‘Tutina’ de Santos no elude ni afina respuestas

‘Tutina’ de Santos no elude ni afina respuestas

11 de Junio del 2014

Habíamos empezando con un disco de Alci Acosta, porque ‘Tutina’ (acepta que la llamen así) dice que esa música le trae los mejores recuerdos de su noviazgo con el hoy Presidente de la República.

La entrevista -en Todelar– transcurrió en términos casi informales, al punto de hacer referencia al paso de los años y a las arrugitas que ya se le notan y el cansancio de todos los últimos días de campaña. “Todas mis arrugas tienen su historia y me llenan de orgullo”.

Sólo una pregunta del joven periodista Carlos García creó tensión en un pasaje del diálogo, porque ella abandonó la sonrisa y respondió categóricamente, sin que nadie hiciera un segundo interrogante sobre el tema, por esas extrañas circunstancias en que todos se miran y nadie arranca.

Hace algunas semanas, en uno de los debates televisivos, la contraparte llevó al exalmirante Arango Bacci, mordaz crítico del presidente, para incomodarlo a él y su familia. Tenemos entendido que usted se cambió de piso. ¿Tiene algún comentario sobre ese momento?

Mire, si alguien se debió sentir incómodo fue ese señor. A ese señor lo he visto tres veces en mi vida y miente, miente contundentemente. Así que no tengo que hacer referencia a una persona que no merece mi respeto porque es un mentiroso por excelencia.

¿Cuál es la mayor incomodidad que ha tenido en esta campaña?

Claramente, el episodio de Barranquilla. Creo que ahí se metieron con un tema muy complicado que es la intimidad del ser humano, no la intimidad del Presidente de la República sino del ser humano, Juan Manuel. Era un tema que estaba considerado dentro de su recuperación pero la oposición jugó con eso, jugó con su intimidad y eso nos dolió a mis hijos y a mí profundamente porque traspasaron unas barreras que no han debido traspasar.

¿No preveían que esa situación se pudiera presentar, desde el punto de vista médico?

Por supuesto que se preveía pero quiero decirle, no voy a tocar ese tema aquí en público, es un tema que le pertenece a Juan Manuel Santos y a nadie más y se lo digo como su esposa y la mamá de sus tres hijos.

Ese capítulo fue muy doloroso, ya lo cerramos y no voy a hablar aquí en público de la intimidad de mi marido.

¿Eso fue lo peor sufrido en esta campaña?

Creo que ha habido varias situaciones, pero en este caso traspasaron las barreras de la verdad, de una manera violenta, agresiva y llena de odio.

¿Lo interpreta como una ofensa al presidente y a su familia?

Claramente.

Familia Santos

¿Y en qué momento María Clemencia de Santos se ha sentido ofendida personalmente como mujer, como señora?

A mí personalmente no me han agredido. La forma de agredirme personalmente es agrediendo a Juan Manuel, agrediendo a mis hijos y eso sí lo he visto. No voy a pensar que somos monedita de oro pero aquí lo que ha faltado es respeto porque yo acepto las diferencias, acepto la crítica, por supuesto que la acepto, pero lo que ha faltado es respeto.

Es evidente que Pacho Santos ha sido fuerte con el presidente, pero ¿qué ha sucedido con el resto de la familia?

Con los otros miembros de la familia tenemos una relación maravillosa, de respeto y admiración de parte y parte. Yo les agradezco que no hayan tomado parte en este mal momento de Francisco Santos.

¿Ven a Pacho Santos como el chistocito o el bufón de la familia?

Como Pachito.

¿En tono despectivo?

Mire, espero que el tiempo se encargue de limar esas asperezas pero ha sido fuerte. Francisco Santos se ha metido con algo que le duele a cualquier colombiano, a cualquier ser humano, la familia. Perdió el respeto y eso tiene unas implicaciones.

Todos los actos buenos tienen consecuencias buenas, y los actos malos tienen consecuencias malas. En este momento tristemente nos ha hecho doler el corazón y esperamos que él se encargue de resarcir las heridas.

¿Tal vez el momento más difícil fue cuando hizo una propaganda diciendo “yo conozco a Juan Manuel en familia y por eso no voto por él”?

Sí, fue una incriminación que además le costó sangre porque le voy a decir una cosa, vuelvo y le repito, lo más preciado que uno tiene como ser humano es la familia y uno con la familia no se mete.

¿Qué es eso que le costó sangre, qué quiere decir?

Que le tocó retirar el comercial porque se dio cuenta que había cometido un error de un tamaño gigante, no contra Juan Manuel Santos, sino la equivocación de agredir a la familia. Creo que el instinto del ser humano es preservar y conservar su familia.

¿Hubo solidaridad de los restantes miembros de la familia Santos?

Ahí no me quiero meter. Somos absolutamente respetuosos de la familia de Francisco Santos, hemos recibido manifestaciones de apoyo en muchas circunstancias de la vida pero no me voy a meter ahí.

¿Lo grave de esa circunstancia es que no hizo un cargo concreto, sino que sembró sospechas…?

Como lo que hace la oposición: tira la piedra y esconde la mano. Eso no es un comportamiento solamente del señor Francisco Santos, es un comportamiento de la otra campaña.

Es decir, ¿es un comportamiento uribista?

Dejémoslo así.

A propósito, ¿cómo es la relación con el expresidente Uribe que fue jefe del doctor Juan Manuel Santos?

Al expresidente Uribe no lo veo desde que Juan Manuel es Presidente. sencillamente no lo he visto.

¿Cuál es su análisis sobre el último debate presidencial en televisión?

Al país le quedó claro el talante de los candidatos. El uno, un hombre sereno, ecuánime, inteligente, demócrata, preparado, que quiere la paz; y el talante de un candidato violento, combativo, agresivo, y que quiere la paz de otra forma, quiere la guerra. El país tiene claro, entonces, las dos posiciones.

¿Ustedes, en la esquina del ring, vieron en algún momento acorrado al presidente Santos?

No, creo que Juan Manuel le mostró a la gente su talante de ser un hombre respetuoso. En cambio vimos que el candidato opositor le dijo que no lo respetaba. Juan Manuel es un hombre pacífico, tranquilo, sereno, ecuánime. Eso fue lo que mostró en el debate.

Si la gente piensa que lo acorraló se equivoca totalmente, sencillamente son talantes diferentes. Juan Manuel además es un estadista que volvió a demostrarlo, y eso me queda claro. Creo que también a todos los colombianos.

¿Qué sentimiento tiene sobre las relaciones que tuvieron con Uribe y Zuluaga, que en algún momento debieron ser bonitas?

Me parece lamentable, no a título personal ni de mis hijos, sino del país entero. Esta debió ser una campaña para propuestas, no para mentiras ni agresiones ni violencia como lo hemos visto, y Juan Manuel nos lo había dicho toda la vida a mis hijos y a mí, en la política se ve lo peor del ser humano.

¿Y se está viendo?

Totalmente.

¿Decepcionante la política?

Para mí sí porque creo que la política es con ideas, con planteamientos, con ejecuciones, y en esta campaña lo que estamos viendo es otra cosa totalmente diferente que le está haciendo un inmenso daño a Colombia.

Maria Clemencia de Santos

¿Eran mejor los tiempos en familia de Juan Manuel periodista?

La vida de Juan Manuel periodista yo la viví poco porque al poco tiempo de estar casados Juan Manuel dio ese paso al servicio público, pero en mi condición de esposa, mi proyecto de vida es Juan Manuel Santos y me comprometí con su vida. Y aquí estoy.

¿Compartió, entonces, desde ese entonces, al político?

Al muy poco tiempo de estar casada entendí que tenía esa vena, no de político, quiero ser absolutamente clara, sino de servidor público y creo que hay una diferencia grande.

De Juan Manuel Santos se dicen cosas buenas y malas…

Como de cualquier persona.

Las buenas usted las ha mencionado. Una de las malas es que Juan Manuel ha tenido que dar muchas volteretas para llegar a estas alturas de la política…

No, no creo que Juan Manuel haya dado vueltas en ninguno de esos sentidos que usted está diciendo. Ha sido el mismo toda la vida, es un hombre preparado, es un demócrata, es un estadista, es un hombre con un talante conciliador y eso no es dar volteretas. Creo que en los diferentes frentes que ha tenido en su vida ha demostrado que ese es su carácter.

¿Cómo es en su casa Juan Manuel Santos?

La gente cree que ese señor no es un ser humano y lo es como cualquiera de ustedes. Juan Manuel tiene, por supuesto, emociones de todo tipo, pero es un hombre muy tranquilo.

Ayer compartíamos con mis hijos que eso era lo que más admirábamos de su padre, de mi esposo, ese hombre ecuánime.

En el debate a que nos referimos vimos al otro candidato desesperado, desencajado. Juan Manuel no es agresivo, Juan Manuel es un ser humano conciliador, respetuoso, y en mi casa es igualito. En mi casa es una democracia en familia, oímos a mis hijos, hay discrepancias, hay diferencias pero hay respeto por la diferencia.

Hay veces que cuando el hombre es muy ecuánime la mujer quisiera salir a poner orden o a ponerle un puño al otro. ¿Hubo alguna incomodidad de la familia cuando veían que Zuluaga se salía de casillas?

No. Increíblemente no. Creo que mis hijos han aprendido, y eso me gratifica profundamente, a estar tranquilos, a entender que su papá es un hombre sereno, un hombre preparado.

¿En su opinión, Santos ganó de lejos el debate?

No me cabe la menor duda. Le repito que el país vio los dos talantes, un talante conciliador, democrático, un estadista. Y en la contraparte odio, agresión, violencia, malos manejos, irrespeto.

Hay una propaganda que todo el mundo está comentando, “la loca de las naranjas”. ¿Ha visto la cuña?

Sí, ese es el talante de la otra campaña que le está haciendo tanto daño a este país, que lo está polarizando. Muy triste porque lo que necesitamos es tranquilidad, serenidad, no agresividad ni violencia. Esa propaganda los retrata bien, totalmente.

¿Y qué piensa usted de la polémica propaganda de su esposo sobre el servicio militar?

Ese comercial tenía un mensaje clarísimo y es que no queremos más víctimas de la guerra, dirigido a esas madres que han sacrificado sus hijos, esas madres campesinas, esas madres menos favorecidas.

Como usted lo plantea, elemental, sencillo y directo, gusta. Pero el que vimos en televisión es muy polémico…

Creo que generó polémica y además eso está bien, que genere polémica; un comercial que no la genere sencillamente no cumple con su cometido. Creo que acá una vez más comprobamos cómo está polarizado el país.

Estamos en favor del comercial quienes no queremos más guerra, quienes no queremos más víctimas. Y en contra del comercial  quienes quieren más guerra y quieren más víctimas.

¿Esperaban ganar la primera vuelta?

Creo que uno está preparado para todo, y me parece que eso está bien. Sencillamente ya veremos quién queda de primeras en la segunda.

Quiero conocer cómo es su vida cotidiana, ¿lava, cocina, le gusta ir al cine?

He podido llevar una vida, digamos, que común y corriente, hago todas las actividades de cualquier ama de casa, me gusta ir al supermercado, me gusta comprar flores, me gusta estar con mis amigos, me gusta estar con mis papás, con mis hermanos, ir a cine.

Creo que tal vez lo único que no he hecho, se lo digo aquí al aire, es ir a una peluquería. Pero de resto le puedo decir que he hecho absolutamente todo lo que hace cualquier persona.

¿El mejor plato que cocina?

Creo que un risotto.

Quiero saber (pregunta Virginia Mayer ) por qué, hablando de las víctimas de ácido, ¿por qué nunca oímos nada de su boca, que usted no se expresara al respecto hasta que no hubo una víctima de clase alta, y me refiero a Natalia Ponce de León…

No se equivoque. Creo que el Gobierno Nacional ha hecho presencia, el gobierno tiene la Alta Consejería para la mujer, la doctora Cristina Plazas es la encargada. Le hago un llamado muy cordial para que no me haga esa incriminación como me la está haciendo, de que solamente me pronuncié cuando era una persona de clase alta. No hago esas diferencias, esa no es mi costumbre ni esa es mi forma de pensar. Al contrario, trato de hacer y de sembrar no solamente por los más pobres sino por todos los colombianos.

¿Siguen escuchando música de Alci Acosta en Palacio, o prefieren música clásica?

Escuchamos de todo, creo que la música es un bálsamo para el alma y depende del estado de ánimo y lo que uno esté haciendo.

Indistintamente que se gane o se pierda, ¿cómo se ve en el futuro?

Cuidando a mis nietos. Me encantan los bebés. Y ese es también otro proyecto de vida, ser una maravillosa abuela.