El hombre que le declaró la guerra al matrimonio gay

El hombre que le declaró la guerra al matrimonio gay

28 de octubre del 2013

Hay dos cosas claras para Javier Suárez Pascagaza: quiere terminar pronto sus estudios de teología para enseguida continuar con los cursos de derecho y obtener también el título de abogado. Y que el matrimonio es únicamente la unión entre un hombre y una mujer.

El país lo empezó a conocer hace apenas un mes. Su organización, la Fundación Marido y Mujer, ha sido capaz de anular los primeros y únicos matrimonios igualitarios que se han realizado en Colombia, desde el pasado julio.

Asegura que cuando la prensa se enteró de sus estudios en teología y filosofía, justo mientras adelantaba sus acciones legales contra el matrimonio gay, fue estigmatizado de perseguir fines religiosos en su campaña, e incluso de tener una iglesia cristiana y ser su pastor. “Yo les estoy demostrando con argumentos jurídicos, no porque los deteste (a la población LGBTI), o los considere basura ni escoria de la sociedad. No. Yo considero que hacen parte constitutiva del tejido social. Pero en los términos que la Constitución Política regula el matrimonio, en el artículo 42 y el Código Civil, los homosexuales no pueden constituir familia, así la corte lo haya pensado”.

Sobre de la posibilidad de que concluya sus estudios en Derecho, o incluso los reinicie, él dice que no le gustaría cursarlos en universidades como el Externado y los Andes, por su concepto liberal de educación y porque, según él, “forman demasiado a los abogados para que interpreten y a mí no me gusta, porque la interpretación ha sido nociva”.

Para él jamás podrá concebirse una relación marital entre dos hombres o dos mujeres. Su rechazo a esta idea es tan tajante que se ha dedicado a cuestionar con acciones legales los matrimonios gay que hasta ahora se han celebrado en Colombia, y de paso impedir que siga habiendo bodas homosexuales, pues argumenta su inexistencia jurídica.

Suárez dice haber sido formado en una cultura hogareña, de la que subraya que estuvo presidida por papá y mamá. Recuerda con aprecio que su vida inició en Cucunubá (Cundinamarca), aunque después de su adolescencia empezó a vivir el ajetreo de Bogotá.

“Cucunubá tiene una economía lechera, agrícola y mayoritariamente carbonífera. El contexto de mi niñez fue el campo, la ganadería y la minería; mi familia es carbonífera y de raíces textileras que aún mantienen”, indica, pero sobre todo vuelve a resaltar: “Nací de papá y mamá; defiendo la familia porque mi familia comenzó con él y ella”.

Le brillan los ojos cuando le preguntan por su pasada trayectoria política. Es un hombre orgulloso y lo cuenta con detalle. Fue personero del Colegio Nacionalizado Departamental de Cucunubá y dice él que con su gestión consiguió “montar una biblioteca, computadores que no había y se construyeron unos salones por nuestra solicitud”. Poco después de salir de bachillerato se interesó por el Concejo de su pueblo y logró una curul, curiosamente, por el Partido Liberal. “Fue el único (partido) que creyó en mí, y era un pelado de 18 años de edad. No creo que sea imprudencia contarlo (…) El partido Liberal votó a favor de los homosexuales en el congreso, y yo no comparto que los partidos políticos voten a la ligera”.

Tras este primer periodo como concejal, entre 1998 y 2001,  buscó la reelección pero con el Movimiento Cívico Independiente, fundado por el exsenador Jairo Clopatofsky, quien paradójicamente también apoyaba el matrimonio gay incluso hasta evaluar la posibilidad de que se les permitiera adoptar. Javier Suárez terminó su carrera como cabildante municipal en mayo 20 de 2001, solo cinco meses después de asumir su nuevo periodo, pues presentó una renuncia voluntaria argumentando su deseo de iniciar sus estudios, confirmó Kienyke.com.

“Mientras era concejal comencé a estudiar derecho en la Universidad Libre. En la Universidad Javeriana estudié filosofía y una parte de teología. Cuando escuchan decir que soy teólogo dicen que soy pastor, o un fundamentalista cristiano. En absoluto”, aclara sobre sus estudios.

-¿Cuál carrera concluyó?

-Actualmente sigo cursando estudios de teología. Ya estamos concluyendo, nos quedaría un semestre. Son diez.

-¿Y sobre sus estudios en derecho…?

Hay que culminarlos. Es bueno hacer esa aclaración para que después no vayan a decir que me estoy haciendo pasar por abogado titulado.

– ¿Cuántos semestres ha estudiado de derecho?

-He hecho varias cositas de derecho. Podría decirle de cuatro años. Unos están certificados, otros han sido en calidad de asistente, porque mientras unos tienen todos los recursos económicos y no aprovechan, otros que queremos aprovechar nos ha tocado -como dice el dicho- arañar las paredes para poder prepararnos y formarnos.

Javier Suárez, Homofobia, Fundación Marido y Mujer, Kienyke

“Yo los considero que hacen parte constitutiva del tejido social”: Javier Suárez, director de fundación Marido y Mujer, sobre los homosexuales. 

La Fundación Marido y Mujer

El 2 de octubre logró anular el primer matrimonio igualitario. Entonces consiguió, a través de una tutela, que el Juez 39 Civil de Bogotá anulara la unión realizada veinte días antes por el juzgado 48 Municipal de Bogotá, que celebró la boda. Sin embargo este primer logro tuvo un revés luego de que el Tribunal Superior de Bogotá declarara improcedente la tutela que tumbaba el matrimonio gay. En esta guerra jurídica, Suárez dijo que acudirá a otras vías legales para demostrar que la decisión era fallida.

Luego lograron que el Juez 44 Civil del Circuito de Bogotá anulara la decisión del Juez 44 Civil Municipal que había casado a dos mujeres.

Finalmente, por intervención de la fundación, el Juez 11 Civil Municipal de Cali no pudo ordenar al notario cuarto de la ciudad que celebrara el matrimonio de una pareja gay. Suárez logró impedir que se realizara la boda de Luis Felipe Rodríguez Roa y Edward Soto, demostrando el alcance de su maquinaria jurídica más allá de Bogotá.

Pero lo sucedido en Gachetá (Cundinamarca) hizo tambalear los logros de la Fundación. Suárez encontró que la tutela interpuesta ante el Juez del Circuito de Gachetá, para tratar de anular el matrimonio entre Elizabeth Castillo y Claudia Zea, fue resuelta por una jueza de familia, que terminó negándola por considerar el mecanismo improcedente y debido a que la justicia calificó de irregular la personería jurídica de la fundación. Esta decisión fue impugnada por él ante el Tribunal Superior de Cundinamarca.

Sobre este asunto también ha habido controversia. Un informe de Noticias UNO denunciaba que la fundación no tenía acta de constitución ni registros financieros, lo que la haría una “organización de papel”. “Se tergiversó todo. Error total, si no hubiéramos tenido acta de constitución, no me hubieran dado en Cámara de Comercio de Bogotá la personería jurídica. Marido y Mujer está inscrita en el libro de las fundaciones sin ánimo de lucro legalmente constituidas en el país”, aclara.

Según explica, la organización fue fundada el primero de junio de este año, su representante legal es él y su hermano menor es el suplente. “Es militar, no tengo por qué ocultarlo. Lo único que los militares y policías no pueden hacer es votar, ni hacer proselitismo político a favor de ningún candidato. (…) Él está en Tolemaida, tiene una importante responsabilidad ahí”.

Para Suárez, el que vinculen a su fundación con el procurador general Alejandro Ordóñez resulta ser una “grosera manera de descalificar el liderazgo de oposición que he ejercido en contra de las parejas del mismo sexo en calidad de matrimonio o adopción”.

-¿Pero conoce al procurador?

-Una sola vez he hablado con el procurador. En el Congreso de la Republica en el debate sobre las pensiones, este año, arribando el mes de mayo o junio. Eso no quiere decir que porque me vi con el procurador tengo yo orquestada una alianza con él o con funcionarios de la procuraduría. La fundación de la sociedad civil.

-¿Pero considera malo que lo vinculen con la procuraduría?

-No, pero no considero que la procuraduría sea un ente que esté realmente atacando a las parejas del mismo sexo.

– ¿Esto es una ‘guerra’ contra el matrimonio gay?

-Estamos defendiendo el principio de legalidad. Si se van a hacer cosas ilegales tenemos que denunciarlas. Que ya lo interpreten como una guerra entre los que defendemos el matrimonio entre el varón y la mujer, pues son interpretaciones realmente poco favorables. La oposición al matrimonio gay ha sido legal.

Suárez agrega que actualmente tienen otros cuatro recursos de oposición en Bogotá y Gachetá para impedir que se realicen eventuales bodas igualitarias que estarían cerca.

“Yo no soy homofóbico”

Javier Suárez se declara laico y niega ser homofóbico. “Yo no soy homofóbico. Para mí los homosexuales tienen dignidad, hacen parte del tejido social, pero no tienen la competencia jurídica para configurar familia. La constitución no se los da”.

En este sentido indica que con su causa “les estoy haciendo un favor (a las parejas gay) para que no los engañen. Les estoy haciendo el favor de que no les mientan los activistas de la comunidad LGBTI y los abogados que los han venido asesorando, porque los están engañando y les mienten cuando les dicen que sí se pueden casar”.

Matrimonio gay, Colombia, Kienyke

Julio Albeyro Cantor Borbón y William Alberto Castro, la primera pareja gay en casarse. Su matrimonio fue anulado por acción de la Fundación Marido y Mujer, pero el Tribunal Superior de Bogotá lo ratificó después.

Este es el principal argumento con el que, dice, ha vencido en las tutelas interpuestas. Justifica que como la constitución no señala que dos hombres o dos mujeres pueden casarse, entonces la figura es legalmente inexistente. Rechaza los conceptos de la Corte Constitucional y la acusa de incompetente por tratar de legislar, cuando esta sería labor del legislativo.

– Si el congreso, con acto legislativo, modifica la constitución y aprueba el matrimonio igualitario, ¿qué pasa con su fundación?

-Estaríamos ante una realidad jurídica válidamente. (…) En ese caso lo aprobó la autoridad competente y nosotros no tenemos nada más sino respetar la Constitución. Pero la fundación seguirá defendiendo todo lo que se refiere al objeto social: la familia.

-Usted aboga por un contrato civil para las uniones homosexuales. ¿En qué consiste?

-Un contrato civil con unas mínimas garantías, las que la corte había dado antes: afiliación en pensión, en salud y el derecho a heredar el patrimonio de la pareja, en la muerte de esta. Ese contrato civil si lo quiero promover. Es un contrato civil de convivencia, nada de unión marital.

-¿Cuál es la diferencia con el matrimonio?

-El matrimonio les daría el reconocerse como núcleo familiar. Permitiría a ese núcleo familiar que las parejas del mismo sexo puedan exigir y reclamar la adopción (…) Además el matrimonio civil les permite a las parejas heterosexuales reclamar unos servicios que el Estado está obligado a darles, pero es el que el  varón y la mujer le retribuye al estado dándole  los nuevos hijos a la sociedad; por eso se preocupa el Estado en darles vivienda de interés social, pensando en el menor de edad.

-¿Hay interés político en este trabajo?

-Aprovecho para hacer una claridad: los activistas de las parejas del mismos sexo dicen que nosotros estamos haciendo la oposición es por intereses políticos. Pues yo quiero decirles que también lo están haciendo por intereses políticos, o ¿quién es Armando Benedetti?, senador de la república, y ha sido en el senado el vocero de ellos, a falta de Piedad Cordoba. ¿Quién es la concejal que está también apoyándolos? Ella se ha mostrado como activista, es decir que se siente identificada, que tiene sus afinidades con la comunidad LGBTI, Angélica Lozano.

-¿Y qué opina sobre Armando Benedetti?

-Es la primera vez al que yo me empiezo a referir al senador Armando Benedetti. Tengo muchísimas incompatibilidades con él. Por incoherente. Como sale a decir que el Congreso de la República tiene fachada de catedral y es una pesebrera por dentro. Entonces, ¿qué hace en el Senado de la República? (…) Dijo que éramos unos brutos los que nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, y en cambio los que lo apoyan son los inteligentes. Siempre colocándose en esa condición de que ellos son los buenos, y el resto de la sociedad es una sociedad mojigata. Senador, por favor, tiene que usted definir si es que es homosexual, y en consecuencia se entendería que usted también se sienta violentado como dicen las demás parejas del mismo sexo.

Javier Suárez, Homofobia, Fundación Marido y Mujer, Kienyke

“Por más sexo ejercido entre dos varones, ninguno queda preñado”: Javier Suárez. 

-¿Para usted qué son los homosexuales?

-Personas que en este momento están en desventaja, no porque la ley lo diga, sino porque realmente en la praxis están en desventaja frente al varón y la mujer. Y lo he reiterado: no pueden procrear, no pueden configurar matrimonio, no pueden jurídicamente adoptar. Creo que se debe hacer un debate donde se hable a fondo de cuáles son las causas por las cuales una persona es homosexual.

-¿Es verdad que creería usted que la homosexualidad es una enfermedad?

– Hay que analizar médicamente si es un déficit hormonal y si ese déficit hormonal tiene tratamiento médico. Yo tengo que ir respaldado más a fondo por la ciencia y la medicina para hacer la afirmación categórica. Yo propongo un debate, donde estén los médicos, psicólogos, abogados, y nos expliquen los elementos que hay a favor y en contra de las parejas homosexuales para que nos puedan dilucidar el por qué no procede el matrimonio, no procede la adopción y no procede que se les reconozca la igualdad de derecho que quieren proponer respecto al varón y la mujer.

-¿Descarta usted que Dios haya concebido a los homosexuales?

-No estoy de acuerdo que Dios es el que los hizo homosexuales. Sería un Dios malo.

-¿Por qué?

-Porque hay homosexuales que no están contentos siendo homosexuales.

-¿La diferencia con parejas heterosexuales viene siendo la procreación?

– Un juicio serio, responsable que hay que hacer acá, es que dos hombres nunca tienen las mismas calidades y las mismas igualdades competentes del varón y la mujer; por ejemplo en el tema de la procreación, voy a decir una frase que suena un poquito descarnada y cruda, pero por más sexo ejercido entre dos varones, ninguno queda preñado. Nunca un hombre le puede hacer un hijo en las entrañas a otro hombre, y nunca una mujer puede hacerle un hijo en las entrañas a otra mujer.

-Sobre la desventaja que usted habla de procreación, ¿acaso no hay parejas heterosexuales que deciden no tener hijos o son infértiles?

-Me dicen “¿dónde está el derecho a las parejas infértiles o estériles? Y les digo: por lo menos cumplen con el requisito de ser varón y mujer, como establece el código civil, y están legalmente facultados a pedir adopción.

-¿Qué piensa que en varios otros países el tema ya es legal?

-Hay un plan global para reformular el concepto de familia y reformular el concepto de sociedad que debemos tener acá. Un plan global promovido por emporios económicos.

-¿El tema interesa a un emporio económico?

-Le interesa que haya mucha venta de condones, por ejemplo. Le interesa que haya bares gays, muchísimos. Le interesa los moteles, que haya muchísimos. Le interesa que si los homosexuales tienen los mismos derechos, el comercio se mueve.

Twitter: @david_baracaldo