Al DNP Luis A. Rodríguez: joven, brillante y pilo

23 de agosto del 2019

Él es el nuevo director del Departamento Nacional de Planeación.

Al DNP Luis A. Rodríguez: joven, brillante y pilo

Con apenas 32 años Luis Alberto Rodríguez ocupa desde este jueves uno de los cargos más importantes del país. El presidente Iván Duque lo nombró director del Departamento Nacional de Planeación.

“Lucho” Rodríguez, como le dicen sus amigos, venía desempeñándose como Viceministro Técnico del Ministerio de Hacienda. A su corta edad este economista cuenta con experiencia y conocimientos académicos para llevar adelante la tarea encomendada por el Gobierno, así lo indicó el mandatario, quien aseguró:

“Es un hombre que conoce la profundidad de las regiones de nuestro país, que se ha formado a pulso, con esmero, con un gran talento y, sobre todo se ha destacado siempre por ser una persona de gran rigor”.

Lea también: La sangre Cano sigue escribiendo El Espectador

Es profesor universitario de maestría en dos universidades de la capital y a la par es columnista de un medio de comunicación especializado en economía. Antes de se viceministro pasó por Asobancaria, donde durante un año se desempeñó como jefe de estudios económicos de la entidad.

Su nombre fue mediaticamente conocido por ser el rostro del Ministerio de Hacienda en un tema polémico que fue noticia en noviembre de 2018: El impuesto del IVA que se incluía en la Ley de Financiamientom presentada por el Gobierno.

Para la época el viceminitro Rodríguez defendía en medios de comunicación y frente a la opinión pública el porqué de algunas exenciones y cargas en materias de impuestos eran benéficas para la economía nacional. La ley de financiamiento fue aprobada por el Congreso el 28 de diciembre de 2018 y entró en vigencia el 1 de enero del siguiente año.

En marzo de 2017, cuando Luis Rodríguez asumía como Jefe de asuntos interinstitucionales de la gobernación del César, le concedió una entrevista a Kienyke.com. Édgar Artunduaga (QEPD), quien era el presidente de contenidos de este portal, bien relató la vida del hoy director de Planeación en 4595 caracteres.

Hoy, cuando Luis Alberto Rodríguez toma en sus manos la entidad encargada de la inversión pública y el presupuesto del país y su nombre vuelve noticia, Kienyke.com publica el perfil del nuevo director escrito entonces por Artunduaga, quien falleció el pasado 25 de junio.

Lucho Rodríguez, pasión por los números

Mucho esfuerzo, buenos genes y encontrarse las personas correctas en los momentos indicados, resumen sus éxitos, que los ha tenido –y abundantes- con apenas 29 años.

Es hijo de Luis Rodríguez Valera, quien murió a los pocos días que Lucho nació. Lo recuerda como un hombre batallador y brillante, que fue gobernador del Cesar y congresista, entre otras posiciones. La ausencia de la figura paterna no constituyó una carencia, se convirtió en una fuente de motivación.

Lucho es economista de la Universidad Nacional. Fue monitor desde el segundo semestre de su carrera y representaba a la Universidad en competencias de ensayos. Logró publicar uno de esos artículos en una revista de la universidad de Antioquia cuando apenas tenía 19 años.

Al final de su pregrado se enamoró de la economía monetaria. Mientras estudiaba en la Universidad de Buenos Aires, trabajaba en su tesis que le representó “cinco sobre cinco” en su impecable record académico pero que también lo llevó hasta Chicago a defenderla en competencias con profesores y estudiantes de Cornell, Chicago, Harvard, entre otras universidades. Sin imaginarlo llegó al segundo lugar con la ovación del publico. Se presentaba diciendo “Hi, I’m Luis from  Colombia” y todos daban por hecho que era Columbia University.

Mientras volaba a Chicago a exponer su tesis de pregrado, vivía y estudiaba en Londres pero al mismo tiempo planeaba su primer posgrado en L’ecole de economie de Toulouse -escuela que dirigía el premio nobel de economía Jean Tirole- y en las noches preparaba propuestas de investigación para recibir financiación de Colciencias.

-Esto no se logra con un par de clics en la computadora, apunta su esposa, Andrea Olmos, también vallenata, y novios desde niños. Siempre se entrega a las cosas que quiere entender, escribía emails sin reparo a los personajes que admiraba por la época recibiendo retroalimentación en cada uno de sus proyectos.

A su regreso de estudiar empezó su carrera en el Ministerio del Trabajo y luego pasó a la ONU.

Una vez cumplió metas como economista en el PNUD y enamorado de las políticas públicas se fue a New York. Estaba interesado en la maestría en política económica  de Columbia University. Con Guillermo Calvo, economista reconocido internacionalmente, luego se tomaría una fotografía pero ya con la icónica bata azul que arropa al legendario día de graduación.

Siempre fue un estudiante brillante, preguntón y aunque poco aplicado sus calificaciones hacían oda estrictamente a su brillantez. Con tan solo un cuaderno cuadriculado y medio deshojado, apuntaba las cosas que más le llamaban la atención.

Tiene una capacidad infinita de relacionar todo . Desde el colegio hasta hoy a sus 29 años cada uno de los planes que pone en acción se entrelazan como un perfecto tejido artesanal, con la misma precisión que es capaz de conversar sobre diversos temas y conectarlos constantemente. Cuando niño en clase de literatura hablaba de ciencias sociales, en la de música de matemáticas y en la de ciencias de física.

Así transcurrió su tiempo en el colegio, pero a eso le sumaba retos extra curriculares, como participar y ocupar el primer puesto en concursos de ensayos, el primero a sus 15 años por un escrito sobre el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos.

Lucho es parco cuando habla de su vida y sus logros, pero no Andrea, que lo mira con amor y admiración:

-Algo que hace parte de su visión profesional es la interdisciplinariedad. Desde niño cuando todos querían aprender a manejar un carro o ir a bañarse al río, él prefería investigar sobre los métodos para aprender Violín, como gran autodidacta y dedicado que es, aprendió a tocarlo con un bello ejemplar que conserva. Hoy mientras un contemporáneo de Lucho puede estar empezando su vida profesional o empezando una maestría, él ya ha vivido, estudiado  y trabajado en Colombia, Argentina, Inglaterra, Francia y Estados Unidos y se perfila como un agente de cambio en la política pública y particularmente en asuntos económicos del país.

Acaba de ser Jefe de asuntos interinstitucionales de la gobernación del César. Actualmente, como siempre llevando a cabo más de un rol, es profesor en las maestrías de los departamentos de economía de la Universidad del Rosario y Universidad Nacional de Colombia donde dicta clases de Finanzas Públicas.

Al lado del reconocido economista Hernando José Gómez desarrolla un proyecto de la mano del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el PNUD, que busca mejorar la forma en la que el Congreso de Colombia analiza y aprueba las leyes que tienen impacto económico y fiscal para el país.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO