El negociazo que las multinacionales quieren hacer con la marihuana medicinal en Colombia

18 de noviembre del 2015

Los pequeños productores nacionales resultarían afectados.

El negociazo que las multinacionales quieren hacer con la marihuana medicinal en Colombia

Al finalizar esta semana el Gobierno expediría el decreto con el que busca regular el uso de la marihuana para fines terapéuticos y medicinales.

Lea también, El bebé que dejó de ser epiléptico gracias a la marihuana.

Simultáneamente en el Congreso se prepara un proyecto de ley con el mismo fin. De hecho, en la pasada legislatura el Gobierno y la mayoría de congresistas presionaron para que se aplazara la discusión de la iniciativa, pues el tema generó una gran polémica nacional.

También lea, La pareja que dejó sus profesiones para hacer productos de marihuana.

Sin embargo, de manera sorpresiva el Gobierno decidió revivir el tema y regularlo mediante decreto. ¿Por qué tomó esa decisión? ¿Por qué no convocó a las mayorías de la Unidad Nacional para que lo hicieran en el Congreso? ¿Quiénes se quedarán con el negocio para producir la marihuana terapéutica?

KienyKe.com habló con el autor del proyecto de ley que regula el uso de la cannabis terapéutica, el senador Juan Manuel Galán, quien añadió otra pregunta: ¿quién se va quedar con las ganancias del mercado del cannabis medicinal que está por abrirse en Colombia, la industria colombiana o extranjera?

La pregunta no es difícil de responder: Las empresas trasnacionales. Lo curioso del tema, es que cuando se propuso el proyecto de ley para regular el tema en el Congreso a finales del año pasado, varios congresistas, entre ellos la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, hicieron el mismo cuestionamiento.

“Las grandes multinacionales extranjeras van a venir a cultivar y llevarse el producto colombiano. Esas multinacionales tienen toda la infraestructura, tales como invernaderos con lámparas muy sofisticadas para estimular el crecimiento de las plantas, extractores de aire, y los pequeños productores nacionales que han venido produciendo los aceites, ungüentos de la marihuana medicinal van a quedar arrasados. Por eso es tan importante que haya una ley que regule la entrega de licencias, y dé oportunidad y cabida a la industria nacional”, afirmó Galán Pachón.

Senador Juan Manuel Galan

El senador liberal Juan Manuel Galán.

Aunque actualmente no está prohibida la comercialización de derivados del cannabis para usos medicinales, tales como aceites y ungüentos, los empresarios nacionales que hacen estos productos tienen severas limitaciones, pues fallos judiciales han estipulado que sólo se puede cultivar o transportar hasta diez matas del cannabis, estipulado como la medida para la dosis mínima, por lo que esta industria es muy pequeña, artesanal e informal.

“Los productores pequeños sí tienen de qué temer, pues la regulación va a permitir que grandes empresas internacionales vean una gran oportunidad, además por los vacíos de una reglamentación hecha sin una ley, básicamente para acceder a licencias express, sin costo alguno, pues el decreto no va a establecer unos sistemas de contribuciones o tasas por acceder a una licencia, ni un régimen sancionatorio.

(…) El único régimen sancionatorio que este decreto puede establecer es del estatuto de estupefacientes, que contempla la destrucción de una cosecha, pero no hay sanciones administrativas a un cultivador que incumpla con la licencia que le fue otorgada, ni al comercializador o vendedor”, explicó el senador liberal.

Según señaló el congresista, “es riesgoso regular el tema por decreto porque eso genera una gran inseguridad jurídica. Hoy en día es muy fácil revocar un decreto del Gobierno, pues por eso están hablando de revocar el indulto a los exguerrilleros del M-19. Puede pasar que un gobierno que no sea afecto a estos temas, tal como fue el gobierno de Uribe, revoque fácilmente el decreto que será expedido”.

“Lo único que le da seguridad jurídica a este sistema de regulación es la expedición de una ley, pues tres aspectos fundamentales quedan por fuera de la regulación a través de un decreto, la primera es que no le adjudica responsabilidades a las instituciones. Lo segundo que tampoco se puede regular en un decreto es el establecimiento de tasas o contribuciones que financien un fondo de prevención como por ejemplo en el medio escolar que está contemplado en nuestro proyecto de ley. Lo tercero, es que nuestro proyecto de ley expide un régimen sancionatorio para quienes se ganen el derecho a obtener una licencia, y vendan la marihuana para fines recreativos y no medicinal”.

¿Por qué la industria trasnacional estaría interesada en la producción y comercialización del cannabis medicinal en Colombia?

“A nivel mundial la industria de la cannabis con fines medicinales está moviendo alrededor de dos mil millones de dólares, lo que equivale a la industria de las flores y el banano. Las ganancias de esta industria en Colombia sería comparable en términos de rubro de exportación comercial a las flores y al banano”, explicó Juan Manuel Galán quien ha estudiado a fondo el tema.

El parlamentario propuso legislar a favor de la pequeña empresa del cannabis terapéutico nacional. “Se pueden generar unos proyectos productivos muy interesantes para regiones como el Cauca, que han sido golpeadas por la guerra. Por ejemplo se pueden organizar los indígenas caucanos para cultivar la marihuana con fines terapéuticos, y puedan crear la infraestructura para extraer el aceite de la planta y poderlo comercializar con el respectivo registro sanitario”.

Cannabis

Este medio digital también habló con uno de los productores en Bogotá de la marihuana medicinal, Mario Francisco Sánchez, quien señaló que con la regulación que busca el Gobierno, quedan sin garantías todos los pequeños productores del cannabis sativa, usada para contrarrestar los efectos de enfermedades como la epilepsia y la artrosis.

Sánchez, representante legal de la Finca Interacviva, aseguró que de tenerse en cuenta a la industria cannabica medicinal nacional, se les impondría una carga económica alta para cumplir con todos los requerimientos de la regulación, lo que los llevaría literalmente a la quiebra, pues la producción en muchos de los casos la hacen en su propia vivienda, donde tienen un pequeño espacio para cultivar la marihuana y otro para hacer sus derivados.

Marihuana recreativa

Este miércoles el procurador Alejandro Ordóñez señaló que de regularse el uso medicinal de la marihuana se estaría abriendo la puerta para legalizar el consumo de sustancias psicoactivas con fines recreativos.

“Estamos frente a un proceso de legalización de la droga, la legalización de la marihuana medicinal es un paso en ese sentido”, dijo el jefe del Ministerio Público.

No obstante, el senador Juan Manuel Galán aseguró que eso no es verdad. “Es perfectamente posible separar la regulación con fines médicos de la reglamentación para otro tipo de modalidades de uso, como la recreativa. Prueba de esto es la morfina, que es una sustancia mucho más tóxica que la marihuana y puede llegar a ser letal, en cambio nadie se ha muerto por sobredosis de la marihuana. La morfina ha sido regulada con fines médicos, específicamente para aliviar el dolor. Lo mismo se puede hacer con la marihuana, y ya varios países han mostrado que se puede regular con fines terapéuticos”.

Galán afirmó que “la idea es que los pacientes colombianos no tengan que recurrir a los ilegales y narcotraficantes para acceder a la marihuana, sin ningún control sanitario ni de calidad. Esta planta ha sido utilizada con fines medicinales por más de 50 siglos, aunque hubo un paréntesis de un siglo en el que se generó un movimiento prohibicionista muy fuerte en los Estados Unidos que se impuso al resto del mundo en varias convenciones de las Naciones Unidas. Es hora de que se retome el camino de estudiar esta planta y sus propiedades, que han resultado ser muy efectivas para tratar enfermedades terminales, epilepsias, esclerosis múltiple, el asma, la anorexia”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO