de pesos, de los cuáles 3.5 billones se invirtieron en mantenimiento de vías y 2.7 billones en construcción de nuevas carreteras.

En el sector hay interesantes puestos gerenciales como el Instituto Nacional de Vías (Invías), la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) o el Instituto Nacional de Concesiones (Inco), desde donde se definen grandes y millonarias obras en el país.

Sena

Top 4: El SENA e ICBF, instituciones sociales con nombre en todo el país

El Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) y el Instituto Colombiano de Bienestar Familia (ICBF) son dos de las instituciones nacionales más apreciadas por la opinión pública nacional, y al tiempo más apetecidas por los partidos políticos y líderes que quieren catapultarse en la escena política.

Como podría suceder con cualquier oficina, una buena gestión en dichas entidades puede hacer visible a un líder en potencia. Sucedió recientemente con Gina Parody, quien tuvo la dirección del SENA y renunció para apoyar en campaña a la reelección de Santos. Su buen desempeño en dicha institución le ayudó a ser reconocida cuando visitaba las calles pidiendo el voto por el oficialismo y la posicionó como favorita a ser ministra de Educación. En un futuro plazo podría tener más opciones de éxito si decide lanzarse a la Alcaldía de Bogotá o al Congreso.

En el caso del SENA, que brinda capacitación a los colombianos de escasos recursos y les facilita su acceso al empleo formal o a la creación empresarial, hay dineros por 2.7 billones de pesos. Las poblaciones del país piden cada vez más sedes de la institución hasta en zonas apartadas. Son consideradas la única opción para aprender asuntos productivos, y eso les produce mucho agradecimiento.

Del lado del ICBF hay un poco más de dinero. La institución –que está en todos los pueblos de Colombia– dispone de 4.3 billones de pesos. En la entidad fue designada Cristina Plazas, de origen liberal, y de Cambio Radical, que ha obtenido experiencia en entidades gubernamentales que apoyan derechos de la mujer y la niñez. Además fue concejal de Bogotá.

Otra entidad que cabría en este escenario de cercanía con la población es el Departamento para la Prosperidad Social. La entidad es de las más apreciadas por Santos debido a su plan de gobierno y atiende al ICBF, los programas de Familias en Acción, Reparación a las víctimas y la Agencia para la Superación de la Pobreza Extrema.

Los programas de inclusión social tienen hasta 7.5 billones de pesos para gastar. Sus dineros se incrementarán si la nación debe atender un eventual posconflicto. Los líderes que protagonicen esas oficinas serán los protagonistas de los logros o desaciertos del país en su búsqueda de la igualdad y la paz.

“Hay que añadirle el ingrediente de que las elecciones locales son el próximo año. En esas elecciones juegan un papel importante entidades como el Sena, ICBF, Acción Social, por el perfil de política que desarrollan, que  se convierten en más populares y cercanos a los estratos bajos”, estima Iván Garzón.

Mineria

Top 5: Minas y Energía, el fortín económico del país

La minería es otra de las locomotoras de Santos, que además produce los más grandes ingresos para el país.

El sector despierta el interés más por el poder en las regiones que maneja, que por los recursos que la nación le ha asignado. El Ministerio de Minas y Energía tiene más de 2 billones de pesos para distribuir, pero la influencia en los sectores con más riqueza del país parece que multiplicara la cifra.

Otras instituciones importantes que esperan posibles cambios de dirección son la Agencia Nacional de Hidrocarburos, la Agencia Nacional de Minería y la Comisión Reguladora de Energía.

Desde el Ministerio se deben hacer planteamientos sobre la lucha contra la minería ilegal y la destrucción ambiental que la mala explotación de los recursos está produciendo. Una buena gestión también es capaz de catapultar al líder como salvador del desastre en las provincias.

Top ñapa: los ‘chicharrones’ más apetecidos

El director del programa de política de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón, reconoce que muchas veces la repartición de los puestos se sortea por razones tradicionales, en referencia a las carteras que siempre han sido de determinado partido político como lo fue –hasta esta oportunidad– el Ministerio de Agricultura.

Hay otras entidades, en su concepto, que son muy llamativas para los poderosos pero sobre las cuales hay más escrutinio público. “Así sucede con el Ministerio de Defensa, el de Hacienda, el Departamento Nacional del Planeación, la Cancillería o el Interior”, dice Garzón.

Familias en accion

 “En elecciones juegan un papel importante entidades como el Sena, ICBF, Acción Social, por el perfil de política que desarrollan, que  se convierten en más populares y cercanos a los estratos bajos”: Iván Garzón.

Rubén Sánchez estima que otra entidad nacional muy apetecida es la Dian, pero que ante las amenazas que propiciaron la renuncia de Juan Ricardo Ortega, muchos se lo piensan dos veces antes de pedirla. Igual ‘chicharrón’ resulta el Inpec y algunas superintendencias.

“Las superintendencias no son tan relevantes. Lo que tienen son problemas. A un superintendente la gente lo conoce cuando estalla un escándalo, y si le va mal, rueda su cabeza. Cualquier político inteligente no querrá tener algo ahí porque cuando las cosas salen bien no se sabe mucho, pero si salen mal es el escándalo”, concluyó el profesor Sánchez.

“No importa quién vaya a ser el ministro, sino qué hace ese ministro”

El exministro Rudolf Hommes comentó en una columna de opinión, publicada en el diario Portafolio, que actualmente hay una rapiña electoral de partidos y políticos que “están peleándose a mordiscos los ministerios que tienen recursos y dan contratos, no para mejorar la productividad y la calidad de vida de los ciudadanos, sino para armar sus propios carteles de contratación”.

Considera que es “una vergüenza” que los grandes líderes no quieran pelearse ministerios como el de Comercio Exterior, Ambiente o Cultura, “porque en ellos no hay plata y sí hay mucho trabajo”.

El consultor y estratega político Pedro Viveros comentó a KienyKe.com una reflexión sobre la feria de puestos que comienza su declive hoy, cuando Santos destape la mayoría de sus cartas.

“Jorge Eliecer Gaitán tenía una frase: ‘Lo importante no es quien es el ministro, sino qué va a hacer el ministro’. Hay lugares que no son el sitio más adecuado para descollar si hay intenciones electorales futuras, pero les va muy bien. Hay gente que vende la idea de que el mejor cargo es este o aquello, y nombran a personas en esos cargos que no lo hacen bien”, estima.

El analista cita el ejemplo de la exministra de educación Olga Duque de Ospina, nombrada por Ernesto Samper, y que duró 4 meses en dicha cartera, dejando tras de sí una dura crisis. “Ella llevaba muy pocos días nombrada cuando dijo que la única experiencia que tenía para ser Ministra de Educación era que había educado a sus seis hijos”, recuerda sobre la política, nombrada bajo la llamada ‘roscocracia’ más que por méritos.

En otras palabras, cualquiera de los ministerios del TOP 5, o los que quedaron en el ‘Top Ñapa’, podrían ser una oportunidad valiosa para el futuro político de cualquier líder, así como una caja de enriquecimientos si la mentalidad corrupta del funcionario así se lo propone.

Twitter @David_baracaldo