Ecos de una jornada de marchas por la U. pública

FOTO: Jose Vargas Esguerra

Ecos de una jornada de marchas por la U. pública

10 de octubre del 2018

“Esta no será una marcha más de los estudiantes, está dejará un precedente para la historia”, fue el vaticinio que intentaron dar a Kienyke.com todos los participantes y organizadores de la protesta que se tomó avenidas principales de las ciudades de Colombia. Al final de la jornada, quedó claro no solo que existen amplios consensos entre la comunidad académica (al punto que no solo participó de las manifestaciones la universidad pública), sino que dicha agenda de calle se seguirá dando si el Gobierno Nacional no llega a acuerdos con los sectores en malestar.

 

El reclamo fundamental tiene que ver con el presupuesto que se prevé destinar desde la oficialidad para el rubro de la educación. De $258 billones de pesos del Presupuuesto 2019, son $3,9 billones para el sector que los rectores de la universidades consideran bastante insuficiente para aliviar el déficit: $18 billones, $3,2 billones para el funcionamiento y $15 billones en infraestructura. Rectores de instituciones tan relevantes para el país como la Universidad de Antioquia han llegado a aseverar que “incluso en el plano operacional”, las universidades públicas no cuentan con los recursos suficientes para su día a día. 

Según los rectores y docentes, desde 1992 los distintos gobiernos han desfinanciado progresivamente a la educación superior pública, con la consecuencia actual de que podría darse cierre de universidades en medio de esta falta de liquidez. 

Fue en este contexto que salieron decenas de miles de estudiantes a protestar en las ciudades del país. Los congresistas que los acompañaron, al menos desde la ciudad de Bogotá, expresaron desde bien temprano a este medio que, por esta crítica situación, la protesta sería un precedente positivo para devolverle recursos a la educación pública. 

Iván Cepeda, senador por el Polo Democrático, respaldó la marcha desde sus inicios en la Universidad Nacional y le comentó a Kienyke.com su perspectiva. “Creo que se ha comenzado a tomar medidas por parte de estudiantes y profesores, con la conciencia de la gravedad de las circunstancias. Por este motivo creo que no será una situación de un solo día”. 

FOTO: Cortesía Prensa Cepeda

Desde el Planetario Nacional, lugar donde se sumó a las protestas, la senadora Angélica Lozano (Alianza Verde) coincidió con esa visión, agregando que son múltiples los sectores interesados en defender la educación: “Esta no es una marcha únicamente de los estudiantes, ni de la pública. Es de toda la sociedad, haya estudiado en la universidad privada o de quien no haya estudiado. Ellos saben y valoran el poder transformador de la educación. Por eso está acudiendo todo el mundo. En todos los rincones del país está la gente diciendo que se debe ampliar la calidad, cobertura y capacidad, no solo el Icetex para endeudar a los estudiantes”. 

La representante a la Cámara Katherine Miranda, expresó no obstante que desde el Legislativo está compleja la lucha por mayores recursos para dicho rubro: “El mensaje es que la educación no debe ser un privilegio de unos pocos ni ser excluyente. Está difícil la situación en el Congreso pero estamos luchando para que se le asignen más recursos a la universidad pública, y que eso no termine ahí, porque un aumento es apenas un paño de agua tibia. En el fondo se trata de que en vez de justificar guerras inexistentes nos centremos en la prioridad de que todos los colombianos puedan acceder a la educación”. 

La ministra responde

Mientras la avenida Caracas, la Jiménez y la carrera séptima se veían bloqueadas por masas de estudiantes y envueltas en tambores y consignas, Kienyke.com también tuvo la oportunidad de hablar con la ministra de Educación, María Victoria Angulo, quien aseguró que no tiene una agenda muy distinta a la reclamada por dichos sectores. 

“Para el gobierno de Iván Duque ha sido prioridad desde su campaña el fomento de la educación pública superior. Desde que llegamos, salimos a contar a medios varios temas: primero que el presupuesto que habíamos encontrado para el año 2019 estaba desfinanciado en cerca de $2 billones de pesos. Hemos hecho gestiones y hemos logrado recabar ya en los primeros debates en el Congreso $4 billones de pesos. Todavía estamos adelantando las gestiones para más recursos, que permitan 500.000 millones para la educación superior”, afirmó. 

FOTO: Cortesía Mineducación

Dicha suma fue confirmada desde el Legislativo justamente en horas de la tarde. Angulo aseguró que la cifra se enfocará en tres ejes de trabajo: “Aumento gradual de la gratuidad, fortalecimiento de los recursos de la universidad pública desde la base y la inversión, y una línea de mérito que permite que los mejores estudiantes puedan elegir entre las universidad públicas y privadas, reformando los aportes de estas últimas”. 

Respecto al reclamo de un presupuesto mayor incluido en el Plan de Desarrollo, respondió que “obviamente tendrían que ser aumentos graduales, acordes con la situación fiscal del país. Esto lo menciono por las peticiones que han hecho estudiantes y rectores. Hay que entender la situación que el país afronta, pero es clarísima la prioridad a la educación pública”. 

Por último se mostró dispuesta a dialogar con dichos sectores. “Los temas planteados son tomados en cuenta por esta cartera. Obviamente hay diferencias en los montos. Los recursos que la Ley 30 da para la educación superior pública en un año son 3,6 billones, y ellos están solicitando un incremento de 3 billones. La situación fiscal no permite duplicar, pero sí incrementaremos de forma gradual”. 

Soluciones urgentes

Desde la oposición, Cepeda consideró que la gravedad de la falta de recursos en las universidades impide hablar de políticas graduales. “Duque dijo en campaña que iba a haber una revolución educativa, pero llegado el momento de producirla nos encontramos con el mismo tipo de discurso que hemos escuchado a todos los gobiernos: que efectivamente es una prioridad la educación, que se van a hacer esfuerzos pero que tienen que ser graduales, y en última instancia se sigue agravando una situación sin tomar medidas concretas. Así que llegó la hora y aquí no hay ninguna excusa válida para mitigar una situación que tiene el nivel de peligrosidad que vemos ahora”. 

De cualquier forma. Angélica Lozano es optimista frente al balance de la marcha: “En Colombia hay una apertura democrática, hay mayor conciencia, crítica y pluralismo. Los cambios son lentos, lentísimos, pero la gente es consciente de que solo la educación es el instrumento de cambio y de construcción real de igualdad. En un país en el que todo es a punta de palanca, sin mérito, con conexiones, la educación es el único instrumento que le da oportunidades a más gente”.