“Estoy dispuesto a hablar con Trump de lo que quiera”: Maduro

26 de septiembre del 2018

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, intervino en la noche de este miércoles en la Asamblea General de Naciones Unidas, instancia en la que aseguró que a pesar de que Venezuela es objeto de una campaña internacional de bloqueo y persecución, está dispuesto a dialogar con su similar estadounidense, Donald Trump. “Somos un pueblo histórico que […]

maduro Venezuela

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, intervino en la noche de este miércoles en la Asamblea General de Naciones Unidas, instancia en la que aseguró que a pesar de que Venezuela es objeto de una campaña internacional de bloqueo y persecución, está dispuesto a dialogar con su similar estadounidense, Donald Trump.

“Somos un pueblo histórico que es cuna y escuela de valores republicanos, de rebeldía y de dignidad. Que es obstinada, nuestra patria, en la búsqueda de independencia y de soberanía a lo largo de los siglos. Esa es la búsqueda que traigo ante una arremetida bochornosa. Nuestro país es acosado y agredido. El presidente de EE. UU, aquí en este escenario, arremetió una vez más contra el noble pueblo de Venezuela, enarbolando su pretendido papel de juez y policía del mundo, la doctrina Monroe. Quien dijo en su tiempo que el resto de América tenía que pertenecerle como patio trasero a las élites que dominaban desde Washington”, inició.

“¿Por qué la arremetida tan feroz del poder estadounidense en el discurso de Trump ayer? Es un conflicto histórico, entre la doctrina imperial intervencionista versus la doctrina histórica independentista de justicia y libertad, de nuestro libertador Simón Bolívar”, agregó.

Maduro ennumeró ante los representantes de la ONU las causas por las que considera que su régimen está siendo confrontado por la comunidad internacional en la actualidad: “Porque Venezuela ha levantado un proyecto autónomo de revolución democrática propia, y un nuevo modelo de sociedad basada en la identidad de nuestro país. Quieren desde hace 20 años detener el curso de la historia, un proyecto revolucionario que nació de nuestra propia lucha”.

“Por otra parte Venezuela es la nación del mundo que posee la reserva de petróleo más grande certificada a nivel internacional. Venezuela es víctima de una agresión permanente. En lo económico ha sido sometida a una serie de medidas unilaterales de bloqueo y persecusión económica. Se nos ha impedido la utilización del dólar, con posiciones de uso de dominio por parte del Departamento del Tesoro de EE. UU”, añadió.

“Hoy Venezuela es sometido a mecanismos de sanción ilegales y unilaterales. Ayer el presidente de EE. UU. anunciaba más sanciones precisamente en el santuario de la legalidad internacional. Venezuela es sometida también a una agresión permanente en lo mediático. Se habla de una intervención internacional militar. Se ha construido un expediente para pretender una crisis humanitaria y justificar una coalición de países, encabezada por Estados Unidos y sus gobiernos satelites en América Latina. Se ha construido una crisis migratoria que se cae por su propio peso”, concluyó.

Golpe militar

Sobre el debate que se ha incrementado en los últimos tiempos en torno a la posibilidad de que se realice una intervención militar contra su régimen, Maduro advirtió sobre las consecuencias que tendría tal acción.

“The New York Times ya informó sobre cómo desde Estados Unidos se intenta planear un golpe y cómo desde Colombia se está apoyando esa idea. ¿Pueden los gobiernos latinoamericanos asumir tal idea? Las consecuencias se vieron en dictaduras como la de Augusto Pinochet en Chile”, dijo.

Mencionó que Colombia hace parte de la planeación del atentado en su contra del 4 de agosto en Caracas, pero señaló que los responsables intelectuales se encuentran fundamentalmente en Estados Unidos.

“Con el inmenso triunfo electoral que el pueblo nos dio, el pasado 4 de agosto fui victima de un intento de asesinato que, de haberse ejecutado como fue planificado, habría arrojado una masacre, el asesinato de todo el alto mando militar político e institucional de Venezuela. Ese mismo 4 de agosto, los terroristas que llevaron a cabo el ataque con drones, fueron capturados”, dijo.

“Todos los autores materiales, 28, fueron capturados en diversos procedimientos. Todos están convictos y confesos, y todas las investigaciones, como le hecho público, conducen a que el atentado se preparó, se financió, y se planificó desde territorio estadounidense. He hecho conocimiento por vía diplomático de los financistas y planificadores de este grave atentado. Todas las pesquisas indican que fueron entrenados durante meses en territorio colombiano bajo el amparo de las autoridades de ese país. Las últimas capturas han develado que algunos diplomáticos de gobiernos de Chile, Colombia, y México son referidos por los autores materiales como involucrados para facilitar su fuga”, acusó.

Por último, sugirió a la ONU la puesta en marcha de una pesquisa para dar con los responsables intelectuales y conocer la verdad de lo ocurrido: “Quiero pedir a Naciones Unidas que se nombre un delegado especial que conduzca una investigación independiente sobre los responsables del atentado terrorista. Venezuela está abierta para establecer las responsabilidades directas de está acción que fue la más grave en la historia de nuestro país”.

Abrió la puerta al diálogo con Trump

Antes de finalizar, y en medio también de las reacciones a los comentarios de su similar estadounidense respecto a que no descartaba la posibilidad de un diálogo, Maduro se mostró dispuesto a dialogar con él.

“Al llegar a NY me enteré que algunos periodistas preguntaron a Trump si estaba dispuesto a reunirse con Maduro. Parece que dijo que si eso ayudaba a Venezuela ‘él estaba dispuesto’. Pues yo le digo, a pesar de las inmensas diferencias históricas e ideológicas. Yo soy un obrero, un conductor de bus, no un magnate. A pesar de todo eso, yo estaría dispuesto a estrecharle la mano al presidente de Estados Unidos a tratar los asuntos bilaterales y de la región. Estoy dispuesto a hablar sobre todos los temas que quiera hablar, con agenda abierta”, anunció.

“Venezuela es una nación pacífica, es un país amigable, los venezolanos no odiamos a Estados Unidos. Diferimos de los conceptos imperiales. Que tenemos diferencias claro que las tenemos, pero son los diferentes los que deben dialogar y poner sobre la mesa su buena voluntad”, concluyó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO