Marquetalia no se libra de las FARC

Marquetalia no se libra de las FARC

1 de Julio del 2016

Una semana después de haberse firmado el cese bilateral al fuego por parte del Gobierno Nacional con las FARC e iniciarse toda una campaña para la promoción de los acuerdos, la paz todavía se ve lejana para los habitantes de zonas como Planadas, en el municipio de Marquetalia en el Tolima. Donde nació la guerrilla de las FARC hace 52 años.

“Todavía hay reclamos airados de la comunidad, sobre todo de comerciantes, empresarios y cafeteros, que aseguran que la extorsión sigue vigente por parte del frente 21 de las FARC” afirmó el Gobernador del Tolima, Oscar Barreto Quiroga.

Lea también:  FARC inconfomes con anuncio sobre zonas de concentración

Aunque el sur y el oriente de ese departamento históricamente han tenido una afectación mayor en materia de orden público y de vías, el mandatario asegura que no se puede desconocer que al menos hoy en día hay movilidad en ese sector. Sin embargo, las presiones del grupo armado se han seguido extendiendo hacia otras poblaciones.

“Esto sigue siendo muy grave todavía porque no solo es Planadas, también es Rio Blanco, Chaparral, San Antonio. Converso con los ciudadanos, hay denuncias permanentes y los comerciantes me piden que yo sea el que denuncie públicamente por razones de seguridad” advirtió Barreto Quiroga a Kienyke.com

Pero no solo las FARC han continuado con sus actividades ilícitas en ese departamento. Hacia el norte del Tolima, hace aproximadamente dos meses, el ELN quiso reactivar un grupo en los municipios del Líbano, Anzoátegui y el ingreso del Parque de los Nevados, en plena cordillera; el ejército y la policía hicieron una operación especial para evitar la reorganización y ejercer mayor control.

Lea también:  Germán Vargas Lleras, ¿incómodo con la firma del fin del conflicto?

Planadas y Villarrica seguirán siendo estigmatizadas

El Gobierno Nacional designó los municipios de Villarrica, en el oriente y Planadas en el sur del Tolima, como zonas transitorias de normalización. El Gobernador Oscar Barreto rechazó la medida al afirmar que nunca se le consultó y tampoco le preguntaron a los alcaldes de las dos localidades si estaban de acuerdo.

Para el mandatario, la escogencia de estas poblaciones para llevar a cabo procesos de desmovilización ocasionará que ambas comunidades sigan siendo ‘estigmatizadas’ como el epicentro de más de cincuenta años de conflicto armado.

A pesar de que su apoyo al proceso de paz ha sido evidente, Oscar Barreto considera que esta decisión es una muestra más del centralismo que ha caracterizado al gobierno al no tener en cuenta el deseo y las opiniones de las regiones.